Inicio La Arena del Campo Cooperativas pampeanas movilizan $4,5 millones

Cooperativas pampeanas movilizan $4,5 millones

COOPERATIVISMO RURAL: LA PAMPA QUINTA A NIVEL NACIONAL.

En nuestra provincia hay 35 cooperativas agrarias dedicadas a la producción ganadera, al acopio y comercialización de granos y aceites; avícola, porcina y láctea. El cooperativismo rural contribuye con el 6% del Producto Bruto Geográfico (PBG) local.
Juan José Reyes
Según un informe del Instituto Nacional de Asociativismo y Economía Social (INAES), La Pampa es el quinto distrito del país con mayor peso per cápita del cooperativismo agrario cada mil habitantes (342). Aquí hay 35 cooperativas agrarias donde el 52% se dedica a la producción, el acopio y la comercialización de granos y aceites; 20% provee asistencia técnica agronómica y laboratorios de suelos y plantas; 18% comercializa semillas y agroquímicos; 7% es de producción apícola y 3% transporte de cargas y elaboración de silo bolsa. En una discriminación por provincia, la nuestra es superada por Buenos Aires (455); Santa Fe (421); Santiago del Estero (392); Córdoba (387) y Entre Ríos (380).
En La Pampa, donde más del 30% de los ingresos genuinos provienen del campo, el cooperativismo rural ocupa un lugar cada vez más destacado, tanto en producción como en cantidad de personas afectadas a la actividad (es mano de obra intensiva a diferencia de las privadas que son de capital intensivo). Así lo demuestran los datos sobre volúmenes de producción, áreas cultivadas y crianza de animales. Parte de ellas integran una entidad de grado federativo, la Asociación de Cooperativas Argentinas (ACA), que factura el 50% de todas, con cabecera en Eduardo Castex en venta de cereales, oleaginosas y silo bolsas anuales en la Zona Franca.

Camperas y solidarias.
En el país hay 19.122 cooperativas, con 180 federaciones y 10 millones de cooperativistas urbanos y rurales. En La Pampa el cooperativismo rural contribuye con el 6% del Producto Bruto Geográfico (PBG) local; representando el 9% de la industria agroalimentaria (molinos, tambos, parques apícolas y curtiembres) comercializando el 20% de toda la producción.
Sin dudas que en la historia pampeana las cooperativas agropecuarias han constituido un entramado institucional clave de la producción rural de la provincia. Históricamente, han ejercido la representación de intereses de los pequeños y medianos productores, estableciendo fuertes ligazones sociales y económicas en los municipios más pequeños y en las Comisiones de Fomento.
Durante más de cincuenta años, el cooperativismo agrario fue una de las herramientas de apoyo más significativas para la evolución de los pequeños y medianos productores pampeanos. El quiebre de esta trayectoria comienza con la Reforma Financiera de Martínez de Hoz en dictadura (en 1978), avanza y alcanza su máxima expresión en los años 90 con el menemismo y recrudece con la llegada al poder del macrismo. Hay asimetría con el sector privado y restricciones financieras que alcanzan de lleno al eslabón cooperativo, afectando prácticas habituales de integración horizontal. Pero de a poco han seguido creciendo y han superado en facturación a todas las cooperativas eléctricas y de agua potable ($2.620 millones en 2018).

