Atuel, con escasa nieve

ESTIMAN AÑO DE BAJO CAUDAL

Mientras el río Atuel sigue ingresando a territorio pampeano con un buen caudal, el pronóstico nivológico para los próximos meses es poco alentador. La acumulación de nieve en las nacientes de este río es muy baja, y ello hace prever que será un año de bajos caudales.
La novedad se conoció ayer a través de un artículo que publicó en su página web Diario de San Rafael. Allí dice que en los meses críticos del invierno “apenas nevó un 35 por ciento de lo deseado” y que en la Laguna del Atuel solo hay 2 milímetros de nieve “un 0,5% en relación a la media histórica” para ese lugar.
La temporada de nevadas no ha sido benevolente en alta montaña mendocina, donde están las nacientes del río Atuel, y la situación empieza a ser preocupante de cara a la próxima temporada.
Si bien en los meses de invierno se pudo acumular “una buena cantidad de agua en los diques” del sistema de Los Nihuiles, los números empiezan a preocupar y “ya se habla de una nueva profundización de la crisis hídrica en nuestra provincia”, sostuvo Diario San Rafael.

Menos agua.
Aunque aún faltan algunos días para saber el pronóstico oficial del Departamento General de Irrigación, los números no son para nada alentadores por la acumulación nívea en alta montaña, que es casi nula.
Los números del departamento de nivometeorología del Departamento General de Irrigación hablan por sí solos y muestran que ya no queda aguanieve acumulada en la zona.
En el último boletín se muestra que son sólo 2 milímetros los que se miden en la Laguna del Atuel, apenas un 0,5 por ciento de lo que suele ser la media histórica: 415 milímetros para esta altura del año.
Una situación similar se da en la estación de Horcones, donde se acumulan apenas 16 milímetros, un 8 pro ciento del total histórico.
“El pronóstico no es bueno. Hay que adoptar hábitos que permitan cuidar el agua”, explican desde Irrigación.
Los primeros balances del organismo muestran que “en el Sur ha nevado un tercio del máximo de un año normal, por lo que la nieve es de un 35% de lo deseado”, mientras que “en el centro y norte es aún peor; nevó sólo una quinta parte de lo esperado, lo que significa un 20% de nieve”.
Ante este panorama se puede afirmar que habrá menor disponibilidad de agua que en el último año.