viernes, 20 septiembre 2019
Inicio La Arena del Campo El uso de agroquímicos creció 35%

El uso de agroquímicos creció 35%

La superficie tratada en La Pampa aumenta a pasos geométricos si se lo contrasta con los datos de mitad del siglo pasado. Las áreas tratadas con plaguicidas superaron las 2 millones de hectáreas; mientras que hay otras 300 mil con fertilizantes.
Juan José Reyes
Como consecuencia de la mejora climática hubo un fuerte repunte en el uso de agroquímicos por parte del productor pampeano. Para la Cámara Industrial Argentina de Fertilizantes y Agroquímicos (CIAFA) y para la empresa Fertilizar, su comercialización crece a la par del mejoramiento productivo. Ante ello aseguraron que en todo el 2018, hasta la campaña fina 2019, este estratégico mercado, manejada por tres multinacionales, creció un 35% respecto de igual período del año anterior tanto para soja, maíz, sorgo, trigo, cebada y girasol, dando lugar a la movilización en nuestra región de U$S 216 millones entre compra de herbicidas, fertilizantes, fungicidas, otros fitosanitarios y agroquímicos. En tanto que el área tratada con agroquímicos en nuestra provincia fue de 2.504.111 hectáreas con un consumo de 465 mil toneladas.

El consumo de agroquímicos.
De acuerdo a la empresa Fertilizar, en 2018 el sector agrícola argentino demandó 6.551.300 toneladas de fertilizantes, de las cuales 4.488.000 fueron nitrogenados; 1.337.156 fosfatados y 684.500 de otros. La explosión en la demanda de fertilizantes comenzó con el maíz y la soja para derivar en la mayoría de los cereales de verano e invierno.
Sólo en La Pampa pasamos de apenas 15.000 toneladas en 1989 a más de 465 mil toneladas el año anterior. Cerca del 75% de la tierra agrícola provincial es fertilizada. La dependencia del campo de los agroquímicos es un gran negocio para veterinarias y empresas locales junto a las multinacionales que se quedan con más del 80% del negocio.
La facturación del sector llegó en el país a los 3.847 millones de dólares; hacia las mayores superficies sembradas de trigo, maíz y soja.
Hay una configuración distinta del mapa global de agroquímicos aquí. Esto es, ya dividido en tres megaempresas, Bayer-Monsanto, por un lado, Dow-Dupont en segundo término y luego ChemChina. Se puede observar que estos tres grupos tuvieron en 2018 en el país el 56% del mercado total, con ventas conjuntas por 2.231 millones de dólares.

Las adicciones del campo.
La superficie tratada en La Pampa con agroquímicos sigue creciendo a pasos geométricos si lo contrastamos con los datos de mitad del siglo pasado. Solo en plaguicidas (léase herbicidas, insecticidas y funguicidas) las áreas tratadas superaron los 2 millones de hectáreas y con fertilizantes (urea, superfosfato triple, fosfato diamónico y otros) otras 300 mil hectáreas más con otros agentes.
En la campaña 2017/18 los ejidos rurales con mayor utilización en la cantidad de plaguicidas fueron el departamento Maracó (General Pico con 95.700 hectáreas); Chapaleufu (Intendente Alvear con 83.250 y Larroudé con 66.230); Catriló con 57.128; Colonia Barón con 55.300; Agustoni 53.300; Vértiz con 46.721; Ingeniero Luiggi con 43.611; Quemú Quemú con 42.900; Ceballos con 35.221 y Lonquimay con 33.120 hectáreas.
En el mix de utilización de herbicidas de verano e invierno lidera Pico con 48.256 en verano y 11.230 hectáreas en invierno, seguida por Catriló con 29.630 hectáreas de verano y 11.321 de invierno. En insecticidas, General Pico y Larroudé son las que más lo utilizan con 48.922 y 47.200 hectáreas tratadas respectivamente, precedidas por Alvear con 33.000. En fungicidas, Ceballos está al frente, con 3.680 hectáreas, seguida por Ingeniero Luiggi con 3.420 e Intendente Alvear con 3.020 hectáreas.
En superficies mejoradas con fertilizantes Alvear tiene 11.123 hectáreas; Pico 9.921, Lonquimay 7.923, Falucho 6.303 y Ceballos con 6.121. En Urea granulada han hecho punta Pico, Alvear, Agustoni y Lonquimay con 12.200; 9.621 y 7.174 hectáreas respectivamente. En Superfosfato triple las localidades con mayor tasa de utilización son Ceballos, Santa Teresa y Sarah con 921, 720 y 544. En cambio en el tratamiento con fosfato diamónico, Falucho tiene 6.226 hectáreas, seguida por Alvear y Macachín con 5.879 y 3.266 hectáreas respectivamente.