Categorías y ventas.
Las cooperativas rurales logaron modificar gran parte de la forma de producción, de financiamiento, la logística de acopio y de transporte y básicamente la proliferación de las cooperativas de compras de insumos. Las entidades rurales solidaria aquí realizan trabajos asociativos de producción agrícola, ganadera, reproducción o producción de semillas, actividad agroindustrial y lanera. Además algunas de las 35 que operan en varios departamentos se dedican a la comercialización porcina, apícola, láctea y lanera (barracas) que prestan diversos tipos de actividad o servicios de formas diferentes. Los servicios van desde el acopio, acondicionamiento y comercialización de granos y aceites; asistencia en técnica agronómica y laboratorios de suelos y plantas; de comercialización de agroquímicos; producción agrícola y agroindustrial, silo bolsas y transporte de cargas y balanzas públicas.
Los negocios rurales en la provincia, a través del cooperativismo agrario, son una herramienta de defensa de la producción y el patrimonio de los pequeños y medianos productores que pelean en forma desigual con las multinacionales que operan en nuestra provincia. Un indicador demostrativo de la base social es que el 91% de los productores asociados cuentan con menos de 500 hectáreas y la mitad de ellos lo hace participando con menos de 100 hectáreas.
La pionera en La Pampa es la cooperativa «Trabajadores Unidos» de la localidad de Anguil fundada en el año 1933 inspirada en primera manifestación del cooperativismo en el medio rural argentino que data de 1898 en Pigüé, localidad al sur de la provincia de Buenos Aires, cuando por iniciativa de un grupo de colonos franceses se fundó la cooperativa «El Proyecto Agrícola» para cubrir los riesgos del granizo. Lo más reciente en nuestro suelo data de 2009 cuando 15 productores agropecuarios de Monte Nievas y Eduardo Castex se fusionaron para dar forma a la última entidad cooperativa rural con el apoyo de la Federación Agraria Argentina (Distrito 8 La Pampa) para la faena de pequeños animales (cerdos, ovinos y caprinos). Los datos son inequívocos de su transformación. Entre las 35 existentes se vendieron más de 4.500 millones de pesos, es decir casi 100 millones de dólares.

Distribución espacial
Las entidades solidarias que habitan el territorio pampeano desde el punto de vista de su localización geográfica abarca innumerables áreas que van desde el noroeste rico a la zona centro sur e inclusive hasta el oeste pobre. Las de mayor trayectoria son la Cooperativa Agrícola Ganadera «Esteban Piacenza» de Alta Italia; Trabajadores Unidos Cooperativa Mixta y la de Trabajadores Unidos de Anguil; Cooperativa Agropecuaria de Doblas; Cooperativa Agropecuaria Embajador Martini; Sociedad Cooperativa Agrícola Ganadera; «Nueva» Cooperativa Agropecuaria de Jacinto Arauz; «Atreuco» Cooperativa Agropecuaria; Cooperativa Agropecuaria «La Victoria»; Cooperativa Granjera y Agroganadera «Alpachiri»; Cooperativa Granjera y Agroganadera de Consumo «Santa Isabel»; Cooperativa Regional Ovina y Producciones Alternativas «Francisco Netri» (Croypa); «Pastores del Sur» Cooperativa Regional Ovina; Cooperativa Agropecuaria Productores Unidos de Castex; Asoproma Cooperativa Ganadera Regional de Mauricio Mayer; y Cooperativa Agropecuaria Los Chacareros.
Hay varias tamberas donde la más conocida es la Cooperativa de «Tamberos Unidos» de Bernardo Larroudé; también la Cooperativa de Cunicultores Pampeana; y «Acurp» Cooperativa Cunícola; dos de porcicultores en Anguil y Colonia Barón y la Cooperativa para Productores de Chinchilla (Coprochin).
Entre las apícolas hay varias diseminadas a lo largo y ancho de nuestra región (Ingeniero Luiggi; Winifreda; Doblas, la Cooperativa Apícola «La Noria» Colonia Santa María; de Toay; Cooperativa Apícola «El Caldén»; Cooperativa «Rivera SurOeste»; Cooperativa de Provisión de Servicios Apícolas; «La Ilusión» de Algarrobo del Águila; y la Cooperativa «Patagonia». De más está decir que como las cooperativas no tienen dueño» y son instituciones sin fines de lucro basados en el principio solidario de ayuda mutua. Está dirigido por sus propios asociados, quienes, bajo el principio de «un asociado, un voto» eligen a sus Consejos de Administración anualmente.