Alarma por robos reiterados en casas de familia

En un lapso de dos semanas, dos vecinos de esta ciudad sufrieron cuatro robos en sus viviendas particulares. Los episodios generaron preocupación en los damnificados, que se acercaron a esta redacción para relatar lo sucedido y solicitar que se intensifique la tarea policial y judicial para detener los episodios delictivos.
Sergio vive en una casa ubicada en Villa Busto. La morada tiene dos pisos. La noche del miércoles 30 de abril se encontraba durmiendo en su habitación, situada en la planta superior de la morada. En un momento determinado, alrededor de las 3, el hombre sintió movimientos extraños. Segundos después, se activó la alarma de la casa por lo que se levantó para ver qué sucedía. “Vi a un desconocido que entró por una de las ventanas, agarró una campera, un buzo y luego escapó por la misma ventana”, recordó Sergio.
El dueño de la casa radicó la denuncia en la Seccional Tercera. Los efectivos llegaron al lugar, tomaron las huellas digitales y comenzaron su labor de investigación.
Lo particular ocurrió días después en la misma vivienda. El 11 de este mes, a las 4.40, Sergio dormía en su habitación como cualquier otro día. “La alarma se activó, me bajé del piso superior, y vi que un sujeto, muy posiblemente el mismo que me robo días atrás, escapaba por la ventana que estaba abierta y por donde había ingresado”, dijo el entrevistado. El desconocido alcanzó a escaparse con un teléfono celular, una mochila y otros elementos por lo que el propietario de la casa volvió a denunciar el hecho en la Seccional Tercera. Desde la sede policial le informaron que estaban buscando al prófugo. “Me respondieron que iban a incrementar las tareas de patrullaje no obstante, tuve que poner rejas en toda mi casa”, finalizó.

En cinco días.
Fabiana vive en una casa ubicada sobre la calle Isla Soledad en el sector de Zona Quintas, camino a Toay. Y en cinco días, sufrió dos robos. El primer episodio delictivo ocurrió el martes 13 a las 17 cuando la propietaria estaba trabajando. “Me llamó una vecina debido a que escuchó que un auto arrancaba su marcha desde mi casa, por ese motivo me fui de mi trabajo”, rememoró. Amplió que autores desconocidos habían entrado por la puerta balcón de su morada y le robaron un Led de 32 pulgadas y una cartera que no tenía dinero en su interior. En el momento del ilícito, no había nadie en la casa. Fabiana radicó la denuncia en la Seccional Sexta. Los efectivos le preguntaron sí sospechaba de alguien o sí vio movimientos extraños. Ayer, la mujer nuevamente fue víctima de un robo. A las 11.20 estaba trabajando. “Conecté una alarma monitoreada con censores infrarrojos en las aberturas. Desde la casa central de la empresa que colocó estas herramientas, me preguntaron sí necesitaba algún móvil ya que desconocidos entraron a la casa”, expresó. Por esta razón, la dueña se dirigió a su vivienda y descubrió que los sujetos destrozaron la puerta principal (de aluminio) de su morada y luego ingresaron para robarle un equipo DVD, una campera y una balanza. “Cuando radiqué la denuncia, desde las Policía me dijeron que existe una gran cantidad de robos, que no dan abasto y que no tienen los recursos necesarios para afrontar esta situación”, completó.

“Un arma en la cabeza”
Autores desconocidos intentaron robar ayer a la mañana en el interior de la casa de dos policías que viven en el barrio Aeropuerto de esta ciudad. Según fuentes policiales consultadas por este diario, el hecho ocurrió pasadas las 6 cuando dos sujetos encapuchados entraron por un ventanal de un piso superior de una vivienda ubicada en la calle Guevara al 1100. En esa morada reside actualmente un hombre de unos 50 años (policía retirado), de apellido García,
y su hijo de 24 que está en actividad. En la planta baja de la residencia, el efectivo en actividad y su padre comenzaron a forcejear con los individuos. El uniformado menor efectuó un disparo al aire por lo que los encapuchados intentaron escapar y buscaron romper los vidrios del portón del garaje para retirarse. Sin embargo, no lograron darse a la fuga por ese lugar sino que se escaparon por una ventana del piso superior. Los voceros confirmaron que no hubo heridos y que se encuentran buscando a los desconocidos. García dijo públicamente que le pusieron “un arma en la cabeza”.