Condenado una semana después

JOVEN LE ROBO LA MOCHILA A OTRO. LE UNIFICARON LA PENA

El juez de audiencia, Carlos Mattei, condenó a Diego Adrián Rivero a dos meses de prisión efectiva por ser autor del delito de robo simple en grado de tentativa (artículos 164 y 42 del Código Penal), le revocó la condicionalidad de una pena anterior y le unificó ambas en una pena única de un año de prisión de efectivo cumplimiento. A su vez le mantuvo la prisión preventiva hasta que el fallo quede firme.
La investigación se inició el 23 de abril por el procedimiento de juicio directo y concluyó el viernes, apenas una semana después del hecho delictivo, con la sentencia de Mattei, a través de un juicio abreviado convenido entre el fiscal Facundo Bon Dergham, la defensora oficial Mariel Annecchini y el imputado, un jornalero de 20 años, quien admitió su culpabilidad.
En el legajo se dio por probado que el viernes 22 de abril, a las 16, Rivero le sustrajo una mochila a un joven de 18 años, a quien tomó por la fuerza y lo hizo caer al piso. Después se escapó pese a la resistencia de la víctima. En la huída arrojó la mochila al ver que era perseguido por la policía. Inmediatamente fue detenido en cercanías de Callaqueo y Quinquela Martín, lugar del intento de robo.
Las partes acordaron una sanción de dos meses de efectivo cumplimiento, pero terminaron pidiéndole una pena de un año al unificarla con otra sentencia del 3 de marzo. En esa oportunidad Rivero fue condenado a cuatro meses de prisión en suspenso por el delito de robo simple en grado de tentativa (entró a una casa, se apoderó de una pava eléctrica y fue aprehendido cuando huía) y se le unificó la pena con otra anterior a seis meses en suspenso por robo simple, del 16 de febrero de 2016 (sustrajo una moto después de pegarle una trompada a su dueño, siendo detenido a pocas cuadras), en una pena única de diez meses de ejecución condicional.

Intervención.
“Se ha probado que el imputado, al momento del cometer el hecho y previo a darse a la fuga, fue observado por el sargento Héctor Pérez, quien concurrió al lugar alertado por vía radial. Si bien no lo pudo demorar, advirtió que se trataba de Rivero y comunicó dicha circunstancia, lo que permitió que el cabo Mauro López Ramírez posteriormente lo demorara”, indicó Mattei en el fallo. Y agregó que “se determinó que Rivero, de manera consciente y voluntaria, se apoderó mediante el uso de la fuerza de la mochila, debiendo arrojarla, sin poder disponer libremente de ella y de los elementos que había en su interior, por la oportuna intervención del personal policial”.
El proceso duró apenas una semana. Al día siguiente del hecho, el sábado 23, se le asignó el caso a Bon Dergham. Este inmediatamente solicitó que se apliquen las normas del juicio directo porque el imputado fue sorprendido in fraganti y la Oficina judicial fijó para el lunes 25 la audiencia de juicio directo, que estuvo a cargo del juez de audiencia, Daniel Sáez Zamora. El martes, la fiscalía y la defensa convinieron el abreviado y Mattei fue sorteado como el juez que dictaría la sentencia. El miércoles, Mattei realizó la audiencia de visu, admitió el abreviado y la Oficina Judicial fijó para el viernes 29 la audiencia para la lectura del fallo.