Bienes con “valores de origen”

LA PROVINCIA SIGUE PUBLICANDO DDJJ "MENTIROSAS"

Herencia de los tiempos en que el Tribunal de Cuentas de la provincia de La Pampa estaba en manos del abogado Natalio Peres, la presentación de declaraciones juradas de bienes por parte de los funcionarios pampeanos sigue siendo muy poco útil a los fines de transparentar el manejo de la cosa pública.
En el Boletín Oficial del 10 de junio se publicó un listado con los funcionarios que presentaron sus declaraciones juradas de bienes, en el que puede apreciarse que los patrimonios declarados están sustentados por los valores de origen de los bienes y no por los reales.

Gabinete.
El gobernador Carlos Verna presentó una declaración jurada en donde dice que tiene activos por 2.114.150,69 de pesos y pasivos por 298.422,60 pesos. Junto con él, en el listado aparecen varios miembros de su gabinete: Julio Bargero, ministro de Obras Públicas, con 1.402.145,00; María Cristina Garello, de Educación, 1.562.911,74; Ricardo Moralejo, de la Producción, 5.022.882,90; Rubén Ojuez, Salud, 731.661,89; Juan Ramón Garay, secretario general de la Gobernación, 1.395.484,43; Antonio Curciarello, secretario de Derechos Humanos, 1.512.514,50; Rodolfo Calvo, secretario de Asuntos Municipales, 558.002; Liliana Robledo, secretaria de la Mujer, 169.161,43; Javier Schlegel, secretario de Recursos Hídricos, 500.000; y Adriana Maggio, secretaria de Cultura, 103.695,50.

Los más altos.
El más acaudalado de los funcionarios públicos es Carlos Pessi, director del Banco de La Pampa, quien declaró bienes por 22.258.455,44 pesos. Se trata de un reconocido empresario de la ciudad, que alguna vez ocupó una banca como diputado provincial por el radicalismo.
Lo sigue Mauricio Bagliani, un auxiliar del bloque de Propuesta Federal (PRO), con un patrimonio declarado de 13.685.206,5. El tercero entre los que más declararon está el ex intendente de Santa Rosa, Luis Larrañaga, con 8.390.386,35 pesos. El bioquímico se desempeña actualmente como coordinador del Cepic.
Más abajo, en un rango de patrimonios que oscila entre los 5 y los 6 millones de pesos están Enrique Fiorucci, asesor de la Presidencia de la Cámara de Diputados; Hugo Pérez, director de Pampetrol en representación de la bancada del Frepam; y el ministro Moralejo, citado arriba.

Diputados.
Entre los 19 legisladores que ya presentaron sus declaraciones juradas, el ranking lo encabeza la piquense Patricia Testa (Frepam), con 4.521.698,34 pesos, seguida por Roberto Robledo (PJ), 2.348.680,39; María Josefina Díaz (PRO), 1.503.999; Facundo Sola (PJ), 1.354.699,60; Maximiliano Aliaga (Propuesta Federal), 1.039.231; Jorge Lezcano (PJ), 925.157,73; Stella Maris Colla (PJ), 858.323,87; Espartaco Marín (PJ), 828.798,29; Marcela Coli (PJ), 816.860; Osvaldo Sabarots (Frepam), 803.049,93; Rodolfo Calvo -hijo- (PJ), 725.745,28; Ricardo Consiglio (Frepam), 624.114,86; Alicia Mayoral (PJ), 598.664; José Luis Vendramini (Frepam), 459.416,80; Adriana Leher (PRO), 448.355,09; Eduardo Tindiglia (Frente Pampeano para la Victoria), 400.289,72; Lucrecia Barruti (PJ), 322.052,65; María Soledad Sciu (PJ), 316.723,43; Claudia Godoy (PJ), 278.624, y Carina Pereyra (PJ), 115.327,29.
Los valores declarados en la mayoría de los casos no alcanzan los precios de mercado que tiene una vivienda sin demasiado lujo. Sin embargo, las autoridades competentes siguen sin tomar nota y mantienen vigente el sistema de presentación de DDJJ instaurado en 2003, por decisión del presidente del Tribunal de Cuentas de entonces, Natalio Peres, quien años después sería destituido del cargo por su mal desempeño.
Hasta aquella modificación, los funcionarios tenían la obligación de declarar sus viajes familiares al exterior y también de renovar sus presentaciones cada vez que el patrimonio creciera el 20 por ciento. En la actualidad, solo se publican los activos y pasivos (deudas) de los funcionarios públicos, pero lo peor de todo es que el valor de los activos se consigna con el valor de origen, es decir, el que tenía cuando fue adquirido.

Compartir