Inicio La Arena del Campo Creció la venta de maquinaria

Creció la venta de maquinaria

INFORME: LA COMERCIALIZACION EN EL MERCADO INTERNO AUMENTO 5%

El presidente de la Cámara Argentina de Fabricantes de Maquinaria Agrícola (Cafma), Néstor Cestari, destacó que las ventas en el mercado interno crecieron cinco por ciento en el sector durante el segundo trimestre del corriente año, debido a que el sector agropecuario no frenó su actividad en medio de la cuarentena puesta en marcha el 20 de marzo pasado por el coronavirus.
«Nosotros hoy estamos mejor que el año pasado, alrededor un cinco por ciento arriba en ventas en lo que va del tercer trimestre y se debe únicamente porque el sector agropecuario no paró. Las expectativas que teníamos al principio eran totalmente negativas y ahora estamos contentos porque pensábamos que se nos venía la noche», precisó Cestari en una entrevista con Télam, sobre la situación del sector en medio de la pandemia por coronavirus.
El dirigente empresario argumentó que la mejora en la venta de maquinaria agrícola se debió a que «el sector agropecuario trabajó y eso generó que en la medida de las posibilidades de cada productor fueran comprando en un plazo chico».
«Al no poder invertir en dólares o cualquier otro bien, se actualizó en la parte de maquinaria agrícola, que por ahí estaba relegada de años atrás», explicó el dirigente, que recordó que esta industria recién comenzó a operar en los primeros días de abril, ya que en las primeras dos semanas de la cuarentena no fue contemplada como actividad esencial.

En remontada.
Tras concluir en junio el segundo trimestre, y con los datos en mano, Cestari precisó que el sector logró recuperarse luego de un inicio de año que fue complicado. «El primer trimestre fue malo, pero el segundo empezó levantando y nos ubicamos un diez por ciento por encima del año pasado, después un ocho por ciento y en este momento estamos un cinco por ciento arriba de 2019 en promedio», indicó Cestari, para luego remarcar los inconvenientes que existen en el segmento exportador.
«Hay máquinas que tienen como destino el mercado externo más que el mercado interno, y hoy las exportaciones están doce por ciento abajo del año pasado», explicó. En la mejora en las ventas registradas a nivel local, Cestari dijo que el crédito de la banca pública y privada para la compra de maquinaria agrícola volvió «recién en 2020» y que el puntapié de esto se dio en la última edición de Expoagro.
A modo de ejemplo señaló que el Banco de la Provincia de Buenos Aires lanzó créditos en la muestra agropecuaria con una tasa de interés que iba del 18,5 por ciento al 22,5 por ciento, mientras que el Nación ofreció una línea para la compra de maquinaria agrícola con una tasa en torno al 23 por ciento.
«La pandemia nos agarró en plena época de cosecha. Recién en 2020 vuelve el crédito con una tasa del 18 por ciento, que son tasas subvencionadas por la fábrica también. Estuvimos dos años sin crédito y cuando llega el 2020 empezamos con Expoagro, donde teníamos expectativas. Pero estaba el tema de la suba de retenciones, por lo que había malestar. De todas maneras, eso no fue motivo para que se pierda el entusiasmo», señaló.

A buen ritmo.
En lo que respecta a las herramientas agrícolas de menor tamaño, como pueden ser las sembradoras, dijo que se comercializaron a buen ritmo «con una financiación otorgada por las fábricas que podían alcanzar hasta los 120 días, que es lo que una fábrica puede dar».
De cara al corto y mediano plazo, el titular de Cafma dijo que el sector necesita «ampliar y seguir trabajando mucho en exportación» y en definir «qué es producto nacional en maquinaria agrícola», además de las cuestiones relacionadas con el financiamiento.
«Argentina necesita determinar qué es producto nacional en maquinaria agrícola. Nosotros no tenemos problemas con nuestros competidores europeos o americanos en la aduana. Las multinacionales están radicadas en el país. Muchas veces es un tema que venimos discutiendo, porque sale un fondeo de determinado dinero y el 80 por ciento de las maquinas las vendemos nosotros, pero el 80 por ciento del dinero de ese crédito se lo llevan cosechadoras y tractores», enfatizó.
Por último, el dirigente consideró que «el crédito es fundamental» y que es necesario buscar mecanismos para que el contratista rural pueda acceder al mismo, ya que «como no tiene campo, muchas veces no tiene acceso a los préstamos previstos para el sector».

Innovación tecnológica
Un equipo de investigadores del INTA Hilario Ascasubi, en la provincia de Buenos Aires, desarrolló Campero, una aplicación gratuita y diseñada para dispositivos móviles, que se enfoca en la calibración de sembradoras, se informó hoy oficialmente.
El especialista del INTA Hilario Ascasubi, Juan Pablo D´Amico, uno de los creadores de la nueva aplicación, puntualizó la importancia de utilizar este tipo de herramientas, y destacó que «son de gran ayuda a la hora de realizar un correcto alistamiento del equipo y permiten visualizar aspectos críticos de la labor para mejorar o corregir”.
“El diseño y desarrollo de Campero estuvo centrado en poder calcular los principales parámetros de operación y verificar las prestaciones para eficientizar al máximo cada etapa del proceso”, explicó.
“Al usar la aplicación y definir los parámetros de la labor, se puede calcular la densidad de siembra expresada en diferentes unidades de interés agronómico, en distribuciones monograno y a chorrillo, para siembras en plano, en surco y en tablón o cantero”, indicó el especialista del INTA.
Agregó que «también es posible determinar las prestaciones de dosificación, de fertilizantes, uniformidad transversal y distribución en la línea de siembra”. Además de poder calcular el requerimiento de insumos para una labor determinada, la app permite almacenar y compartir cada uno de los reportes que se generan, y una vez instalada, su funcionamiento no requiere conectividad.