miércoles, 16 octubre 2019
Inicio La Arena del Campo Récord de créditos del BLP a productores

Récord de créditos del BLP a productores

$4.700 MILLONES

Los créditos del BLP durante el año 2018 fueron un furor y alcanzaron cifras récord. La asistencia llegó a 9.300 productores pampeanos. Mientras tanto los productos vigentes de la cartera crediticia hacia los chacareros en general continúan en crecimiento.
Juan José Reyes
La banca mixta provincial tuvo una asistencia estratégica al campo en épocas de altas tasas de interés, inflación y dólar volátil. Si bien los tomadores de crédito rural en La Pampa prefirieron aguardar un tiempo por los problemas de la economía en general, la asistencia del BLP trepó hacia 9.300 hombres de campo con un récord histórico de $4.712 millones, el 40% del total de préstamos que alcanzó los $11.780 millones en el ejercicio contable pasado. En la Expoagro 2019, la exposición agroindustrial más grande de Latinoamérica, en hubo solicitudes de 250 operaciones que superaron los $755 millones, lo que demuestra a las claras que el financiamiento para el campo pampeano es de los más baratos del país.
Los productos vigentes de la cartera crediticia de la banca mixta provincial hacia los chacareros en general continúan en crecimiento. Poco menos de la mitad del dinero destinado a préstamos fueron al campo y sus agroindustrias, que siguen siendo el principal motor del desarrollo de la provincia.
El BLP finalizó el año con un Activo récord de 29.947 millones de pesos y un Patrimonio Neto de 2.730 millones de pesos. Además de los créditos tradicionales hubo asistencia para cesión de derechos de contratos a futuro; warrant de commodities para retener cereales y oleaginosas. También se puede lograr financiación contando con un certificado de garantía de una Sociedad de Garantía Recíproca (SGR) habilitada por el banco.

Con mejores créditos.
El BLP sigue financiando la base productiva de la provincia, que es el campo y sus incipientes industrias agroalimentarias (molinos, frigoríficos y distintas Pymes que dan valor agregado provincial). Lo hace para invertir los ingentes fondos depositados por los propios pampeanos (récord absoluto de $ 25.822 millones. Pero, las nuevas líneas de crédito con bonificación de tasas de interés del Gobierno pampeano, la convierten en la principal herramienta financiera del productor. Las otras entidades financieras, incluyendo al BNA, apenas aportan el 35% de la asistencia total y el BLP supera el 40% de las financiaciones, de las cuales más del 75% se colocaron dentro de La Pampa (no hay que olvidar que la banca financiera mixta asiste al campo en sus sucursales de las provincias de Buenos Aires, Río Negro y Neuquén). Sin embargo casi las dos terceras partes de la cartera crediticia se vuelca en la región pampeana (79 localidades en 24 departamentos). El financiamiento del BLP al agro pampeano fue, históricamente en estos 60 años, una herramienta necesaria para que el sector pueda planificar, en base a productos que llevan años para dar ganancias, y que requieren del capital para invertir con mucha anticipación.

Fuerte asistencia provincial.
Hoy el BLP otorga préstamos a este segmento a tasas muy competitivas en buena medida por el financiamiento de tasas del Ministerio de la Producción ante la crisis económica que asoló durante el año pasado. Además de ello sigue siendo clave para el campo la modalidad del «Compre Pampeano» ya que ofrece la competitividad financiera necesaria para facilitar la venta de los productos locales. Pero sin dudas la «vedette» sigue siendo la extraordinaria performance de la Caldén Agraria. El plástico rural, destinado a productores de la provincia y jurisdicciones vecinas, permitió comprar semillas, agroquímicos, fertilizantes, combustibles y lubricantes; repuestos, productos veterinarios, hacienda y la contratación de mano de obra y servicios profesionales.
Otro dato curioso ha sido el fuerte acompañamiento a la ganadería de cría y engorde como hacía años no se hacía por el «boom» de la última década de las oleaginosas. Prestó ingentes divisas tanto para la retención de vientres y compra de vaquillonas, lo que a futuro redundará en un aumento del índice de extracción de terneros de nuestros rodeos en una provincia donde hay un millón de terneros de los cuales 750 mil se engordan y se faenan 350 mil. También hubo más que importantes préstamos tanto para la recría; la compra de terneros; la retención de terneras y básicamente para la adquisición de reproductores en los remates provinciales.

Herramientas financieras.
Para el sector agrícola hubo una fuerte financiación para la compra de insumos, pago de labores, compra de agroquímicos, siembra de trigo, cebada, girasol, soja y maíz tanto en pesos como en dólares con pago a cosecha y en tasas variables en pesos y fija en dólares. El monto máximo para trigo y cebada llegó a los $2.200 por hectárea. Para girasol, hasta $2.500 por hectárea; soja hasta $2.500 por hectárea y maíz hasta los $3.000 por hectárea. Otra característica distintiva fueron los préstamos con cesión de derechos de contrato a futuro. Es decir que cuando el productor posee un contrato de venta a término, cede los derechos de cobro de contratos a futuro, suscripto con alguno de los exportadores habilitados por el Banco, y nosotros le financiamos cualquiera de las etapas de proceso productivo tanto en pesos como dólares con exportadores habilitados como la Aceitera General Deheza; la Asociación de Cooperativas Argentinas; Bunge, Cargill; Compañía Argentina de Granos; Lartirigoyen y Los Grobo Agropecuaria además de Dreyfus, Tomás y Oleaginosa Moreno Hnos.
Para el sector ganadero hubo préstamos para recría, compra y retención de terneras como así también la compra de reproductores a las mejores tasas del mercado local. Financió además la adquisición de camionetas o utilitario 0 km hasta el 75% del precio (IVA incluido) en pesos a tasa variable y en 60 meses. Se financió además la evolución del campo en condiciones más que ventajosas tanto con préstamos financieros; para pagar aguinaldo; con garantía SGR y con garantía plazo fijo.

Campaña 2019/20
Existe una coincidencia en las opiniones de funcionarios del Ministerio de la producción, de cooperativas, acopiadores, corredores y proveedores de insumos acerca de que el escenario de altas tasas de interés para los hombres y mujeres de campo provincial ha llegado para quedarse. Al menos hasta la próxima campaña agrícola 2019/2020. Este nivel de tasas va a depender -en los próximos meses- de los resultados de la nueva política fiscal, monetaria y cambiaria que implementará el nuevo Gobierno a partir del 10 de diciembre, especialmente en lo referido a la estabilidad del tipo de cambio dentro de las bandas fijadas, la tasa de inflación y la gradual reducción de la tasa de interés de referencia. Cierto es que aquellos productores que están sólidos financieramente, se muestran y se mostraron renuentes a tomar deuda en pesos por las altas tasas de interés vigentes, pero sin dudas que el subsidio de tasas del Gobierno disminuye la cuantía del costo financiero del productor. Los productores que necesitan fondos han optado mayoritariamente por el canje para financiar la actual campaña, pero se observa una fuerte presencia del BLP en el financiamiento vía «canje de insumos por granos a cosecha.
Un dato clave de lo que pasó este año ha sido la participación de la delegación pampeana del Ministerio de la Producción y del BLP durante el mes de marzo pasado en Expoagro, la exposición agroindustrial más grande del país. Sólo en tres días hubo pedidos por 250 operaciones que superaron los 755 millones de pesos. Hubo 154 operaciones por $392 millones en el programa Compre Pampeano con una promoción especial de 21 puntos de subsidio, de los cuales 16 eran de la Provincia y 5 del BLP.