La industria, con valor agregado

La imagen del arco azul de ingreso a la Zona Franca de General Pico es un clásico. ¿De qué se tratan realmente estas áreas "liberadas" para las importaciones y las exportaciones? ¿Qué beneficio real aporta o puede aportar a nuestra provincia?

¿Qué es la Zona Franca General Pico? Es una pregunta que se hacen quienes no comprenden su propósito. Está la idea de un aeropuerto. La imagen de empresas que exportan productos o utilizan el lugar como depósito para guardar mercadería que luego llevarán a algún sitio remoto. Pero resulta que la funcionalidad es mucho más amplia, que hay un concesionario, un comité de vigilancia, legislación y reglamentos que la regulan. Pero sobre todo, hay un objetivo intrínseco al lugar, que es "impulsar el desarrollo regional a través de la industrialización y del comercio exterior, integrando el transporte, las comunicaciones y los servicios". Es decir, si es bien utilizado, este lugar promoverá -y no es poca cosa- el desarrollo económico de La Pampa.
Las zonas francas se concibieron para crear un espacio económico competitivo. Es como una isla, un lugar a través del cual se pueden reducir costos y agilizar y simplificar procedimientos administrativos.

Tipos de zonas.
Hay zonas francas de distinto tipo. Pueden ser comerciales, de servicios financieros, económicas, de comercio exterior, maquiladoras (que permite la radicación de empresas con 100% de capital extranjero). En el caso de la zona de Pico, se dice que es única en el país porque es "zona de procesamiento de exportaciones o zona franca industrial". Es decir que allí, se puede transformar la materia prima y el producto terminado se exporta o introduce al territorio. ¿Qué beneficio conlleva esta particularidad? Que la transformación de la materia prima requiere gente trabajando, mano de obra, y es allí donde esto adquiere un mayor valor.
El presidente del Comité de Vigilancia de Zona Franca General Pico, Germán Holgado, dice que es "una herramienta de política económica que tiene un gran impacto sobre el desarrollo regional, tanto para la modificación en el flujo de inversiones como para la generación de empleo". Y el dato económico que aporta es que en 2012, el total de operaciones de egreso de mercadería en ZF generó u$s 5.017.175, mientras que el total por ingreso fue de u$s 5.645.105.
El comité es parte del Ministerio de la Producción del gobierno provincial. Tiene su sede en el predio de Zona Franca -situado en la calle Viscardis 1161 de la ciudad de General Pico-.
En cuanto al operador, es Aeropuertos Argentina 2000 (AA2000), concesionario por treinta años (hasta el 2028). Su tarea es "fomentar las diversas formas de exportación y logística" de la ZF.

Los beneficios.
Holgado, que favoreció que La Arena del Campo recorriera el lugar para conocer las distintas empresas radicadas, explicó que en la zona, la mercadería no es sometida al control habitual del servicio aduanero y tanto su "introducción" (importación) como su "extracción" (exportación) no están gravadas con tributos ni alcanzadas por prohibiciones de tipo económico, lo cual reduce el costo de inversión.
Los beneficios para quien instala en ZF su empresa, varían de ventajas fiscales a arancelarias: Poder vender el 100 por cien de lo producido al territorio aduanero general; estar eximido de pagar los derechos aduaneros sobre el valor agregado; del pago de las cargas patronales y reintegro de ART y obra social; recibir créditos promocionales y ser eximido de gastos de nacionalización y por el ingreso de bienes usados.
Quien ingresa a ZF, es recibido por un encargado de Aduana. Se le requiere la documentación debida y en caso de portar algún tipo de mercadería, será controlada en su totalidad.