Negocio en llamas.
Los agroquímicos son productos químicos utilizados en la agricultura, incluyendo los productos químicos habituales, como la Urea, Carbonato de potasio, Cloruro de manganeso, Cloruro de amonio, Urea metileno, Cloruro de calcio anhidro, Cloruro de zinc, entre otros. Los precios internacionales del sector crecieron entre un 18 y un 20%, además de una mayor superficie sembrada tanto de trigo, maíz y soja en La Pampa. Sin embargo la liberación en la importación de agroquímicos, especialmente genéricos, no produjo la baja prevista por una mayor oferta.
Si bien los márgenes del sector de venta de agroquímicos son ajustados, pues la mayor parte se la quedan los industriales, la importación de agroquímicos en 2018 fue de 2.365 millones de dólares, entre un 20 y un 35 por ciento más que en la campaña anterior. La expectativa es que las producciones tanto de maíz y de trigo sigan creciendo y con precios estables. Según la consultora de Investigaciones Económicas Sectoriales (IES), el comportamiento de las exportaciones creció en los herbicidas a base de glifosato, que presentaron una suba del 35%. También fueron mayores los envíos de los abonos nitrogenados y los abonos potásicos, pero el récord lo tuvieron los abonos fosfatados que se incrementaron un 103%, al igual que los productos químicos orgánicos que treparon un 92%. Los fungicidas, por su parte, con una importante participación del 26%, presentaron una merma del 8,2%.

Ganadores y perdedores.
El mercado de agroquímicos en La Pampa como en el país cambió de líder. Syngenta, la firma de origen suizo que a nivel global viene de ser comprada por el grupo chino ChemChina en US$ 43.000 millones; se quedó con el primer puesto en facturación, con US$ 329,7 millones. La empresa, que participó con el 13,3% de un mercado que movió 2482,5 millones de dólares (un 0,4% más sobre la campaña anterior), creció en ventas un 7,78% respecto de 2015. Durante una década Syngenta fue número uno en el mercado de agroquímicos en general, pero desde 2014 fue destronada por Monsanto. Esta última compañía, que fue adquirida en todo el mundo por la alemana Bayer en US$ 66.000 millones, en 2018 en el país fue superada por Syngenta y quedó segunda en el podio. Según el relevamiento del mercado, el año pasado Dow Agrosciences fue la tercera compañía en ventas. Se usaron más de estos productos, que ya representan el 41% del mercado total. En el cuarto puesto se ubicó Bayer y en el quinto, Atanor; en tanto que el sexto puesto fue para la alemana Basf; séptima estuvo DuPont; octava la firma nacional Red Surcos, con US$ 120 millones; novena, Agrofina (del Grupo «Los Grobo»).
Lo concreto es que si esta campaña cierra a nivel nacional una súper cosecha de 145 millones de toneladas y su correlato pampeano de casi cinco millones de toneladas, el mercado de agroquímicos seguirá con una tendencia creciente en consumo.
A partir de este año la Unión Europea ya prohíbe el uso de ciertos tipos de plaguicidas identificadas como disruptores endócrinos los cuales son causantes de enfermedades cancerígenas. En ese contexto empezó a modificarse el criterio de la paleta de moléculas que se aplican en la agricultura las cuales antes eran consideradas de «riesgo» para cambiarlo por el de «peligro». Esto afecta seriamente el ingreso de productos argentinos al viejo continente y en razón de ello es que han empezado a limitarse el uso de varios de ellos.