Presentaron el robot fumigador

El prototipo presentado para ser usados en cultivos bajo cubierta llamó la atención de los visitantes. Sus realizadores, destacaron el uso de la robótica para colaborar en la agricultura. El proyecto tecnológico es el primero en La Pampa.

La XII Jornada Hortícola del Ceret (Centro Regional de Educación Tecnológica La Pampa) que se realizó ayer en General Pico contó con la presencia de cientos de personas y un robot. La muestra se realizó en el predio que tiene el Ceret en el Parque Industrial de esta ciudad, donde desde temprano los visitantes se inscribieron para ser parte de la jornada de demostración y formación.
Profesionales de distintas facultades, autoridades educativas, estudiantes, y representantes del gobierno provincial y local fueron parte de la recorrida por los distintos túneles con plantaciones.
Cada grupo de interesados era acompañado por profesionales del Ceret que en cada invernadero daban explicaciones sobre los cultivos y los ensayos realizados en ese lugar. Lechuga, tomate, cebolla para verdeo, papa, acelga y pimiento fueron parte de la muestra.

En movimiento.
Una de las innovaciones tecnológicas que llamó más la atención fue el uso de un robot pulverizador, creado por el ingeniero en Sistemas de Información Ricardo Garro junto a un grupo de colaboradores. El prototipo es el primero realizado en La Pampa y ayer cientos de personas pudieron observar su funcionamiento.
Garro, quien está cursando la Maestría en Ingeniería en la Universidad del Sur y desde 2006 se desempeña como administrador de Seguridad Informática en INTA Anguil, fue el encargado de explicar el funcionamiento y cómo fue concebido. Según describió, el proyecto llevó uno ocho meses para su terminación y permitirá realizar pulverizaciones en cultivos bajo cubierta o intensivos, con un riesgo menor para los trabajadores.
El robot está montado sobre tres ruedas y es impulsado con un motor a batería que permite una velocidad máxima de 5 kilómetros por hora, aunque para la labor cotidiana se usa a una velocidad mucho menor, apenas superior a 1 km/h. El equipo tiene una autonomía de unos 50 minutos y un tanque que permite cargar 20 litros del líquido usado para pulverizar. A los laterales de la protección metálica que rodean el tanque cilíndrico, se alzan dos tubos que poseen cuatro picos cada uno, desde donde sale el líquido pulverizador, impulsado por una bomba.

La primera aplicación.
Durante la jornada de ayer, el ingeniero Garro hizo varias demostraciones. En uno de los invernaderos, y entre los cultivos, el robot avanzaba despacio pulverizando hacia los costados las plantaciones.
El manejo se hacía a la distancia mediante una notebook, que regulaba la velocidad de avance y el encendido de la bomba para fumigar. Garro detalló que el robot está aún en desarrollo y se espera mejorar las prestaciones. Entre ellas, que el operador pueda estar en un punto fijo alejado de las plantaciones. Como los productos para fumigar pueden traer consecuencias para los trabajadores, el uso de la robótica permite una solución para este tipo de agricultura.
El robot podrá ser utilizado en los invernaderos y cultivos de entornos controlados, cuya actividad productiva está teniendo gran incidencia en la provincia, con más de ocho hectáreas de cultivos bajo cubierta y unos 60 productores trabajando en la actividad, según un informe del propio Ceret.

Centro tecnológico.
El director del Ceret, Alberto Giorgis y la representante de Producciones Alternativas del Ministerio de la Producción, Karina Poma, brindaron detalles de la jornada de ayer que sobresalió por la cantidad de inscriptos. Para Giorgis, el Ceret muestra señales de crecimiento y dijo que la cantidad de semilleros que se propusieron hacer mediciones de rindes son cada vez más. "Tenemos una serie de variedades de, por ejemplo lechuga, que hace cuatro años venimos trabajando y hoy son una novedad en la zona", informó.
Sobre el robot, el directivo explicó: "Tenemos una novedad en los invernaderos, ya que estamos incursionando en un rol que hasta ahora desconocíamos. Se trata de incorporar la tecnología de la robótica en el cultivo bajo cubierta". Y agregó: "Es un ensayo que se concretó en conjunto con el INTA. Es un robot que a futuro va a permitir realizar tareas dentro de los invernaderos y fumigar externamente, evitando que las personas se contaminen".
Por su parte, la funcionaria provincial Karina Poma manifestó: "Estas jornadas cierran todo un año de trabajo fuerte en lo que es capacitación y se pueden mostrar todas las pruebas que se realizaron". Poma dijo que la idea de los invernaderos es que se utilicen como "centros de transferencia tecnológica" junto con las unidades de producción que existen en Macachín y en Santa Rosa.

Gustavo Menéndez 
Agencia General Pico.