Inicio La Arena del Campo Consumo de leche cayó en 2019 más bajo que en 2003

Consumo de leche cayó en 2019 más bajo que en 2003

LA HERENCIA MACRISTA

Según el último informe de la Fundación Agropecuaria para el Desarrollo de Argentina, (FADA), el consumo de productos lácteos tendrá un fuerte retroceso en las próximas semanas. «La caída en la actividad económica, el empleo y el poder adquisitivo, producto de la cuarentena, afectará el consumo interno», afirman.
Luciano Cabrera Romero

La Fundación Agropecuaria para el Desarrollo de Argentina, (FADA) advirtió que tras registrar un «boom» de ventas en los días previos y posteriores a la cuarentena, en las próximas semanas esperan una fuerte caída en el consumo de productos lácteos. Así lo dio a conocer en su último informe acerca de cómo se forma el precio de la leche a lo largo de la cadena, desde el productor a la góndola, donde también reveló un impactante dato: en 2019 consumo de leche alcanzó el nivel más bajo desde 2003, con 182 litros anuales, representando una caída del 3,8 por ciento respecto 2018.

El avance de la pandemia del nuevo coronavirus (Covid-19) impactó de llenó a todas las ramas de la economía, por lo que la industria láctea y el sector del tambo no fueron excepción de ello. En medio de esta crisis sanitaria, la venta de la leche y sus derivados registró un aumento considerable, en comparación con el año pasado, aunque especialistas estiman que este «boom» vendrá acompañado de un fuerte retroceso en el consumo.

«En estos tiempos, debido a la Pandemia de Covid-19 y la cuarentena, el contexto nacional y mundial tiene sus efectos sobre la cadena láctea como también en otras actividades económicas y productivas», indicó David Miazzo, economista jefe de FADA.

Según el especialista, en «las primeras semanas de aislamiento obligatorio aumentó el consumo de productos lácteos porque los consumidores se vieron incentivados a stockearse con productos básicos, entre ellos la leche larga vida».

«Esto se debió a algunos temores en torno a problemas de abastecimiento, que fortunadamente no sucedieron en prácticamente ninguna cadena alimentaria», precisó, no obstante -vaticinó-«es esperable que este pico de consumo se vea afectado a mediano plazo por la caída en la actividad económica, el empleo y el poder adquisitivo, producto de los efectos económicos de la pandemia y cuarentena, afectando el consumo interno y las exportaciones de manera negativa».

Caída del consumo

Las ventas al consumo interno de productos lácteos en 2019 cayeron un 6 por ciento respecto a 2018. Productos como crema, dulce de leche, leches chocolatadas, manteca, postres y yogures presentaron caídas del 10 por ciento. Leche y quesos, productos tradicionales en el consumo de los argentinos, sufrieron ambos una reducción de sus ventas del 6 por ciento. Distinto sucedió en el caso de la leche en polvo, que por el contrario sus ventas aumentaron un 7 por ciento, con 6.603 toneladas vendidas más que en 2018.

La caída en las ventas al mercado interno tiene como principal causa la disminución del poder adquisitivo de la población. Es que, a la par de la baja en los salarios -sumado al aumento del desempleo y de la pobreza- el precio del sachet de leche -según datos del Indec para la región pampeana- tuvo un salto exponencial: pasó de 24,61 pesos en febrero de 2018 a 59,46 pesos en el mismo mes de 2020. En otras palabras, un aumento del 141,32 por cierto en dos años.

Esto ocasionó que el consumo per cápita en 2019 alcanzara su nivel más bajo desde 2003, con 182 litros anuales, representando una caída del 3,8 por ciento respecto 2018.

Formación del precio

El resultado del estudio marca que la leche registró un precio promedio de 57,41 pesos en febrero conformado por el tambo que representa el 30,2 por ciento del precio, la industria el 27,4 por ciento, el comercio el 15,6 por ciento y el Estado el 26,8 por ciento.
Natalia Ariño, economista de FADA remarcó que «desde que la leche sale del productor hasta que le llega al consumidor, el precio se multiplica 3,22 veces y que a lo largo de la cadena, ese precio se va componiendo por los costos (72%), los impuestos (26,8%) y el resultado (1,2%)».

Miazzo, por su parte, señaló que «un ítem muy importante que cambió la composición del precio de la leche fue la reimposición del IVA a la leche, que se había reducido al 0% y subió nuevamente en enero al 21%, por eso los impuestos recuperaron participación».
A partir de los datos proporcionados por la FADA, en pesos, de los 57,41 promedio que cuesta el sachet de leche, la participación sería así: Tambo, $17,35; Industria, 15,72; Comercio, $8,96; Estado, $15,39.