Alcohol: “El problema está en el exceso”

EN LA ARGENTINA HAY CUATRO MILLONES DE PERSONAS CON PROBLEMAS POR LA BEBIDA

Una médica toxicóloga sostuvo que la bebida en sí “no tiene maldad” sino que, como pasa con todas las sustancias y adicciones, el problema realmente está en lo que los seres humanos hacemos de esto.
Un ranking de consumo de alcohol realizado en el continente durante el pasado mes de mayo dio como resultado que Argentina es el país con mayor consumo de bebidas alcohólicas en América Latina. Los datos recopilados surgieron de un sondeo realizado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) en los cuales se argumentó que nuestro país, con un consumo de 9.1 litros per capita, está ubicada sólo detrás de Canadá (10 litros) y Estados Unidos (9,3 litros). El sondeo reveló además que la bebida alcohólica más consumida es la cerveza. La médica Mónica Nápoli, responsable del área de toxicología del hospital Santojanni de Buenos Aires, aseguró que “en Argentina hay aproximadamente cuatro millones de personas con problemas de alcoholemia” y dejó claro que su preocupación principal está “en los excesos de cualquier sustancia”.
El altísimo consumo de alcohol en Argentina es un problema que preocupa a Nápoli, quien ha tratado con cientos de pacientes que sufren de estos excesos.
“El problema en sí no es la bebida alcohólica sino que, como pasa con todas las sustancias y adicciones, el problema realmente está en lo que los seres humanos hacemos de esto”, dijo Nápoli a Radio Noticias.
Algunas personas pierden la vida por el consumo de alcohol. Otros pierden sus lazos familiares. Otros la salud. Es por esoo que los excesos “hacen que bebidas, como vino o cerveza, que no tienen una maldad en sí mismas, se conviertan en una cuestión peligrosa y mucho más peligrosa en personas que se están desarrollando”.
Es sabido que el alcoholismo, sobre todo en los adolescentes, interfiere en el desarrollo normal del cerebro y el cuerpo. Por esto se mostró mayormente preocupada por “el consumo, la adicción y lo que el joven pierde” más que por la sustancia, ya que la sustancia puede ser, por ejemplo, agua. Pero si una persona “está loca” por el agua y toma, por ejemplo, 12 litros por día, “está en problemas. Es por eso que los excesos, de lo que fuera, son un problema”.

Trece borracheras.
¿Cuándo se considera a alguien alcohólico? Según la OMS, todo aquel que tome 120 cc. de alcohol puro por día, durante más de 15 días seguidos, es considerado alcohólico. Traducido en cantidades de bebida alcohólica es “como tomar más de un litro de vino por día. Dos litros de cerveza por día o un cuarto litro de whisky, o la combinación de bebidas por día”, dijo Nápoli y agregó que esto “depende de la concentración de alcohol que contenga la bebida”. El estudio también dice que una persona es considerada alcohólica cuando sufrió 13 “borracheras” (intoxicación aguda por alcohol) en el año.

Alcohol en jóvenes.
Consultada sobre el porqué de que los adolescentes beban en exceso, la especialista argumentó tener la teoría (no propia, sino compartida con otros profesionales) de que “los adolescentes están muy vulnerables. Están descubriendo el mundo adulto, están descubriendo qué hacer de su vida y muchas veces, en la elección, no saben qué hacer y prueban una y otra cosa, hasta quedarse con la vida que les tocó elegir o no”.
En cuanto a dicho argumento aseguró que este tipo de cosas es sabida por aquellos “que venden”. El que vende droga. El que vende alcohol. Y el que vende un jean, por ejemplo. “Eligen por ellos. Las bebidas de moda, que no salen del entorno familiar, salen de las publicidades que pueden ser de radio o televisión”, aseguró. El tema en cuestión es que, según las publicidades de bebidas alcohólicas, en las que se muestran a chicos con autos lujosos, fiestas en piscinas y personas físicamente “perfectas”, pueden hacer creer que beber se asocia con el divertimento: “que si tomas la vas a pasar bien y vas a ser feliz”, sostuvo.

Excusas.
Para ejemplificar, si se toma en cuenta La Pampa, con sus hectáreas de campo abierto, con terrenos llanos, llenos de horizontes de llanura, tomar bebidas alcohólicas puede justificarse con la intención de paliar la soledad. En cuanto a esto, Nápoli (que trabajó en nuestra provincia) argumentó que cada región tiene una “justificación” para tomar alcohol: “si se buscan excusas vamos a encontrar un montón”, argumentó, pero “nosotros no decimos que ‘no hay que tomar ninguna bebida’. Es lo que las personas hacen con esta situación. Porque intentar solucionar los problemas con drogas o alcohol, es un autoengaño. Es una forma de evadir, de no ver la realidad, de tapar un problema”.