Inicio La Arena del Campo Si no llueve en 5 días, la cosecha será un fracaso

Si no llueve en 5 días, la cosecha será un fracaso

SIEMBRA GRUESA

El área sembrada con soja a nivel nacional crecerá 100.000 hectáreas en detrimento de la superficie destinada a la implantación de maíz y girasol, cultivos que perderán 100.000 y 50.000 hectáreas respectivamente, estimó la Bolsa de Cereales de Buenos Aires (BCBA). Por otro lado, las precipitaciones que se estiman en los próximos días en La Pampa serán «oportunidad de oro» para que La Pampa y Buenos Aires alejen de la falta de agua, según afirmó la Bolsa de Comercio de Rosario
Así, el hectareaje destinado a soja aumentará hasta 17,6 millones de hectáreas, mientras que la de maíz se ubicarán en 6,4 millones de hectáreas y la de girasol en 1,65 millones de hectáreas. El recorte en el área del cereal y la oleaginosa se realizó en base a las «ajustadas reservas hídricas» en el oeste del área agrícola nacional debido a la falta o escasez de lluvias que afectaron la región durante los meses pasados, indicó la entidad bursátil.
Con este nuevo panorama y con «condiciones agroclimáticas favorables y lluvias relevadas durante la semana», las labores de siembra de soja sumaron dos millones de hectáreas durante la semana, la cual ya alcanzó a cubrir 31,3% del área destinada a la oleaginosa.

Maíz y girasol.
Por su parte, las reservas hídricas regulares en el oeste cordobés y bonaerense redujeron el área estimada para el maíz.
El avance de la siembra durante la semana fue de 1,4 puntos porcentuales y permitió que la implantación se ubique en 45,7% de las ahora 6,4 millones de hectáreas estimadas.
La siembra de girasol se encuentra más avanzada y debido a un nuevo ajuste en el área prevista, el avance intersemanal 9,8 puntos porcentuales hasta alcanzar el 88,5% de la superficie estipulada para la oleaginosa. Según indicó la entidad porteña, «en los lotes implantados con girasol, apostando a que las precipitaciones fueran más abundantes, la condición del cultivo ha caído alrededor de 10 puntos porcentuales».
Por otro lado, la cosecha de los cultivos de invierno «avanza a buen ritmo» y en el caso del trigo ya se levantó el 20,2% de las 6,7 millones de hectáreas cosechables, con un rinde promedio hasta el momento de 20,2 quintales por hectárea. Puntualmente en el caso del NOA, la recolección finalizó con un rinde promedio de 14,5 quintales por hectárea, «superior al promedio histórico», destacó la BCBA.
En el caso de cebada, precipitaciones durante la última quincena mejoran la condición del cultivo en el sudeste de Buenos Aires donde se concentra el 42,5 % del área sembrada de las 950.000 hectáreas sembradas a nivel nacional, mientras que al sudoeste de Buenos Aires y sur de La Pampa el déficit hídrico continúa «agravando la condición del cultivo».

Un salvavidas.
«La mitad de la primavera quedó atrás y el patrón pluvial sigue sin cumplir con las estadísticas», alertó el Bolsa de Cereales de Rosario sobre la crisis hídrica que vive gran parte de la zona núcleo por falta de lluvias. Sin embargo, la entidad precisó que las lluvias que se esperan para los próximos cinco días en Buenos Aires y La Pampa serán «una oportunidad de oro» para que el campo recupere sus valores de reserva de agua de cara a la siembra gruesa.
Respecto al año pasado, las siembras de maíz en Córdoba están atrasadas un 30%; en Buenos Aires, 15% y en La Pampa, 25%. Allí, la siembra de soja siquiera arrancó por la sequía. La falta de agua viene arrastrándose desde mitad de año. Pero hay pronósticos de lluvias importantes que permitirían alejar este escenario.
En las próximas horas seguirían con eventos fuertes pero puntuales. Durante el domingo y lunes, se espera que las lluvias ganen en cobertura y volumen al ingresar un importante sistema de tormentas. El éxito de este evento es fundamental para Buenos Aires y La Pampa.