Adicciones: acusan a Moro de tener una “maestría trucha”

UNA INVESTIGACION REVELO QUE NO TIENE TITULO DE GRADO PARA SER MAGISTER

El magíster Roberto Esteban Moro no sería magíster. O en realidad sí lo es pero habiendo accedido a su titulación de una forma cuestionable o incluso irregular. Así se desprende de una investigación que fue llevada adelante por la Asociación Antidrogas de la República Argentina (AARA) en base a fuentes de la Subsecretaría de Adicciones y Salud Mental de La Pampa, y que llegó a conocimiento de LA ARENA.
“Resulta sumamente sospechosa la forma en la cual el actual titular de la Sedronar fue admitido para cursar la carrera de Magíster en Prevención y Asistencia de las Drogadependencias”, sostuvo Claudio Izaguirre, presidente de la AARA. “Como técnico en Estadística, Moro no reunía las condiciones establecidas por la Comisión Nacional de Evaluación y Acreditación Universitaria”, acotó.
“No estamos diciendo que no sea magíster -aclaró Izaguirre-, sino que ponemos en tela de juicio la forma en la cual lo obtuvo. Para que se entienda, está claro que hay una instancia académica que Moro se habría salteado para llegar a su título de posgrado”.
Las pesquisas de la AARA se fundaron en testimonios de trabajadores y profesionales que cumplieron funciones con Moro, cuando éste ocupaba la Subsecretaría de Adicciones de La Pampa y cursaba esta maestría junto a otras personas de la dependencia.
Como cualquier carrera de posgrado, esta Maestría tiene disposiciones y requerimientos específicos que debe acreditar cualquier persona que desee inscribirse. Con respecto a la Maestría en Prevención y Asistencia de las Drogadependencias que imparte la Universidad del Salvador, los requerimientos para ser admitido no difieren en mucho de otras carreras de igual nivel: título de grado correspondiente a una carrera universitaria de 4 años de duración como mínimo, además de reunir otras exigencias de compatibilidad de acuerdo con lo que la Comisión Nacional de Evaluación y Acreditación Universitaria (Coneau) haya aprobado oportunamente.
En su resolución 398/05, la Coneau había observado que el ingreso a esta Maestría se limitara “a los profesionales que posean título de médico, abogado, bioquímico, farmacéutico, licenciado en psicología, licenciado en sociología y licenciado en ciencias de la educación”.
Y en la resolución 1145/13 fijó como requisitos de admisión la exigencia que “el aspirante sea graduado universitario con título de Médico, Abogado, Bioquímico, Farmacéutico, Licenciado en Psicología, Licenciado en Psicopedagogía, Licenciado en Ciencias de la Educación, Licenciado en Sociología, Licenciado en Servicio Social o Licenciado en Filosofía. También podrán ingresar los graduados de otras carreras que la Comisión de Admisión considere como títulos equivalentes”.

Hoy no podría.
Izaguirre, que fue funcionario provincial en el Ministerio de Seguridad, advirtió que “cualquier ciudadano que hoy desee cursar la carrera y no pueda acreditar un título de grado universitario, no es admitido por la Universidad”. Precisamente, la semana pasada un particular que consultó por los requisitos de admisión para 2017 se encontró con esta respuesta.
La investigación de Izaguirre fue validada por Esteban Wood, ex funcionario de la Secretaría -se fue en desacuerdo con los manejos poco claros de Moro-, quien al ser consultado sembró dudas sobre la formación universitaria del pampeano: “Desde los tiempos en los que Moro comenzó a participar del Consejo Federal de Drogas como subsecretario, siempre se presentó como técnico. Y no lo digo en términos peyorativos”.
“Recuerdo que a mediados de diciembre del 2015 -relató Wood-, desde Presidencia de la Nación nos fue solicitado su currículum para preparar la locución del día de su jura como Secretario. En esa oportunidad me hicieron notar la incompatibilidad académica entre una tecnicatura y una maestría. Algo que, hasta ese momento, siempre había pasado inadvertido”.
En la página oficial de la Secretaría de Programación para la Prevención de la Drogadicción y la Lucha contra el Narcotráfico, no figura cuál es el título de grado del pampeano. Solo remite a su título de magíster. “Quizás sea una manera elegante que encontraron para desviar cualquier inquietud”, elucubró Wood.

Compartir