Denuncian apremios en la Primera

Clemente Sánchez (38) se acercó ayer a la redacción de este diario para denunciar a efectivos de la Seccional Primera, luego de que el sábado a la tarde-noche lo detuvieran sin motivo y le propinaran una golpiza que le dejó visibles lesiones en diferentes partes del cuerpo.
“El sábado a la tarde, cerca de las 20, tres policías me detuvieron cuando estaba tomando algo afuera de mi casa, en el barrio Matadero. Yo me resistí porque no tenían motivos para llevarme y uno de ellos sacó una escopeta y me disparó con balas de goma en las piernas. Después, en el calabozo de la Primera, me siguieron pegando”, dijo Sánchez.
El hombre no negó a este diario que tuviera antecedentes por distintos delitos, pero aclaró que ahora está haciendo las cosas bien. “Ahora estoy trabajando de albañil. Hago algunas changuitas. Pero que te agarren así, te da una bronca bárbara”, agregó.
Sánchez dijo que en la Seccional Primera estuvo esposado tres horas y que las manos se le hincharon al punto de que perdió la circulación. “Yo les pedía por favor que me sacaran las esposas pero no me daban bolilla. Tenía las manos violetas. Cuando les pregunté por qué me habían traído, uno de los policías me dijo ‘porque estábamos aburridos, para divertirnos un rato’. Al final, cerca de las 23 me largaron”, relató Sánchez.

Cámaras
La liberación, dijo el muchacho, no fue convencional. “Vino un policía y me dijo ‘el jefe dice que ya te podés ir’. Pero lo más raro es que me hicieron salir por una puertita lateral de la comisaría, porque adelante hay instaladas cámaras de seguridad. Seguramente no querían quedar expuestos, porque la verdad, es que lo que hicieron conmigo fue ilegal”, sentenció Sánchez.
Hoy a la mañana, Clemente Sánchez, va a radicar una denuncia contra los efectivos en la fiscalía del Centro judicial de Santa Rosa. Ayer a la mañana, el hombre pasó por la asistencia médica para que lo medicaran por los dolores y la inflamación que le dejó la golpiza. Después fue derivado al Lucio Molas donde le aplicaron suero.