“Aún no tenemos auto ni un responsable”

PAMPEANO ATROPELLADO EN RIVERA

Juan Cruz Lo Surdo Sánchez sigue peleando por su vida en el Hospital Penna de Bahía Blanca. El joven pampeano de 20 años que fue atropellado el lunes a la noche cuando hacía autostop a la vera de la ruta 60, en inmediaciones de Rivera, fue intervenido quirúrgicamente y su estado de salud mostró una mejoría.
“Los médicos están esperando ver su evolución para arrancar con la rehabilitación correspondiente. Cuando se sienta bien, le vamos a tomar declaración”, dijo ayer a este diario el jefe del Destacamento Rivera, comisario Oscar Vicente Ortega, quien por primera vez desde lo ocurrido dialogó con la prensa pampeana. Este diario pudo saber también que ayer se comunicó con los padres del herido el secretario de Seguridad de la provincia de Buenos Aires mostrando su compromiso con el esclarecimiento del caso.
Lo más impactante de este episodio es que la persona que embistió al joven se dio a la fuga, lo abandonó y no dejó rastros. Pese al violento impacto, no quedó en el lugar ningún plástico o material que pudo haberse desprendido. Esto -según los investigadores- puede deberse a dos cosas: la naturaleza del plástico utilizado en los vehículos nuevos que muchas veces no se desprende o que el responsable el hecho se haya tomado el tiempo de juntar los restos. Tampoco hay testigos oculares que puedan aportar sobre lo ocurrido.
“Estamos trabajando intensamente en el caso, pero no puedo brindar las pistas que tenemos porque el responsable puede darse a la fuga. Hasta el momento no hay ni persona, ni vehículo, al que podamos señalarlo como el autor del hecho”, indicó Ortega. Y agregó: “Por otra parte quiero decir que a los familiares del chico les avisamos nosotros, apenas tomamos conocimiento de lo ocurrido. Estamos en permanente comunicación con ellos”.

Llamado.
Otra de las puntas del caso es la declaración de un camionero que, supuestamente, llamó a la policía para avisar que había un joven en la ruta 60 en actitud sospechosa. Cuando los policías fueron a ver qué pasaba, se encontraron con el cuerpo lastimado de Lo Surdo: dos piernas rotas, un hematoma cerebral, y golpes por todo el cuerpo.
“Al camionero ya se le tomó declaración. Estamos armando este rompecabezas y la verdad que no es nada fácil. Hicimos un relevamiento de todos los campos cercanos donde existe personal y de los vehículos en los que circulan habitualmente por esos caminos. También trabajamos sobre los locales que venden autopartes y los talleres mecánicos y verificamos las cámaras de seguridad de Pigüé, Guaminí y Macachín. Las estaciones de servicio también pueden ser claves dado que en esos lugares de paso suele haber sistemas seguridad”, concluyó Ortega. En las tareas de investigación están colaborando la Unidad Regional I de La Pampa y efectivos de la Comisaría Departamental de Guaminí.