¿Baja de la soja afectará a firmas pampeanas?

BIODIESEL

Las dos empresas que producen biodiésel en La Pampa, Enresa de Catriló y Pampa Bio de General Pico, todavía no han sentido la caída en la rentabilidad como en otros puntos del país, aunque aclararon que pueden quedar “muy ajustados” en poco tiempo ante la falta de readecuación de la fórmula del precio del producto y la caída de los valores del aceite de soja.
La Cámara de Empresas Pymes Regionales Elaboradoras de Biocombustibles (Cepreb) piden en un comunicado al gobierno nacional que se actualice la fórmula que se aplica para determinar el precio del biodiésel. Es a raíz de los costos laborales que suben, los altos costos de los fletes y el precio del petróleo que baja y que torna poco competitivo al biodiésel. Hasta hablaron de que hay tres plantas que pararon la producción y que otras podrían seguir el mismo camino.
El vicepresidente de Enresa, Tomás Lorda, aseguró a LA ARENA que “nosotros, con Pampa Bio, estamos trabajando muy bien, a plena capacidad”, aunque aclaró que por como está el sector “podemos estar muy ajustados en poco tiempo” y que “se va a complicar cada vez más en la medida que baje el precio del aceite de soja”. Actualmente las plantas pampeanas ocupan directamente entre 80 y 90 personas en la producción y otras tantas de manera indirecta.
Lorda explicó que “la forma en la fijación del precio es lo que ajusta los márgenes, porque no reflejan bien los costos del sector ya que le da más preponderancia de la que le corresponde al aceite crudo de soja que está bajando, empujado a su vez por el precio en baja del petróleo que compite con él. El valor del aceite de soja está bajando y va a seguir bajando en el corto plazo”.
“Lo difícil es lo que puede venir, hay plantas que han parado la producción, pero eso no ocurre en La Pampa. Pero la situación se va a complicar”, destacó.

En el país.
La Cámara de las Pymes que elaboran biocombustibles en el país indicaron en un comunicado que “ante la nueva publicación de los precios para el biodiésel, por parte de la Secretaría de Energía de la Nación, Cepreb manifiesta su preocupación pues la fórmula que dicha autoridad de aplicación utiliza continúa siendo inadecuada en relación a los costos que el sector debe afrontar con los riesgos que significa ser empujados a transitar el camino de la rentabilidad negativa”.
“Los precios publicados -explicaron- no son representativos de los gastos del sector. La fórmula que se utiliza no refleja fielmente los costos pues hay demasiada ponderación del crudo de soja, en tanto hay una serie de costos relacionados a la producción del biodiésel que no son contemplados, y que han subido al ritmo del dólar pues son importados, y al ritmo de la inflación, como lo es la mano de obra”.
“La baja del precio del crudo de petróleo se ha transformado también en un problema para el sector pues exige una baja del precio del aceite de soja para que el biodiésel adquiera competitividad en el mercado internacional, lo que perjudica notablemente al sector local. Con esta fórmula, en esta coyuntura, y con estos valores del aceite de soja el escenario se ha tornado complejo para el sector Pyme del biodiesel”, indicó el documento.

Documento.
La Cepreb advirtió que “de continuar este desfasaje entre precio y costos de producción muchas empresas se sumarán a las tres empresas que ya han paralizado su producción. Paralizar producción significa poner en riesgo las 2.500 fuentes de trabajo directas que genera el sector, así como el debilitamiento del sostén y desarrollo de las economías regionales.
Más allá de que las estructuras de costos de las Pymes no son uniformes debido a factores tales como la ubicación de las plantas elaboradoras, los fletes, la disponibilidad de aceite crudo, etc, ninguna de ellas es ajena al riesgo que significa continuar con una fórmula que, por no reflejar la realidad de los costos, priva al sector de rentabilidad con las consecuencias negativas que esto implica en un futuro próximo”.
La Cepreb exigió además el cumplimiento de “una vieja demanda como lo es la pronta readecuación de la fórmula para la determinación del precio del biocombustible. Urge una respuesta por parte del Estado Nacional para evitar que las empresas entren en una zona de rentabilidad negativa. Los productores no pueden sostener esta situación por mucho tiempo y el desenlace es el que nadie desearía pues implica paralización de plantas, con lo que socialmente eso conlleva”. Y recordó que “el sector ya vivió una experiencia de este tipo y no desea que la misma se repita pues todos pierden: empresarios, trabajadores directos e indirectos, pierde el país”.