Admiten en Mendoza que el corte del Atuel dañó a La Pampa

EL PRINCIPAL DIARIO CUYANO ADVIERTE QUE, SI PIERDEN, SERA "CARO" PARA ESA PROVINCIA

El diario Los Andes publicó una extensa nota en su edición de la víspera, a tres días de la primera audiencia ante la Corte Suprema. La crónica admite que existe un perjuicio al territorio pampeano y que el riego en el sur mendocino es deficiente. Insisten en que no hay agua para repartir.
“Semana clave para Mendoza en la pelea con La Pampa por el río Atuel” es el título que escogió el periodista Daniel Peralta para la extensa crónica que ayer se ganó la portada en el diario Los Andes, el principal matutino de la provincia cuyana. “El Gobierno, Fiscalía de Estado e Irrigación tejieron la estrategia, que se guarda en secreto para no alertar a la vecina provincia”, añade la nota, respecto a la postura que la provincia vecina llevará ante la Corte Suprema de Justicia de la Nación el miércoles 14 de junio.
Más allá del repaso por los conocidos argumentos mendocinos con los cuales se viene justificando el corte del río Atuel desde mediados del siglo pasado, el artículo deja entrever que el reclamo pampeano tiene asidero. El propio Los Andes asegura en párrafos puntuales que “es posible que nuestra provincia (Mendoza) haya generado un daño” y que “es cierto que aún hay parcelas de pequeños y medianos productores que riegan” de manera ineficiente.

Cartas ocultas.
“El miércoles 14, a las 10, Mendoza se juega una instancia quizá decisiva en su conflicto con La Pampa por la distribución del agua del río Atuel. La cita es con la Corte Suprema de la Nación, en una audiencia de conciliación que seguramente no contendrá argumentos convergentes que permitan un arreglo entre ambas provincias. En estos días se juega al misterio. Se arriesga mucho el próximo miércoles, incluyendo una eventual indemnización a La Pampa por supuesto daño ambiental”, comienza el artículo.
Añade que en el Gobierno de Mendoza, Fiscalía de Estado y Departamento General de Irrigación hay “completo hermetismo” de lo que se va a decir el miércoles. “El misterio indica que hay cartas ocultas”, asegura la crónica. Para el cronista, la estrategia secreta correrá en el terreno de las sutilezas legales.
Tras un breve repaso de los argumentos de Mendoza, aparece, aunque tibiamente, un reconocimiento del perjuicio que La Pampa asegura haber sufrido. “Aunque en Mendoza ni se mencione el hecho, es posible que nuestra provincia haya generado un daño, pero sí se dice a viva voz que ese daño fue evaluado en la sentencia de la Corte Suprema de 1987, pero que hoy la disputa que La Pampa se empecina en mantener viva es apenas una puesta en escena política para agitar un enemigo externo a esa provincia”, dice la nota.

“Es cierto”.
La nota sigue luego dando crédito a uno de los remanidos argumentos de Mendoza: que la puja de las dos provincias, no es más que una “pelea entre secos”. ¿Por qué? “Hoy el Atuel está muy por debajo de su caudal histórico. Según los estudios públicos del Departamento General de Irrigación, al 8 de junio de 2017 el cauce llevaba 13 metros cúbicos por segundo; históricamente ese caudal medio para esta época ascendía a 24 metros cúbicos”, afirma Los Andes.
Y luego llega la otra admisión, aunque luego está matizada con las excusas ya conocidas para los pampeanos. “La Pampa suele indicar que estos datos (NdR: los referidos al bajo caudal) no redimen los posibles desmanejos en el uso del agua de este lado de la frontera provincial. Se señala particularmente el riego dentro de las fincas, realizado en la forma más ineficiente, a manto. Es cierto que aún hay parcelas de pequeños y medianos productores que riegan de esa forma, pero no son todas. Son muchos los emprendimientos que aplican toda la tecnología disponible para mejorar la eficiencia del riego”, sigue la crónica.

Cosa juzgada.
Los Andes menciona estimaciones del gobierno de Mendoza, según las cuales en los últimos diez años se han abandonado 10 mil hectáreas hoy improductivas, debido la baja rentabilidad de las parcelas. Tierras que tienen el derecho de riego, pero que no lo usan.
“Este abandono de tierras es parte de otro argumento defensivo de Mendoza que se ha venido esgrimiendo públicamente -añade LA-. En 1987, la Corte emitió un fallo para arreglar el conflicto: el tribunal dijo que Mendoza puede regar 75.671 hectáreas antes de permitir el paso de escorrentía hacia la vecina provincia. Actualmente, en nuestra provincia se riegan entre 50 mil y 55 mil hectáreas, 20 mil menos de las que autorizó la propia Corte. Es entonces cuando la frase ‘cosa juzgada’ aparece sutilmente en algunas de las manifestaciones públicas de los mendocinos”.

Inversión.
El matutino asegura que en la provincia cuyana confían en que la decisión de la Corte Suprema de hace 30 años sea determinante, justamente porque no se ha podido cumplir nunca, a pesar de que la Provincia desde aquel fallo a la fecha ha invertido más de 150 millones de dólares en obras para mejorar la eficiencia en la distribución del agua.
Detalla que entre 2005 y 2012 Mendoza invirtió 67 millones de dólares en la construcción del canal marginal del Atuel y entre 2007 y 2016, gastó 50 millones de dólares en la red de canales e hijuelas de la cuenca del río.
“Curiosamente la demanda se presentó en 2014, justo cuando Mendoza venía desarrollando la mayor parte de su plan de obras para mejorar la eficiencia de la red de riego. Tal vez sea poco lo invertido, aunque es mucho si se tiene en cuenta los problemas fiscales que soportó nuestra provincia particularmente en los últimos años, y es mucho si se compara con lo invertido por La Pampa del otro lado de la frontera”, opina Los Andes.

Altos costos.
El artículo continuó detallando cómo será la audiencia del miércoles y haciendo un repaso de la historia del conflicto. En el último párrafo, Los Andes deja ver su preocupación por un posible fallo adverso de la Corte: “En la demanda, La Pampa invocó el derecho humano al agua, que se declare el daño ambiental y la Corte ordene la recomposición de ese daño y el pago de una indemnización por los perjuicios. Es un juicio caro si Mendoza lo pierde”.