Bronca entre los socios del Club Santa Rosa

Hay una oferta de 250 mil dólares al Club Santa Rosa por cuatro hectáreas sobre la ruta 5. Pero insólitamente continúan a nombre del ex presidente Miguel A. Gómez, uno de los que lo estafó.
Sorpresa, incredulidad e indignación son algunas de las sensaciones que despierta el millonario desfalco a que fue sometido el Club Atlético Santa Rosa. Hace algunos años vendió parte de su estadio “Mateo Calderón” y su céntrica sede en pleno centro de la ciudad en una suma muy importante y hoy está prácticamente en la ruina.
La administración fraudulenta que llevaron adelante Miguel Angel Gómez, Jorge Sánchez y Raúl Talmón, quienes fueron presidente, secretario y tesorero de la entidad respectivamente, hizo que aquella opulenta suma se esfumara.
Los tres, mediante un juicio abreviado, fueron condenados en el fuero penal a tres años de prisión en suspenso. Pero las causas civiles se siguen sustanciando, y naturalmente los honorarios de los abogados que participan, o participaron, siguen creciendo.
En los últimos días se ratificó que el ex presidente Gómez ofreció por medio de sus abogadas -María Cecilia Martiní y Anahí Brarda- “devolver” 30 hectáreas. Pretende además que la entidad desista de toda actuación judicial en su contra; y que se haga cargo de pagarle a todos los profesionales que actuaron en los juicios que se llevaron adelante (en total cuatro contando el penal).

“No cobrar con parte del botín”
Es decir que con la venta de parte de esas 30 hectáreas debiera atenderse la petición de Brarda y Martiní -75 mil dólares-, pagarle a los integrantes del fideicomiso José Luis Moslares, Leopoldo Bonaveri y Hugo Zorzi; a los abogados Román Molín, Sergio Sánchez Alustiza (tiene reconocido $ 40.000, pero se le deben regular más honorarios), Federico Luis Moslares, Carlos Reale y Laura Cagliolo. No está considerado en ese “paquete” la deuda consolidada con Sergio Luis Montero a quien le “robaron” de un campo lindero una capa importante de tierra fértil a quien le corresponden $ 140.000, y los honorarios de Mirtha Lilia Martín Alí por unos $ 30.000..
Martín Alí desde ya planteó que pedirá el remate de lo que queda de los terrenos. Cuando dialogó el sábado con LA ARENA la profesional había dicho que “yo no quiero que me paguen con parte del botín”, y se quejó de que el Fideicomiso no cumple con el objetivo para el que fue designado. “El club tiene hoy 30 socios y sólo se practica fútbol, pero no puede sostenerse de ninguna manera”, opinó.
También planteó que el contador Bonaveri “hace muchos meses que no presenta un informe tal cual es su obligación. Por eso voy a proponer que se venda lo que queda del estadio Mateo Calderón para cumplir con todos los compromisos”, ratificó.
Sostiene además que el Organo Fiduciario no cumplió con los objetivos planteados al momento de ser designado para administrar el Club Atlético Santa Rosa.

Ex dirigentes preocupados.
Ayer un ex dirigente albo se mostró apesadumbrado por la situación y dijo que “no se vislumbra otra solución” que aceptar la propuesta de Gómez, aunque increíblemente el club sería sometido a una nueva exacción: tendría que pagarle a todos. Como si fuera culpable de la cuestión. Increíble pero real.
Roberto Paz, ex presidente, recordó que en principio Gómez ofreció 5 hectáreas, “como lo rechazamos ofreció 10, y ante una nueva negativa terminó ofreciendo 30”.
Las tierras donde se levantó el estadio “Mateo Calderón” fueron compradas por el club en 250 pesos de entonces. Fue entre la presidencia de Amado Felice y Antonio Nemesio cuando se concretó aquella compra.
El escribano Nemesio, presidente de Santa Rosa en diversos períodos, consultado ayer dijo estar “muy triste por el vaciamiento” a que fue sometida la entidad, y recordó que si bien Mateo Calderón no fue nunca presidente del club, “trabajó muchísimo en su condición de secretario” y por eso el estadio lleva su nombre.
Nemesio también se mostró preocupado porque durante el fideicomiso se aumentó el pasivo, y se lamentó porque “parecen haberse perdido algunos códigos. Me pregunto qué es lo que administró el fideicomiso” si no hay nada para administrar. Además destacó que hay “algunas incompatibilidades manifiestas” que hoy no parecen llamar la atención.

Una oferta.
En tanto la abogada Mirtha Lilia Martín Alí pretende la venta del Mateo Calderón, el Fideicomiso preferiría atender una oferta de 250.000 dólares que hay sobre cuatro hectáreas ubicadas sobre la ruta nacional nº 5. Junto a la cancha, otras tres hectáreas, que está detrás, están siendo utilizadas por el Club Santa Rosa. Hay un pequeño problema: esas siete hectáreas siguen escrituradas a nombre de Miguel Angel Gómez. Increíble, pero real.