Inicio La Arena del Campo La Pampa, segunda en rodeo

La Pampa, segunda en rodeo

CIERVOS COLORADOS: LA PROVINCIA TIENE MAS DEL 30 POR CIENTO DE LA POBLACION NACIONAL

La Pampa es la tercera en la industrializadora de ciervos con el 19% de la faena nacional, después de Buenos Aires que posee el 49% de la faena y Río Negro 32%. La colocación del venison (carne), velvet (cornamenta en crecimiento) y el cuero en el extranjero posibilitó la apertura de nuevos mercados.
Juan José Reyes
En 2019 oficialmente el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación dio a conocer que La Pampa es el segundo distrito del país con 15.028 ciervos colorados de existencia sobre un rodeo total de 45.904 del país. También fue segunda, después de los bonaerenses, en cantidad de Unidades Productivas o Renspa con 120 sobre 549 dentro del territorio nacional.
El ciervo colorado (Cervus elaphus) es la principal especie de la fauna silvestre autóctona pampeana introducida hace más de 100 años en nuestra provincia por Don Pedro Luro. El ciervo es un animal que vive en manadas junto a sus cervatos. Solo los machos, de viejos viven solos. Es un animal estilizado, de patas largas, que lleva en su cabeza una cornamenta que le da un aspecto orgulloso en la pradera boscosa de La Pampa.
Esta especie exótica, susceptible de aprovechamiento ganadera, ha generado que nuestra provincia pueda colocar parte de su industrialización (carne, velvet y cueros) en el mundo. La cría de ciervos bajo un manejo apropiado, permite la aplicación de toda la tecnología de las especies domésticas, posibilita además acelerar la selección y mejoramiento genético, pudiéndose obtener animales de alto valor cinegético. También es importante destacar el cada día mayor ingreso de divisas provenientes de la caza mayor.

Venado en crecimiento.
La ganadería de ciervos significa para la provincia una no tan vieja actividad productiva que se inició aquí en 1984 (Decreto 3319/84), con el Proyecto de Aprovechamiento del Ciervo Colorado, fomentada por el Gobierno en pos de incrementar la rentabilidad de las empresas ganaderas en el área del caldenal y adyacentes, propiciando la producción de carne, velvet (cornamenta enfelpada), cuero y otros subproductos con destinos al mercado interno, latinoamericano y europeo en particular.
En la actualidad su aprovechamiento alcanza ano más de siete criaderos en distintos departamentos provinciales (4 en Utracán, 1 Catriló, Guatraché y Toay respectivamente) con un rodeo oficial existente de 15.028 cabezas sobre un total nacional de 45.904, es decir el 32,7% está en estas tierras sólo por detrás de Buenos Aires que detenta 18.516 animales.
De igual forma también La Pampa ocupa la segunda plaza, después de bonaerenses, en cantidad de Unidades Productivas (UP) o Renspa que sirve para conocer estadísticas sobre identificación de titulares dominiales, cantidad de cotos de caza y la innumerable cantidad de criaderos.
Tenemos 120 UP sobre 549 en todo el territorio nacional y como se aprecia en el cuadro anexo tanto Buenos Aires como La Pampa tienen en conjunto más del 73% del rodeo del país. Aquí el ciervo colorado vive en estado silvestre en una vasta área del caldenal, se traslada diaria y estacionalmente hacia muchos otros bosque de caldén (fachinales, pastizales naturales) encontrando allí sus alimentos de subsistencia, protección, desarrollo de sus hábitos sociales y la tranquilidad de toda el área del centro-este de La Pampa.
Importante es resaltar aquí el Programa Provincial para la Conservación del Venado de las Pampas del Ministerio de La Producción le ha devuelto al venado de estas tierras parte de su hábitat originario. El ciervo es un cérvido de unos 30 kilogramos promedio que no mide más de 70 centímetros de altura. Los científicos lo llaman Ozotoceros bezoarticus y habitó gran parte del sur del continente americano y, según los trabajos más serios sobre el tema en cuestión, se contaban por millones hace unos 200 años en Argentina, especialmente lo que fue la provincia cuando era Territorio Nacional.

Extracciones productivas
La ganadería de ciervos es fuente de producción diversificada de carne, velvet, reproductores y subproductos. Presenta, con respecto a las producciones ganaderas tradicionales, notables diferencias derivadas del comportamiento social de la especie, de su rusticidad y de su condición de animal silvestre.
Dado el alto contenido en proteínas y bajo en grasas y energía, la carne de ciervo es muy buscada por gran cantidad de consumidores de distintos países que prefieren una alimentación más saludable, disminuyendo al máximo la ingestión de colesterol, siendo éstas una de las pocas carnes rojas que reúnen esas características.
El ciervo colorado pampeano muestra un alto rendimiento carnicero (peso res/peso vivo), fluctuando entre el 54 al 57% según la edad del animal, mientras que en el bovino es del 50%, lo que sumado a una mayor proporción carne/hueso (5,2 en el ciervo y 4,4 en el bovino), lo hace mucho más eficiente como productor de carne respecto a dicha especie tradicional.
Con respecto al Velvet, que es la cornamenta del ciervo en estado de crecimiento, su producción requiere que el corte se realice antes que la cornamenta se osifique completamente y la cantidad de velvet a obtener por corte depende de la edad del animal. Este producto es muy utilizado en muchos países orientales para la elaboración de compuestos medicinales (tónicos reconstituyentes, potenciadores sexuales y tratamiento y prevención de enfermedades).
Si bien el precio internacional del velvet es muy fluctuante, lo que también influye sobre el mercado del venison (carne), dado que cuando el precio baja, mayor cantidad de machos son destinados a faena y por el contrario, cuando éste sube, aumenta el stock velvetero y por lo tanto la oferta de machos para faena.
La Pampa también comercializa órganos y glándulas como los testículos, cola, sangre, corazón, hígado, placenta y otros elementos que son combinados con el velvet u otros productos de origen animal o vegetal, para la elaboración de medicamentos.
El cuero del ciervo colorado pampeano es otro producto muy apreciado por el mercado internacional dada su gran elasticidad y suavidad y la elaboración de prendas de vestir de excelente calidad. La calidad de la fibra varía como consecuencia de las cicatrices producidas por las peleas y las napas de mayor calidad provienen de ciervos de 6 meses a dos años.

Caza.
La temporada de caza del ciervo colorado comenzará estimativamente el próximo 13 de marzo y finalizará aproximadamente el 13 de junio. En esos 90 días se estiman que se precintan oficialmente más de 200 trofeos (hasta 1989 el cupo establecido llegaba a 100 y a partir de 1990 con la habilitación de los cotos de caza, se amplió notablemente) pero la cantidad de ciervos puede alcanzar hasta los 700 o más. Los clubes o instituciones que se dedican a la habilitación de cotos son cada vez mayores y la cantidad de cazadores superan los 700 (600 nacionales y 100 extranjeros). Es de esperar que dicha actividad comercial y turística sigan sin afectar ese gran reservorio de ciervo colorado como lo es la provincia de La Pampa desde hace muchas décadas atrás.