Consumo de carne: el mínimo histórico

PERFORO EL PISO DE LOS 50 KILOS POR HABIANTE POR AÑO. EN 2013 ERA DE 63 KILOS

Según las estadísticas provisorias publicada por la Cámara de la Industria y Comercio de Carnes y Derivados de la República Argentina (Ciccra), en enero de 2019 la faena de hacienda vacuna se ubicó en 1,05 millones de cabezas. El nivel de actividad resultó inferior tanto al comparar con el mes previo, como con igual mes de 2018. La menor oferta se habría explicado por los problemas climáticos que dificultaron la llegada de los animales a la Industria. Asimismo, la participación de las hembras en la faena total alcanzó un nivel similar al observado en los eneros de 2008 y de 2009, período en el cual el sector transitó la peor fase de liquidación de hembras de las últimas décadas. La menor faena de terneras no alcanzó a compensar el crecimiento de la faena de vacas y vaquillonas.
De acuerdo a los datos provisorios del informe, en el arranque de 2019 la faena total se ubicó en 1,05 millones de cabezas. En relación a diciembre el nivel de actividad resultó 4,8% inferior y al comparar con enero de 2018 se observó una baja de 6,9%. En términos absolutos, las cifras provisorias indican que la faena se retrajo en 78,4 mil cabezas. El nivel de actividad registrado en el primer mes de 2019 se ubicó en el puesto 21 de los últimos 40 eneros. En tanto, si se la contrasta con el promedio de los eneros de 1980-2018, la faena del primer mes del corriente año quedó 2,4% por debajo.
Es importante señalar -dice la Cámara- que la participación de las hembras en la faena total siguió creciendo en el primer mes del año. Así como en los meses anteriores la faena de hembras creció más que la de machos, en enero de 2019 la faena de hembras disminuyó mucho menos que la faena de machos. Según los datos provisorios, se faenaron 501,9 mil hembras, es decir 0,3% menos que en enero de 2018 (-1,6 mil). Por su parte, se faenaron 548,1 mil machos, es decir 12,3% menos que un año atrás (-76,8 mil cabezas). Esto hizo que la participación de las hembras en la faena total llegara a 47,8% en el arranque del año (+3,2 puntos porcentuales en relación a enero de 2018, cuando se ubicó en 44,6%).
En términos comparativos, la participación de las hembras en el arranque de 2019 sólo se puede comparar con las registradas en los eneros de 2008 y de 2009, período en el cual el sector transitó la peor fase de liquidación de hembras de las últimas décadas.

Faena por categorías.
Al desagregar la faena por categorías, surge que la faena de vacas experimentó un crecimiento de 14% entre enero de 2018 y enero de 2019, llegando a representar 18,8% de la faena total (+3,5 puntos porcentuales interanuales). Esto implica que se faenaron 24,3 mil vacas más que un año atrás. Asimismo, la faena de vaquillonas creció 1,6% anual, llegando a representar 13,8% del total (+1,2 puntos porcentuales interanuales). En términos absolutos, se faenaron 2,3 mil vaquillonas más que en enero de 2018. En cambio, la faena de terneras disminuyó 14,9% anual y perdió 1,4 puntos porcentuales de importancia relativa, hasta representar 15,2% del total, pero estuvo lejos de compensar las expansiones de las faena de vacas y vaquillonas.
Y al considerar los últimos cinco meses, es decir el período septiembre-enero, se observa el mismo comportamiento. En septiembre 2018 – enero 2019 la faena de hembras totalizó 2,59 millones de cabezas, es decir 6,9% más que en septiembre 2017- enero 2018 (+168 mil cabezas), al tiempo que la faena de machos se ubicó en 2,93 millones de cabezas, resultando 5,5% menor a la del mismo período del año previo (-172 mil cabezas). De esta forma, la importancia de las hembras en la faena total pasó de 43,8% a 46,9% entre los períodos analizados. Y nuevamente este crecimiento absoluto y relativo se explicó por la expansión de las faenas de vacas y vaquillonas, que más que compensaron la menor faena de terneras. La faena de vacas subió 17,2% (+151,2 mil cabezas) y la de vaquillonas aumentó 14,6% (+92,2 mil cabezas), llegando a representar 18,6% y 13,1% del total, respectivamente (+2,7 y +1,7 puntos porcentuales en relación las participaciones observadas en septiembre ’17-enero ’18). A la inversa, se faenó 8,2% menos de terneras (-74,6 mil cabezas), bajando su importancia relativa a 15,2% (-1,3 puntos porcentuales interanuales).
Asimismo, cuando se desagregan las estadísticas oficiales de la faena por provincia y por categoría, surge también lo mismo. Entre 2017 y 2018 la importancia relativa de la faena de hembras en el total creció en casi todas las jurisdicciones. En Buenos Aires pasó de 43,6% a 46,8%, en Santa Fe, de 35,1% a 37,6%, en Córdoba, de 47,5% a 47,8%, y en Entre Ríos, de 33,9% a 35,0%. Sólo se contrajo en San Luis (-0,6 puntos porcentuales) y en Misiones (-0,6 puntos porcentuales).

Consumo interno.
Respecto al consumo doméstico, el informe sostuvo que durante enero de 2019 se produjeron 235 mil toneladas de res con hueso (tn r/c/h) de carne vacuna. Suponiendo un volumen exportado de 50,0 mil tn r/c/h equivalentes en el arranque del año (-10,5% mensual), se habrían enviado 185,1 mil tn r/c/h al mercado interno (-6,0 mil tn r/c/h, -3,1% mensual). Al no considerar los stocks existentes en los diferentes eslabones de la cadena valor, lógicamente esta baja se tradujo en una caída de 3,1% del consumo aparente por habitante.
En tanto, al comparar los datos de enero de 2019 con los de enero de 2018, surge que se volcaron al mercado 20,8 mil tn r/c/h menos (-8,1% anual). La ampliación de las exportaciones (+43,1% anual; +15 mil tn r/c/h) fue más que compensada por la retracción del consumo doméstico (-16,2% anual; -35,8 mil tn r/c/h).
En tanto que, en enero de 2019 el consumo per cápita de carne vacuna equivalió a 55,5 kg/año (considerando el promedio móvil de los últimos 12 meses), resultando 3,8% menor al observado en enero de 2018. En tanto, cuando se consideran los datos de enero solamente, el consumo aparente per cápita equivalió a 49,9 kg/hab/año y quedó 16,2% por debajo del nivel registrado en enero del año pasado.