Usuarios.
En este momento, ZF tiene 21 usuarios directos. Son empresas que han tenido que contratar con el concesionario (AA2000) y son responsables de un terreno o local en el lugar. Están obligadas a declarar todo lo que ingresa o egresa. Entre estos usuarios, hay actualmente empresas textiles, de servicios de telefonía (call center), del rubro alimenticio, un fabricante de agroquímicos y una fábrica de software.
A la vez, hay en ZF 42 usuarios indirectos. Han contratado con un usuario directo o con el concesionario, y en general, realizan depósito temporal de mercadería pero no son operadores directos del lugar. Por ejemplo, en este momento, hay un amplio sector a la izquierda del predio apenas se ingresa por la puerta principal, donde descansan vehículos utilitarios y camionetas de varias empresas petroleras.
Germán Holgado comenta que faltaría construir más galpones e infraestructura. Que debería ser una tarea para el concesionario y así se lo ha solicitado el gobierno provincial. Esto facilitaría que las empresas quisieran usar los beneficios y radicarse.

Mano de obra.

Las empresas y rubros antes mencionados, generan productos que pueden exportarse. Ya sea que se trate de fábricas de camisas, jeans o programas informáticos, lo que interesa además es que hay gente trabajando en estos procesos industriales. Unas 300 personas, hoy, están en relación de dependencia en ZF. Las textiles (Ragaza, Snow Tech y Castro), y las de servicios tecnológicos (Diapin e IPaddress) son las que más empleados tienen.
La radicación de tres textiles y la falta de mano de obra, generó que el gobierno promoviera este año la capacitación de operarios que ya está trabajando, por un lado, y nuevos interesados, por otro. La idea fue contar con recursos humanos calificados para las empresas que ya están funcionando y a la vez crear una bolsa de empleo para posibles nuevas inversiones.

Aprendizaje.
El encargado de producción de Ragaza -que fabrica jeans con la mejor tela del mundo (Turquía), para primeras marcas- con amplia experiencia en la industria textil, Pedro Daniel Pardo, es quien dicta estas capacitaciones. "La idea no era crear un operario, porque un operario es una persona fácil de ser reemplazada. La idea era un oficial que se capacite en cinco, seis máquinas o más y algunas con varias funciones y eso permite y permitió que las personas se puedan desempeñar y no apelar a un sueldo de aprendiz solamente", comenta.
"La costura es un constante aprendizaje", afirma Pedro, mientras muestra las distintas líneas de montaje de la fábrica y señala detalles de calidad del producto. Desde el hilo utilizado, pasando por las máquinas italianas de cabezales japoneses, lo que se busca es "nivelar hacia la excelencia en la calidad". Sin embargo, tiene claro que lo que se precisa es el trabajo: "Los insumos te permiten elevar la calidad del producto y a la vez elevás la producción y no perdés la calidad, pero el eslabón que precisás es mano de obra capacitada".

Más empresas.
Otras empresas están trabajando o iniciando su tarea en ZF. Por ejemplo, ACA Empresa exportadora, que producirá silos bolsa con una inversión de 40 millones de pesos. O Geomiel S.A., de producción de miel y cera de abeja filtrada y homogeneizada, que se irá definitivamente de Huinca Renancó para instalarse en La Pampa. Hace poco, comenzó su trabajo también una fábrica de elementos de seguridad (Red Impact S.A.). Está en funcionamiento Agrofum S.A. que produce fosfuro de aluminio.
La heladería Cechetto tiene en ZF su fábrica y emplea a 25 personas.
El caso de IPAdress es para destacar. Proponen "soluciones de información, de comunicación y de web" y mencionan clientes locales, nacionales y extranjeros: Cinemark, Prüne, TNT, AeropuertosArgentina 2000, La Arena S.A., La Nación, Primicias Ya y Alma Mater Studiorum Universitá de Bologna.
Por último, en el espacio donde funcionaba Casepa, el frigorífico, está a punto de comenzar su actividad Tapamar, fábrica de tapas de empanadas.

A futuro.
La apuesta es posicionar mucho más Zona Franca General Pico. Son 40 hectáreas -sin contar el aeropuerto de cargas-, que pueden explotarse mucho más. "Es el lugar conveniente para que las empresas agreguen valor a las materias primas y exporten, que sustituyan importaciones generando trabajo", dice Germán Holgado. Además, el gobierno especula con lograr mayores inversiones ante la eliminación del régimen de promoción industrial que beneficiaba a las provincias cuyanas. Y del mismo modo, posicionar el lugar como "nodo logístico del Paso Pehuenche".

Andrea M. D’Atri
Redacción de La Arena