Advertencias para conducir en la ruta con calor intenso

Debido a las altas temperaturas registradas en esta región, las autoridades de Dirección provincial de Vialidad dieron a conocer una serie de recomendaciones para los conductores de automóviles. ¿El objetivo? reducir los riesgos viales al conducir durante el verano y sobre todo durante la época de festividades. Los receptores de este tipo de recomendaciones deben saber que cuando la temperatura interior del auto supera los 24 grados las capacidades para manejar se ven afectadas independientemente del nivel personal de tolerancia al calor.
“Si sentimos un calor prolongado, durante la conducción, deberíamos disponer de la capacidad de actuación preventiva”, generalizaron. A su vez, enumeraron que los síntomas de calor excesivo son: la aparición temprana del cansancio como así también de la somnolencia y el sueño.
“Se disminuye la capacidad de atención, la asimilación de la información y la agudeza visual con alteración de la percepción de las distancias”, ampliaron. Otros de los síntomas son: el aumento del número y de la frecuencia de las respuestas imprecisas ante los estímulos, y las reacciones más lentas y descoordinadas.

Menos perceptivos.
El calor además “nos hace menos perceptivos: a 23 grados dejaríamos de ver el 3 por ciento de las señales, a 28 grados el 6 por ciento y a 32 grados el 10 por ciento”. Añadieron que las personas “nos volvemos más agresivas y tenemos salidas más rápidas en los semáforos, menos tolerancia con los peatones que aún están cruzando cuando el semáforo se pone en verde como así también mantenemos velocidades inconstantes, pasamos de una velocidad adecuada a otra inexplicablemente alta o inadecuada”.
Algunos de los consejos para reducir los riesgos, por ejemplo, son asegurarse que el conductor esté bien dormido, no haya tomado alcohol, drogas ni otro medicamento con efectos adversos para la conducción como así tampoco que sufra ninguna enfermedad que achique sus competencias, ni que padezca niveles alarmantes de estrés o depresión.
“Si el auto dispone de aire acondicionado o climatizador mantenga una temperatura en el interior del habitáculo entre 19 y 24 grados, evite que el flujo del aire impacte directamente en el pecho y en la cara. Si el vehículo estuvo un largo período expuesto al sol, con las ventanillas cerradas, ventílelo y baje la temperatura antes de iniciar la marcha o en los primeros momentos de iniciada”, completaron.