Baraldini ya tiene arresto domiciliario

CON PULSERA ELECTRONICA, EX JEFE DE POLICIA SE DEDICA A LEER Y A PINTAR

El ex jefe de la Policía pampeana durante la última dictadura, Luis Enrique Baraldini, pasa estas horas en la vivienda de una de sus hijas, dedicado a la lectura y también muchos momentos frente a un lienzo y con una paleta de pintura en uno de sus manos dibujando distintos motivos.
El jueves, en horas de la siesta, Baraldini se instaló en Cervantes casi Avenida San Martín Oeste, en el domicilio de su hija Sandra, gozando de arresto domiciliario, pese a que esa medida fue apelada por la querella.
El requerimiento no tiene efectos suspensivos, según consideró el Tribunal Oral en lo Criminal Federal de esta capital, por lo que el ex militar pudo no obstante -eso sí munido de una pulsera electrónica como ordenó la justicia para otorgarle el beneficio- dejar la Colonia Penal Unidad 4.
Frente al domicilio no hay guardia policial alguna, y precisamente el dispositivo electrónico es para evitar que pudiera fugarse.

Domiciliaria, pero en duda.
El abogado de Baraldini, Pedro Mercado, había solicitado que por su edad (79 años) le otorgaran el arresto domiciliario, pero con posterioridad hubo una presentación de los abogados querellantes en el juicio por la Subzona 14 II, pidiendo que no se le otorgue el beneficio.
Los querellantes argumentaron que el ex policía estuvo prófugo durante años, en los que logró evitar el juicio de 2010 donde fue condenado un grupo de represores pampeanos, hasta que fue capturado en Bolivia en el año 2011. Actualmente, Baraldini afronta cargos por asociación ilícita, secuestros y torturas en perjuicio de 214 víctimas.
El Tribunal Oral Federal no obstante concedió la domiciliaria al imputado, pero existe la posibilidad que la Cámara Federal de Casación Penal revierta la medida.

Pulsera electrónica.
El mismo organismos judicial otorgó el 22 de septiembre el beneficio a Baraldini por tener más de 70 años, aunque el arresto domiciliario no se efectivizaba porque el TOF había dispuesto que le fuera colocada una pulsera electrónica que llegó recién esta semana enviada por el Ministerio de Seguridad de la Nación.
La resolución contó con la firma de Marcos Aguerrido, presidente del TOF, y el conjuez José Mario Triputti. En tanto su par Pablo Díaz Lacava votó en disidencia, entendiendo que no está firme el fallo de Casación que le otorgó a Baraldini el arresto domiciliario.

El martes sigue el juicio.
El Tribunal Oral Federal continuará el próximo martes el juicio por la Zona Subzona 14 II, en el que Baraldini es uno de los imputados y tiene la obligación de estar presente en cada audiencia que se desarrolla en el Colegio de Abogados de esta capital provincial.
En la próxima audiencia serán considerados hechos acontecidos en la localidad de Jacinto Aráuz durante la dictadura militar.