Absolvieron a un policía

POR UN HECHO QUE INCLUYO UNA PERSECUCION Y DISPAROS

El juez de audiencia, Andrés Aníbal Olié, absolvió ayer al policía Osvaldo Javier Viscarra (33), al dictar sentencia en un juicio oral y público al que había llegado acusado de los delitos de abuso de autoridad en concurso ideal con abuso de arma agravado.
El 29 de julio de 2012, a las 3.30, en avenida Uruguay y Pellegrini, Visacarra comenzó a perseguir un Fiat Uno que conducía Miguel Angel Arrarás, luego de que personal del Comando Radioeléctrico le advirtiera que había pasado una serie de semáforos en rojo y evadido un control de la Dirección de Tránsito en Yrigoyen y Gil. En el transcurso de esa persecución el policía efectuó tres disparos de arma de fuego con su arma reglamentaria hacia el Fiat bordó con vidrios polarizados, impactando uno en la puerta delantera derecha, otro en la parte trasera y el restante en una de las cubiertas traseras. Por ese hecho fue acusado de abuso de armas y autoridad.

Alegatos.
Durante el debate, la fiscala María Cecilia Martini, dijo que el policía debía ser absuelto porque los cuatro personas que iban en el Fiat dieron “dos versiones contrapuestas” de los hechos y una coincide con el relato policial. Además indicó que ante “una situación grave y riesgosa”, actuó de acuerdo a las facultades contempladas en el artículo 10 de la Ley Orgánica de la Policía, que establece cuándo usar el arma reglamentaria; a lo que agregó que su compañero de patrulla le advirtió que en el Fiat iban personas armadas.
En sintonía, el defensor Marcelo Piazza también alegó por la absolución; mientras que el querellante particular, Omar Gebruers, en representación de Arrarás, pidió que Viscarra sea condenado a 15 años de prisión por ser autor del delito homicidio doblemente agravado por el uso de arma de fuego y por ser éste miembro de la fuerza policial, en grado de tentativa, en calidad de autor, y subsidiariamente que se lo condene por abuso de autoridad en concurso ideal con abuso de arma agravado a tres años.

Fallo.
Olié, en los considerandos del fallo, expresó que la actuación de Viscarra estuvo determinada por las circunstancias del caso: orden de detención y demora; individualización del vehículo; maniobras de evasión; persecución policial e indicación de su compañero acerca de la existencia de un arma en el vehículo conducido por Arrarás. Estas fueron las circunstancias en las que Viscarra efectuó los disparos con su arma reglamentaria.
“Pero además tengo en cuenta que los disparos fueron dirigidos hacia abajo, con la evidente finalidad de provocar una avería que obligara al conductor del Fiat Uno a detener su marcha”, añadió.