Convocan en escuelas para la “Reina de la Primavera”

PROVINCIA SIGUE FOMENTANDO LOS CERTAMENES DE BELLEZA

El próximo 5 de septiembre se realizará en Santa Rosa la Fiesta Provincial del Estudiante 2015, y como cada año, se elegirá a la reina local que viajará a Jujuy para disputar la corona nacional con adolescentes representantes de las demás provincias. El evento es organizado por la Secretaría de la Juventud y el Club Estudiantes y cuenta además con el apoyo del Ministerio de Educación. Todo la fiesta será televisada por Canal 3 para toda la provincia, incluso el habitual desfile de las jovencitas que representan a distintos colegios en ropa informal y vestidos de noche.
La mayoría de las postulantes en La Pampa serán premiadas por un jurado -aunque algunos funcionarios les cueste asumirlo- por su belleza física. El punto es este: ¿Es correcto que el Estado Provincial, a partir de sus distintas carteras, fomentar y destinar fondos a un certamen de belleza? ¿Qué valores son los que se transmiten en este tipo de competencias y que consecuencias generan al interior de las instituciones educativa? ¿Es correcto que desde las escuelas se sigan fomentando este tipo de actividades? ¿No se podría suplantar el certamen de belleza por un premio a los y las jóvenes por su compromiso social en lugar de galardonarlos por su apariencia?
Sobre la organización de la Fiesta del Estudiante, la ministra de Cultura y Educación de La Pampa, Jacqueline Evangelista, dijo que “el evento es organizado por la Subsecretaria de Juventud y el Club Estudiantes” y que el Ministerio “solo habilita a los promotores del evento a que puedan invitar a participar en los colegios”.
“La verdad me gustaría que se estén trabajando otras cuestiones desde el secundario, porque las mujeres tenemos otras condiciones -más que las estéticas- para destacar. Personalmente me resisto a los concursos de belleza, por más que formen parte de una tradición”, dijo Evangelista a LA ARENA. Los recaudos que año a año envía la Ministra para el evento, y que según ella misma “no suelen ser tenidos en cuenta”, pueden leerse en el recuadro aparte.

Secretario.
Al contrario de lo que informó Evangelista, el secretario de Juventud, Deportes, Recreación y Turismo Social de La Pampa, Araldo Eleno, dijo que “el evento lo organiza el Club Estudiantes”, que “los fondos salen del Ministerio de Educación” y que “la Dirección de Juventud solo aporta la logística”.
-¿Le parece que el Estado puede estar patrocinar un concurso de belleza para adolescentes?
-No es solo belleza lo que se evalúa, sino también la elegancia, la simpatía, el compañerismo. Este certamen ha cambiado mucho y por ejemplo, si hay un empate entre dos chicas todo se define con una evaluación sobre cultura general de la provincia. Yo ya hace años que no soy jurado, pero puedo decir que ya no es lo que era antes. Por ejemplo ahora las chicas ya no desfilan en Bikini.

Tradición.
El año pasado, este diario consultó sobre los certámenes de belleza al secretario de Turismo de La Pampa, Santiago Amsé, en el marco de las fiestas provinciales que se avecinaban. El funcionario dijo estar “completamente de acuerdo con estas tradiciones”. Da la impresión de que la elección de reinas siguen imponiéndose por el solo peso de la tradición. “No creo que esté mal elegir una reina, es una tradición. Hay gente que no le gusta la doma porque se usan animales, pero es una tradición y yo no lo voy a discutir. Hay familias enteras que respaldan a una chica cuando se postula e incluso ven en los certámenes la posibilidad de que se inicie en el modelaje. El caso de Pampita es un ejemplo, que comenzó siendo Reina Nacional del Estudiante”, agregó Amsé.
-¿Pero no le parece que desde estos concursos se favorecen ciertos estereotipos sobre las mujeres que terminan por cosificarlas?
-Creo que se está exagerando un poco. En la fiesta de la vendimia eligen el mejor vino y en la fiesta del poncho el mejor poncho. Si estás promocionando un restaurant, ponés un buen plato de comida y si hacés la publicidad de una peluquería no ponés a un pelado. Las imágenes sirven para promocionar las fiestas y no creo que esté mal premiar la belleza femenina para que te represente.

