Anularon un concurso en la UNLPam

Era para la cátedra Química Analítica II. El único postulante fue el ex presidente del Colegio Farmacéutico de La Pampa, Miguel Angel Osio. La Facultad votó contra él pero el Consejo Superior le dio la razón.
En un caso poco habitual, el Consejo Superior de la Universidad Nacional de La Pampa anuló un concurso docente luego que el único concursante denunciara una actitud hostil de parte de dos integrantes del jurado. El docente fue Miguel Angel Osio, ex presidente del Colegio de Farmacéuticos de La Pampa. Denunció no sólo hostigamiento de parte de dos jurados externos sino también una incorrecta valoración de sus antecedentes académicos. En la Facultad, le dijeron que no a su pedido de anular el concurso, pero en el Consejo Superior, la mayoría votó a su favor.
El 14 de junio de 2012 se desarrolló en la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la UNLPam un concurso para cubrir un cargo de profesor adjunto regular con dedicación simple en la asignatura Química Analítica II de la carrera Licenciatura en Química. Hubo un único docente inscripto, Miguel Angel Osio, conocido farmacéutico santarroseño con muchos años de desempeño docente en Exactas y Naturales.
El jurado estuvo integrado por Eduardo Jorge Marchevsky, Irma Esther De Vito y Alicia E. Grassano. Los dos primeros no se desempeñan en la UNLPam sino que fueron convocados exclusivamente para este concurso; Grassano sí es docente en la casa pampeana.
Lo que iba a ser un trámite de rutina -teniendo en cuenta que Osio ya se viene desempeñando en esa cátedra y era el único interesado- terminó con polémica. Marchevsky y De Vito sugirieron a la Facultad “la no designación en el cargo” de Osio y que el llamado se declarara desierto. Grassano votó por la designación de Osio.
El farmacéutico impugnó el dictamen de Marchevsky y De Vito. Argumentó que fue un proceso atípico, que no se respetaron los procedimientos y que hubo una incorrecta valoración de sus antecedentes académicos. Lo central fue la acusación de hostigamiento que hizo contra los dos jurados externos.
Los jurados respondieron unos días después. Negaron toda intención de “hostigar, menospreciar y menos desestabilizar emocionalmente al concursante”, afirmaron que “para nosotros también fue un concurso atípico” y advirtieron que “por primera vez el coloquio se realizó antes de la exposición oral”, cuando la norma es a la inversa.
En la resolución que dejó sin efecto el concurso, el Consejo Superior evaluó que “estos aspectos dan cuenta de irregularidades en el proceso concursal”, mientras que la Dirección de Asuntos Jurídicos de la UNLPam advirtió que tanto los miembros del jurado y como el aspirante coincidieron en “ciertas particularidades ocurridas, tanto en la substanciación de la entrevista como de la clase pública”, las que “tornarían anómalo” el desarrollo del concurso y justificarían su anulación.

Superior.
En la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales, la mayoría de los consejeros directivos no atendió al dictamen legal sino que votó contra la impugnación de Osio. Esto implicaba aceptar el dictamen de los jurados externos y, consecuentemente, declarar desierto el concurso.
Ante el traspié en su Facultad, Osio llevó el tema al Consejo Superior a través de un recurso jerárquico. Allí planteó que en vez de declarar desierto el concurso, se anulara el llamado. En este ámbito, la relación de fuerzas se invirtió y la mayoría votó a favor de la resolución 097/2013. Con esta resolución, el máximo órgano dejó sin efecto el concurso docente, que era el planteo realizado por el farmacéutico.