Alimentos: el Pro-Huerta atiende los sectores más vulnerables.

El Pro Huerta excede desde hace años su propia propuesta de generación de cultivos hortícolas. Ha logrado articular instituciones que impulsan -en territorios locales- la seguridad y soberanía alimentaria.

Desde el Programa Pro Huerta se viene trabajando desde años en la provincia de La Pampa para contribuir con la mejora de la seguridad y la soberanía alimentaria y favorecer la participación y organización de sectores vulnerables de la población. Gracias al esfuerzo de los técnicos, de los promotores y de las vinculaciones institucionales que se han consolidado durante este recorrido, el Pro Huerta cuenta con un reconocimiento social en el contexto provincial, lo cual es una de sus mayores fortalezas.
Pero además, el programa ha podido instalar la agricultura urbana como un fuerte emergente en la provincia, con una amplia oferta de temas para el desarrollo de investigaciones y con una importante demanda por parte de la población. El manejo de insumos "críticos", la fuerte presencia en el territorio, el enérgico rol en el desarrollo de la horticultura comercial, se suman a los mayores logros del programa en la provincia. Para poder alcanzar estas metas, a lo largo del año 2014 se desarrollaron innumerables actividades que son el orgullo de quienes participan activamente del Pro Huerta en La Pampa.

Los esfuerzos.
"Estamos muy contentos porque logramos cumplir con los objetivos que nos propusimos para el 2014, ahora nos toca redoblar la apuesta para este 2015", sostiene el ingeniero agrónomo Alberto Muguiro, coordinador provincial del programa.
A lo largo de 2014, se han consolidado las huertas demostrativas en diferentes puntos de la provincia llevadas adelante por técnicos del programa. Estas, localizadas en las localidades de General Pico, Guatraché, General Acha y en la Estación Experimental Agropecuaria Anguil del INTA, tienen por finalidad generar información local de cultivos hortícolas (pimiento, lechugas, zanahoria, zapallos calabazas, cebollas, cultivos hortícolas locales, etc.), que interesan a la audiencia del Pro Huerta.
"Estos cultivos se enmarcan en el Programa Nacional de hortalizas y aromáticas de INTA con el cual el Pro Huerta posee objetivos compartidos muy importantes, tanto para probar y validad variedades de INTA, como para que esas variedades puedan ser incorporadas al quit de semillas, mejorando las cualidades de la huertas futuras", explica Muguiro.

Articulaciones.
Además, se consiguió afianzar la articulación interinstitucional con todas las organizaciones que hacen posible el trabajo y la llegada del Pro Huerta a todos los puntos de la provincia. "Se está trabajando muy bien con diferentes escuelas primarias, jardines maternales, municipios, ONGs, programas gubernamentales, los cuales fomentan la seguridad alimentaria", ilustra Muguiro.
La articulación entre el Pro Huerta y el Área de Producciones Intensivas del Centro Regional de Educación Tecnológica (CERET) en General Pico, potenció las actividades de generación de información a nivel de productores hortícolas comerciales, con capacitaciones permanentes, asistencia técnica y validación de tecnologías hortícolas bajo invernaderos, apropiadas para la región pampeana.
"También, se realizaron diversas capacitaciones a lo largo del año y en diferentes puntos de la provincia, atendiendo las demandas locales y zonales y los técnicos han participado de numerosos eventos y capacitaciones especificas en diferentes temáticas relacionadas con el programa". Técnicos y profesionales del programa participaron de exposiciones y jornadas hortícolas en diferentes puntos de la provincia, con el objetivo de hacer cada vez más visible las acciones del programa.

Componente granja.
Desde el año 1992, la "Granja Piloto César Pedro Ballari", de la localidad de Catriló dependiente del Ministerio de la Producción del Gobierno de la Pampa, junto al Pro-Huerta, se encuentran trabajando en diferentes actividades de avicultura y cunicultura, tales como producción de ponedoras (Negra INTA y Rubia INTA), pollos camperos, pavos y conejos. La granja piloto cuenta actualmente con un personal de 4 empleados estatales y un empleado del INTA.
Desde allí se han distribuido y entregan a emprendimientos y familias en todo el territorio provincial, 14.000 ponedoras y 9.000 pollos camperos.
También, se realizaron en diferentes lugares de la provincia de La Pampa, Jornadas de capacitación sobre avicultura. Se capacitó en temáticas como el manejo del pavo blanco, ponedoras y pollo campero, inocuidad alimentaria y comercialización, sanidad y bioseguridad, compostado e inseminación de pavos y gallinas.

Territorios que hablan.
Hacia fines del 2014, el Pro Huerta editó dos publicaciones que se proponen mostrar los impactos del programa desde una mirada social. Así, "Cuando los territorios hablan. Niños Horticultores", y "Cuando los territorios hablan. Chicos protagonistas, grandes cambios", intentan mostrar como a través del trabajo con las huertas y las granjas, se logran verdaderos cambios en las dinámicas de las comunidades.
"El Pro Huerta ha podido acercarse al territorio construyendo lazos hacia las particularidades de cada uno y de sus historias locales. Esto nos ha ayudado a fortalecer las capacidades locales, la inclusión y participación", confía Muguiro.
Uno de los desafíos para el 2015, es la conformación de una plataforma digital que permitirá a beneficiarios e interesados en general, acceder a toda la información técnica local producida por el Pro Huerta provincial. "Es muy importante para nuestra provincia y para nuestras producciones, la generación de información local validada en nuestros territorios y que todos tengan acceso", cierra Muguiro.

Luisina Del Greco 
Lic. en Comunicación Social
INTA Anguil