Inicio La Arena del Campo El rinde en La Pampa caerá 9,4%

El rinde en La Pampa caerá 9,4%

SOJA: EL GRUESO DE LA COSECHA SE CONCENTRARA EN LOS DEPARTAMENTOS DE CHAPALEUFU Y MARACO

Según estimaciones de la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR) para la campaña 2019/20 en La Pampa se obtendrán 1,32 millones de toneladas de soja de primera. Ello supondrá una merma con respecto a la anterior trilla de un 9,4% que trepó a 1.397.798 toneladas.
Juan José Reyes
Según el Ministerio de Agricultura en 15 días aproximadamente comenzará la recolección en el norte y centro de nuestra provincia de casi el 3,3% del estimado nacional que llegaría a los para la oleaginosa de primera a los 42,25 millones de toneladas en la campaña 2019/20, casi un 8,5% inferior al ciclo previo a nivel país y del 9,4% en La Pampa ya que la sequía en nuestro territorio el año pasado no solo azotó la zona centro sur sino también a la zona núcleo de los ejidos provinciales.
El rango de rendimientos de mayor frecuencia estaría dentro 2.500 y 3.500 kilogramos por hectárea en el cuadrángulo noreste y de 2.000 a 2.500 en el sector centro-sur. El valor de rendimiento promedio será de 2.670 kg por hectárea y un volumen de producción bastante importante, aunque por debajo de la del maíz que estiman podría llegar a los 1,5 millones de toneladas (muy por debajo de la pasada).

Estimaciones oficiales.
Para el Ministerio de Agricultura de la Nación estima que la cosecha se iniciará cerca del 15 de abril y en lo que refiere a la delegación General Pico, hizo mucho énfasis en las lluvias significativas a mediados de mes y los días soleados posteriores que permitieron disminuir en algunos sectores la condición de excesos hídricos.
Dieron cuenta que aproximadamente el 80% de la superficie sembrada con la oleaginosa de primera fenológicamente transcurre las etapas de formación de semillas y llenado de grano, con perspectivas de obtención de excelentes rendimientos. Aclararon además que en los sectores ubicados al norte este de la región se reportan lotes sembrados en forma temprana que ya iniciaron el cambio de coloración.
En cambio en la delegación Santa Rosa, continúa en forma dispar el ciclo del cultivo ya que los primeros lotes sembrados están en R6/R7 (crecimiento de granos a maduración de granos) y los más atrasados en R4/R5, con presencia de chinches y alta infestación de arañuela roja común que están siendo controlados; y donde el antecesor es maíz con presencia de malezas difíciles.
En general los cultivos de soja están en muy buen estado, exceptuando aquellos implantados en las lomadas que fueron muy afectadas por estrés hídrico y calórico. Se siguen visualizando agresivos los ataques de complejo de chinches que determinan nuevas aplicaciones de insecticidas como para su control conjuntamente con fungicidas.

Fuerte caída.
En cambio el GEA (Guía Estratégica para el Agro) de la Bolsa de Comercio de Rosario) le pone números oficiales a la Campaña de Soja 2019/20 en la provincia de La Pampa. Según esas estimaciones sobre una superficie sembrada de 510 mil hectáreas, una cosechada de 481.000 se recolectará un estimado de 1.320.000 toneladas cn un rendimiento promedio de 26,7 quintales por hectárea (2.670 kilos por hectárea).
A nivel nacional dice que una superficie sembrada de 17,3 millones de hectáreas y una cosechada de 16,98 millones de hectáreas con una producción total de 55,1 millones de toneladas y un rendimiento promedio del orden de los 32,4 QQ/ha.
En cambio se denomina soja de segunda a aquella cuya fecha de siembra de sus cultivares comienzan en diciembre, generalmente precedidos por un cultivo invernal, en la mayoría de los casos por trigo. Con respecto a lo estimado para la soja de segunda, el año anterior trepó a 71.800 hectáreas sembradas y 64.600 cosechadas con 185.700 toneladas y un 2.875 kg/ha. casi con seguridad será mejor que la pasada.

Golpea de la pandemia.
Según los datos oficiales la mayor concentración de la producción de soja de primera en La Pampa se dará en los departamentos Chapaleufú con aproximadamente 319.160 toneladas; Maracó con 217.080; Rancul 139.173; Catrilo con 136.080; Quemu Quemu 130.095 y Realicó con 90.460 toneladas de la oleaginosa. A ese top 5 hay que adicionarle la importante producción de departamentos como Atreuco con 86.900; Conhelo con 70.153 y Trenel con 20.400 toneladas cosechadas.
Dentro de lo que refiere a la zona centro sur de la provincia (el de menor potencialidad no así para la soja de segunda) se destaca Capital obtendrá 38.900 toneladas; Toay con 22.959 y Utracan con 11.900 toneladas. Lo que realmente preocupa al sector, amén de las interrupciones de rutas y el comportamiento de los agente portuarios ante la pandemia, es su precio internacional.
El escenario de elevada incertidumbre tendrá este mes habrá un impacto por el coronavirus en la economía mundial que afecta a todos los comodities agropecuarios (al igual que el precio del barril de petróleo) básicamente en el precio de los granos y oleaginosas en el mercado de referencia de Chicago y de los aceites en Rotterdam y por supuesto en la plaza local.
Además, la soja tiene la presión del avance de la cosecha de Brasil que será récord y que le permitiría transformarse en el principal productor a nivel mundial. Para el productor argentino en general y pampeano en particular, los contratos de soja a los cuales presta atención son aquellos donde ingresa el grueso de la cosecha local de la oleaginosa al circuito de la comercialización.
Esos meses son lo meses que se vienen: mayo, junio y julio. En este contexto la soja posición mayo de este año en Chicago ya cayó casi U$S 10 y cotizó a U$S 301,90 por tonelada (inclusive estuvo por debajo de ese valor) y en el disponible detraída la retención en apenas 210 dólares la tonelada.

Historial pampeano.
En la primavera de 1985 se sembraban las primeras 14.500 hectáreas de soja en el norte provincial de las cuales apenas fueron cosechadas 10.800, en una región donde se sembraba casi 2,5 millones de toneladas de otros cultivos agrícolas (maíz, trigo, sorgo, mijo, girasol, avena y centeno). Los entendidos decían que esa oleaginosa no era apta para nuestros suelos secos y ventosos. En esa época la soja ocupaba tan solo el 0,3 % de la superficie agrícola de toda la provincia.
Nadie imaginaba ni por asomo que 35 años después, la soja, aquel cultivo de baja estatura y de crecimiento muy lento frente a otros granos fuera a ocupar el 50% de toda la superficie agrícola apta de la zona y el 30% del total de granos cosechados. En aquel verano de 1985 se perdieron más de 3.700 hectáreas y solo se cosecharon poco más de diez mil con un rinde apenas superior a 1.700 kg/ha.
Los números de la última década son más que elocuentes, casi siempre se superó el millón de toneladas dando por tierra con aquellas predicciones de antaño y no solo en el cuadrángulo noreste, ya que también ha crecido notablemente el cultivo en la zona centro-sur a lo largo de la ruta 35 hacia el estratégico puerto de Ingeniero White en la localidad bonaerense de Bahía Blanca vía camiones cerealeros y básicamente a través de Ferro Expreso Pampeano que traslada a ese puerto clave en la exportación del complejo oleaginoso del 70% de lo producido aquí.