La experiencia de Chivilcoy.
El año pasado, Chivilcoy hizo punta con una legislación en pos de los derechos de la mujer. Por una amplia mayoría, el Concejo Deliberante de esa ciudad bonaerense aprobó una ordenanza que prohíbe los concursos de belleza en las fiestas populares que organiza el municipio. Esto por considerar que ese tipo de certámenes “refuerzan la idea de que las mujeres deben ser valoradas y premiadas exclusivamente por su apariencia física, basada en estereotipos”, que son “una práctica discriminatoria y sexista” y que “expresamente representan actos de violencia simbólica e institucional contra mujeres y niñas”.
La resolución del Concejo, lejos de lo que se pensaba, tuvo un amplio reconocimiento social y, según fuentes de la Secretaría de Derechos Humanos de la CTA -promotores de la ordenanza-, más del 70 por ciento de los chivilcoyenses estuvieron de acuerdo con la medida. De esta forma, la ciudad bonaerense es la primera en el país en adoptar una resolución de este tipo.
La normativa ordena también que el concurso de belleza históricamente celebrado en ocasión de las fiestas por el aniversario de la fundación de Chivilcoy sea reemplazado por una convocatoria que reconozca a “personas de entre 15 y 30 años que, en forma individual o colectiva, se hayan destacado en actividades solidarias tendientes a mejorar la calidad de vida de barrios de esta ciudad o localidades de campaña del partido.
Para el nuevo certamen, las y los candidatos serán propuestos por centros de estudiantes, establecimientos educativos, sociedades de fomento, clubes deportivos, centros culturales y entidades de bien público.

“Exposición sexualizada”.
Ivanna Lorena Bunge, la especialista en violencia de género, trata y explotación sexual que además es mediadora comunitaria en Santa Cruz, estuvo ayer por la tarde dando una charla en el comité radical de Toay. En ese marco, LA ARENA aprovechó para consultarle sobre los certámenes de belleza que son habituales en las fiestas populares argentinas, y que tensionan el avance que la sociedad ha tenido en materia de los derechos de la mujer.
“Los concursos de belleza favorecen un estereotipo que no es el común, y sirven además para cosificar a las mujeres, se las exhibe como una mercadería a disposición de una mirada absolutamente machista. Además, en la mayoría de los casos, las postulantes son adolescentes y las condiciones de participación obliga a que las chicas adopten una actitud que no es normal. Por el contrario, cuando se elige al ‘mister facha’ o ‘mariposón’ no vemos a chicos mostrando su cuerpo en traje de baño o exhibiendo su cuerpo como lo hacen las chicas. Los adultos no podemos fomentar una exposición sexualizada de menores. Y mucho menos puede hacerlo el Estado”, dijo Bunge.

“Se las elige por lindas”.
En la carta que la ministra de Educación le envió al subsecretario de Juventud, Deportes, Recreación y Turismo Social, Araldo Eleno, se “sugiere coordinar con el Consejo de la Mujer espacios de reflexión sobre temáticas de género para aportar nuevos enfoques en estas instancias que forman parte de las tradiciones de nuestra sociedad” al mismo tiempo que “se autoriza a los representantes que usted designe a visitar las Instituciones Educativas de Nivel Secundario de la Provincia, con la finalidad de promocionar y difundir el evento citado, los días 4 y 5 de septiembre”. También se “pone a disposición profesionales del Programa de Educación Sexual Integral de este Ministerio”.
-¿Se tienen en cuenta las recomendaciones del Ministerio?
-Nosotros lo hacemos todos los años, pero lamentablemente no son muy tenidas en cuenta. Siempre el criterio es el mismo: a las chicas se las elige por lindas-, dijo a LA ARENA, Mónica Dell’Acqua, subsecretaria de Educación de La Pampa.

“Es cosificar a la mujer”.
La vicegobernadora de La Pampa, Norma Durango, se encontraba viajando a la ciudad de Buenos Aires, ayer por la tarde, cuando este diario la consultó sobre la inminente realización de los concursos de belleza que tienen lugar el Día del Estudiante. La actual candidata a senadora de la Nación por el Partido Justicialista aseguró que en la provincia todavía no se han presentado proyectos de ley u ordenanza como el de Chivilcoy.
“Me he negado sistemáticamente a ser jurado de los festivales de belleza y, es más, a todas las fiestas provinciales donde voy, cuando eligen la reina, me levanto y me voy. Es cosificar a la mujer, es un tema que a la larga se viene. En el mundo hay muchos cuestionamientos. Hemos sido pioneros en Argentina en estos cuestionamientos. Yo entiendo las tradiciones y las costumbres, pero hoy, con los avances que hemos tenido las mujeres en todos los sentidos, políticos, laborales y demás, seguir manteniendo estos concursos nos retrasa”, afirmó.
Para la también presidenta de la Cámara de Diputados son las mujeres las primeras que deben embanderarse para cuestionar los certámenes donde se premia la apariencia. “Las mujeres tenemos más valores que la belleza”, opinó.
Inmersa en el proceso electoral en curso, la candidata consideró que la perspectiva de género, a pesar de los casos de violencia contra la mujer que se conocen a diario, no está muy instalada en la agenda política. “En la Cámara he peleado no digo en soledad, porque he tenido varias diputadas que me han acompañado, pero es un tema que tendremos que ir pensando en las próximas gestiones, porque hay que instalarlo con mucha más fuerza. Todos los días estamos viendo casos de femicidios, de violencia de género, y es muy preocupante. Si llego al Senado, seguramente voy a trabajar en estos temas”, afirmó.