Comenzó el juicio contra Shaab por la muerte de una joven embarazada

“Se va a demostrar que Schaab puso todas las condiciones de riesgo escandalosamente para que esto pasara. Tuvo un único designio que era la prueba de velocidad, su interés era ganar esa carrera, su carrerita”. Con esas palabras el fiscal Máximo Paulucci, dio inicio a la primera audiencia del juicio que se le sigue a Franco Emiliano Schaab por haber matado en un siniestro vial a María de los Milagros Visenz, una joven de 24 años que estaba embarazada de 6 meses. El hecho que se juzga desde ayer en el Centro Judicial de Santa Rosa ocurrió el 5 de febrero del año pasado, cuando el acusado iba al mando de un Peugeot 307 (propiedad del abuelo de su novia, que iba como acompañante) cuando al llegar a la intersección de Circunvalación Santiago Marzo y Brasil impactó violentamente al Fiat Palio (color rojo) en el que viajaba Visenz rumbo a su trabajo en el estudio Moslares. El choque fue tan brutal que la muchacha salió despedida del habitáculo y murió en el acto.
Además del imputado, declaró Matías Segurado, pareja de Visenz, quien dio detalles sobre la relación que mantenía con la joven desde que ambos eran adolescentes y todo lo que le costó sobrellevar la muerte de su compañera.
También brindaron su testimonio un hombre que fue testigo directo del siniestro y una de las voces más valoradas por la fiscalía y otras dos personas que indirectamente tuvieron contacto con el hecho: el propietario de un taller cercano al lugar del siniestro y una mujer que se acercó al lugar minutos después del impacto. Asimismo brindó su testimonio un técnico encargado de la semaforización de la ciudad.

Cargos.
Los fiscales Máximo Paulucci y Oscar Cazenave están convencidos de que Schaab iba corriendo una picada y que sabía los peligros que acarreaba su conducta al volante. Al comenzar el juicio señalaron que el muchacho iba por lo menos a 102 kilómetros por hora y que pasó dos semáforos en rojo. Por ese motivo solicitaron ayer que el caso sea considerado como de “homicidio simple con dolo eventual en concurso real con el delito de participación en pruebas de velocidad ilegal”.
La querella (los padres y la pareja de la fallecida) representada por Mario Aguerrido, fueron un poco más allá en la solicitud de la carátula: pidieron que el hecho sea considerado como “homicidio con dolo eventual con existencia de dos víctimas fatales”, entendiendo que Visenz esteba embarazada al que le sumaron el delito de “aborto”.
Para hoy se espera que declaren dos peritos de la policía que realizaron oportunamente las planimetrías y las pericias de velocidad. Es altamente probable que se realice una inspección ocular para observar un situ la sincronización de los semáforos.

“Perdón de todo corazón”
El joven acusado (que tenía 18 años cuando provocó la muerte de la muchacha) hizo uso de la palabra aunque no habilitó las preguntas de la fiscalía y la querella. Dijo sentirse “muy dolido” por lo que ocurrió y pidió “perdón de todo corazón” a la familia de la víctima. Señaló que no tuvo “intención de matar a una persona”.
Además dio detalles sobre los instantes previos al siniestro e indicó que no pasó ningún semáforo en rojo y que no corrió ninguna picada, en contraposición a lo que indicaron los fiscales Máximo Paulucci y Oscar Cazenave.
Su defensor, el abogado Martín Mendiara solicitó al juez Andrés Olié la absolución de su defendido y dijo que en todo caso el hecho debe ser considerado como caso un “homicidio culposo en accidente de tránsito”.

¿Sienta un precedente?
El caso en el que está involucrado Schaab puede sentar un precedente en la jurisprudencia provincial porque es la primera vez que se considera a un siniestro vial bajo el tipo penal de “homicidio con dolo eventual”. En caso de comprobarse la responsabilidad del joven, el juez lo enviaría directo a la cárcel ya que el delito no es excarcelable y tiene una pena de 8 a 25 años de prisión, lo mismo que el homicidio simple.

Compartir