Inicio La Arena del Campo La cebada cervecera creció 71%

La cebada cervecera creció 71%

CAMPAÑA 20/21: LA PAMPA RECOLECTO 156.200 TONELADAS

El crecimiento de más del 70%, se da con un rendimiento promedio de 24,87 quintales por hectárea y rindes óptimos que estarían reuniendo la calidad proteica requerida por las industrias y malteras para producir cerveza.

JUAN JOSÉ REYES – Según datos oficiales del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación la cosecha 2020/21 de la cebada cervecera pampeana obtuvo un 71,1% más que en la campaña anterior, alcanzando 156.200 toneladas de las cuales 119.200 fueron en la zona norte y 36.300 en la centro-sur.

La superficie sembrada trepó hasta las 156.200 hectáreas, 62.130 cosechadas y un rendimiento promedio de 24,87 quintales por hectárea (27,3 en la zona norte y 20,1 en la zona sur). Los rindes óptimos estarían reuniendo la calidad proteica requerida por las industrias y malteras para producir cerveza. En el país la producción trepó a 4,48 mill/ton en 1,09 millones de hectáreas, es decir que la participación pampeana llegó al 3,5% del stock total del país.

La producción de cebada cervecera fue excelente a pesar de que también lo fue la de trigo con más de 780,5 mil toneladas, por ello ya se puede decir que no es una alternativa válida la cebada cuando el trigo pierde intención de siembra como ocurría años atrás, ahora van juntas. Si bien es cierto que las trabas comerciales en el abastecimiento interno todavía subsisten, ambas producciones se complementan.

Sin embargo para hallar la mayor producción de la historia provincial hay que remontarse a la campaña 2015/16 donde se cosecharon 201.282 toneladas. El crecimiento de la superficie sembrada en la zona norte (la más productiva) fue del 67% pasando de 22.900 a 39.800 hectáreas. En cambio los volúmenes de producción por departamentos fue liderado por Capital con 25.000 toneladas seguida de Guatraché con 20.000; Conhelo 19.360; Atreucó 18.000; Maracó 12.320 y Rancul junto a Hucal con 11.000 toneladas. Otros importantes fueron Catrilo con 9.000; Realicó 8.000 y Quemu Quemu con 7.000 toneladas en su superficie.

Malteado en el mundo.
La cebada cervecera (Hordeum vulgare fma dística) es un cereal de uso alimenticio tanto para humanos como para consumo forrajero, dado que posee múltiples usos y productos derivados. Además, dado su elevado contenido nutricional y su bajo índice glucémico, resulta adecuada para el consumo de los pacientes diabéticos. El subproducto más conocido es la malta.

En particular, al proceso de secar y tostar la cebada se lo conoce como malteado. Entre sus derivados se destacan: café de malta; azúcar o jalea de malta e infusiones energizantes. Hoy los valores FAS observados en el Mercado de Chicago para la exportación, por cebada cervecera, está «manejando» valores de 235/40 usd/tn entrega Abril 2021.

En esta campaña el total de las exportaciones mundiales de cebada llegaron a los 28 millones de toneladas siendo los principales exportadores Australia (22%); Unión Europea (21%) y Rusia (21%). Nuestro país representa el 16,4% de las exportaciones. La cebada cervecera, por iniciativa de las empresas cerveceras, han comenzado a demandar fuertemente en la provincia. Es una agroindustria: tiene una etapa agrícola vinculada estrechamente por contrato a una etapa industrial y exportadora para producir la cebada malteada. Al grano se le hace un proceso de 11 días, una especie de germinación controlada, en el cual se transforma el almidón en maltosa, que es un azúcar más simple (y por eso se llama cebada malteada, porque tiene maltosa). Ese producto, al que se agrega levadura de cerveza, se fermenta después para producir la cerveza.

Cebada forrajera.
La cebada forrajera (Hordeum vulgare fma hexástica) es preferida por los criadores de porcinos, para su consumo con el grano en pie, y por los fruticultores en las áreas bajo riego por su tolerancia a suelos con alto contenido de sales, utilizada como abono verde.

Hasta hace pocos años los cultivares disponibles no se adaptaban a las bajas temperaturas invernales de La Pampa y presentaban susceptibilidad a enfermedades, pero recientemente la aparición de cultivares mejorados ha motivado su inserción en los sistemas de engorde de secano, como un recurso valioso que se suma a los otros verdeos invernales.

Cervecería y proteína
En la reciente campaña la cebada obtuvo buenos rindes (2.487 en La Pampa y hasta 4.108 kilogramos por hectárea en el país). Las malteras ya están recibiendo el producto en categorías de aceptables a buenos valores. Sin embargo, los precios para los productores variaron según el contrato firmado y el momento de venta de la mercadería. El destino del grano de cebada es para la industrialización y la obtención de malta (insumo base de la cerveza).

La mayor parte de la producción se realiza a través de contratos con las malterías locales, las cuales proveen la semilla y, en muchos casos, la logística y el asesoramiento técnico. Cuando el grano de cebada cervecera se pasa de proteína es castigado por la industria, aunque en las dos últimas campañas las de menor calidad como así también la cebada forrajera están en auge por las grandes importaciones del mercado chino.

En EEUU y la UE no se aceptan granos con más del 12% aunque siempre la estrategia para evitar el exceso proteico es acomodar el paquete tecnológico, no para obtener mayor rinde, sino para lograr rindes promedios de entre 22 y 25 quintales por hectárea en La Pampa. El cultivo de cebada se realiza bajo contrato entre las malterías y los productores. Las principales que adquieren la cosecha local son la Maltería Pampa (Puán); Maltería Argentina (Tres Arroyos); Cervecería y Maltería Quilmes (en alianza con empresas internacionales líderes como PepsiCo y Nestlé) y la estadounidense Cargill (Bahía Blanca).