“Armó una operación para presionar”

EL TITULAR DE "LOS IRROMPIBLES" AFIRMO QUE CARRIO NUNCA SE FUE DE UNEN

Leandro Santoro sostuvo que la conducción radical está conformada, en la actualidad, por dos líneas: una encabezada por Ernesto Sanz y otra por Gerardo Morales. “Ambos tienen coincidencias estratégicas pero disidencias tácticas”, graficó.
“Carrió armó una operación para presionar a los radicales y que de esta manera cierren con el PRO”, opinó ayer el titular de la agrupación radical juvenil “Los Irrompibles”, Leandro Santoro, en diálogo con periodistas de Radio Noticias.
El militante afirmó que la fundadora del ARI en ningún momento se fue del frente Unen. “Ella le dijo a los muchachos: si vamos a tener este discurso, a representar a este sector de la sociedad, a construir de manera simbólica un espacio de centro derecha, es absurdo que no se cierre un acuerdo con Mauricio Macri y en eso tiene razón”, expresó.
Para el entrevistado, en la actualidad existe una sociedad política radical conducida por Ernesto Sanz y otra por Gerardo Morales. “Ellos tienen una coincidencia estrategia y una disidencia táctica: la coincidencia es que debía realizarse un acuerdo con la derecha y la disidencia era con quién”, argumentó.
Santoro expuso que a Morales, por las características sociológicas de su provincia, le sirve más el acuerdo con Sergio Massa y a Sanz con Macri debido al tipo de electorado que tienen por ejemplo en Mendoza, Capital Federal y Córdoba.
“Como no se pudieron poner de acuerdo, y se aceleraron los tiempos, tenían dos opciones: o provocar una fractura explícita o bien esperar el año que viene, que fue lo que hicieron”, sostuvo. Y anticipó: “Un sector se va a jugar con Massa y otro con Macri”.

Locura.
Durante el transcurso de la entrevista, Santoro expresó que el radicalismo tuvo muchas actitudes “dignas” aunque los grandes medios de comunicación se ensañaron con el partido centenario. “Nos decían que teníamos vínculos con el kirchnerismo y que carecíamos de una identidad propia”, agregó.
De acuerdo con el titular de “Los Irrompibles”, cada golpe que las corporaciones le daban al radicalismo provocaba un sentimiento de aislamiento. “Y, en algún momento, sentíamos que estábamos a punto de cometer una locura institucional de derogar todo lo efectuado por el próximo gobierno”, dijo.
Indicó que en la política argentina actual, las palabras se vaciaron de significado por lo que cualquiera puede hablar ya que nadie repregunta y todos se van acostumbrando.
“Sin embargo, cuando ocurren este tipo de fracturas todo sale a la luz aunque creemos que el año que viene las cosas se van a simplificar”, expresó.