Diputados dudan en aprobar el pacto eléctrico con Nación

JUAN JOSE REYES
El presidente y el vice de la comisión que debe emitir despacho ya se habrían manifestado en contra. La decisión de los legisladores es respaldada por la Fepamco. Los fondos de Nación llegan en cuentagotas a las cooperativas.
Mañana, a las 11.30, la Comisión de Asuntos Agrarios, Turismo, Industria, Obras y Servicios Públicos de la Legislatura recibirá a la Federación Pampeana de Cooperativas (Fepamco) para conocer su opinión acerca del mensaje y proyecto de ley sobre el Programa de Convergencia de Tarifas Eléctricas y Reafirmación del Federalismo Eléctrico firmado en junio entre Nación y La Pampa.
El denominado “Pacto Eléctrico”, aun bajo tratamiento en Diputados, podría generar en los próximos días fuertes pujas políticas, ya que se descuenta el rechazo de Alfredo Schanton (PJ vernista) y Carlos Bruno (Frepam), presidente y vice de la comisión, respectivamente. Además, también es conocida la negativa de la Fepamco, entidad que preside Abel Argüello, la cual nuclea a veintiocho cooperativas eléctricas.
De no haber aval legislativo a la adenda sobre Acuerdo Marco y Convenio Instrumental Eléctrico (Ley 20/14) la situación del gobernador Oscar Mario Jorge se complicaría ante el preacuerdo arribado con el ministro de Planificación Federal, Julio de Vido. Hay compromisos para el envío de remesas por 200 millones de pesos. De ellas, 60 irían a las cooperativas para planchar las tarifas a diciembre de 2013.
En el tema generación eléctrica, el constante crecimiento de la demanda no fue acompañado por la ampliación de la oferta y, al no haber inversiones en generación, la situación parece dificultarse cada vez más. En cuanto a la distribución, existe un deterioro por las dificultades para pagarle a Cammesa y a las empresas nucleadas en la Asociación de Generadores de Energía Eléctrica.
Bajo este contexto las cooperativas distribuidoras pampeanas también están alcanzadas por la crisis. El convenio marco y los 200 millones comprometidos por Nación han llegado a cuentagotas. Como la provincia no adelanta los fondos, los costos operativos de las cooperativas más pequeñas, bajo el presente congelamiento tarifario, generan un panorama harto compleja y peligroso para sus finanzas.

La hora de una decisión.
Aunque la invitación de la comisión que preside Schanton es a los efectos de “conocer la opinión de la Fepamco”, la decisión de no firmar el acuerdo por parte de los legisladores pondría al Ejecutivo en una postura incómoda. A llegar solo 12 millones de los dineros pautados para la Fepamco, la situación económica empeoró. Hubo varios pedidos de prórrogas ante el vencimiento del pago de energía que las cooperativas debían hacerle a la Administración Provincial de Energía, pero desde el organismo solo atendieron el primero y después el gobierno dijo que las entidades solidarias debían pagar porque no habría más postergaciones.
Habida cuenta que apenas llegó el 20 por ciento de los fondos comprometidos y con desembolsos parciales para algunas cooperativas (General Pico, Bernasconi y Abramo) el enojo cooperativo sigue in crescendo.
El gobierno provincial arguyó en un principio que la factura de energía eléctrica para las cooperativas vencía el 8 de septiembre, pero después del primer reclamo, Jorge postergó ese plaza hasta el 22. Ante un nuevo pedido de postergación, la APE negó tal disposición, obligando a su pago.
De fuentes oficiales ya se habla de un preacuerdo entre los legisladores que manejan la comisión (no todos ya que habría oposición del kirchnerismo y otros diputados de la oposición) y la Fepamco (tampoco incluye a todas las federadas) para rechazar el proyecto de ley, es decir, apurando al gobernador para que adelante los fondos a las entidades solidarias ante el “default” financiero.

Solo pagaron cuatro.
El 24 de junio el Poder Ejecutivo Provincial remitió a la Cámara de Diputados un proyecto de ley propiciando la aprobación del Acuerdo Marco y el Convenio Instrumental suscripto el 15 de abril en el acuerdo por la Convergencia Eléctrica para su posterior sanción. Hasta hoy esa iniciativa permanece sin tratamiento en el recinto legislativo.
El mensaje pedía fomentar la actividad económica, la competitividad de la industria local y el empleo, garantizando el acceso universal al servicio, la mejora de la calidad de vida y la inclusión social, dentro del esquema de precios de la energía que el Estado Nacional estableció a fin de lograr los mencionados objetivos.
Para su concreción ingresarían fondos del Ministerio de Planificación Federal, para la ejecución de obras de distribución de energía eléctrica. A la fecha, el gasto energético de agosto solo fue pagado por Macachín. En su momento, el titular de la Cooperativa Popular de Electricidad de Santa Rosa, Oscar Nocetti, afirmó que lo hacían porque uno de sus directivos era el actual subsecretario de Cooperativas, Claudio Marrón.
Otras cooperativas que pagaron fueron Trenel, la Cosega de General Acha (ambos no integran la Fepamco) y General San Martín, aunque ésta última se sumó a la medida del movimiento cooperativo de no pagarle a la APE y adujo que lo hizo por “un error administrativo”. Esto marcaría que existirían algunas disidencias entre las propias entidades.
El gobernador en algún momento dijo que, si el dinero no llegaba en tiempo y forma, la provincia se haría cargo del atraso. El dinero le llegó a algunas instituciones, pero por una cuestión solidaria nadie dio el aval para cumplir con la APE.
Lo concreto es que mañana empezaría a definirse el resultado del Acuerdo de Convergencia Eléctrica impuesto a las cooperativas y acompañado por aquellas, pero para que funcione se requiere también un esfuerzo y un correlato por parte de los gobiernos provincial y nacional no respetado, con lo cual, como lo expresó Fepamco, “en 2015, el sostenimiento del sistema eléctrico, tarifas o subsidios directos, no sería aceptado por los problemas que acarrea”.

El escrito girado a la APE.
El 23 de septiembre -cuando venció el plazo para que las cooperativas le pagaran la energía a la APE-, la Fepamco advirtió al titular del organismo provincial, Carlos Sanz, de la “lamentable situación generada por la implementación del acuerdo de convergencia”. Allí se hizo referencia a una propuesta para destrabar la situación conflictiva que produjo un retardo insostenible de las cooperativas, que veían afectada la prestación del servicio de energía eléctrica.
Lo que propusieron fue que se respetara a aquellas cooperativas que aún no hubieran recibido los fondos del subsidio y la bonificación del siete por ciento. También se asumía que cuando fueran entrando otros pagos, cada cooperativa regularizaría su respectiva situación. Afirmaron en la misiva que el planteo era “por demás razonable”, ante la difícil e inédita situación económica y que APE recibiría de inmediato lo que le correspondía.
Se propuso abonar el 70 por ciento de la facturación, sumando a la CPE y Corpico y sostener el beneficio del siete por ciento por pago a término para todas las entidades, pero desde la administración provincial informaron que “lamentablemente” no se va iba a respetar esa bonificación porque no pagaron la energía en tiempo y forma.