Disminuye en todo el país, pero creció en La Pampa

TALA DE ARBOLES

En La Pampa se perdieron entre 2013 y 2014 unas 8.040 hectáreas de tierras forestales, según un informe de la Secretaría de Ambiente de la Nación. Nuestra provincia, según el documento, fue la única de las analizadas en la que aumentó la tala en relación con los años anteriores y va a contramano de la tendencia nacional donde el ritmo de destrucción de tierras forestales se redujo 60% desde la sanción de la Ley de Protección de Bosques. Si bien es cierto que esta pérdida apenas representa el 1 por ciento de todas las tierras forestales que hay en territorio pampeano.
Según el informe nacional, entre 2006-2007 se talaron 2.643 hectáreas de tierras forestales; entre 2007 y 2011 fueron 3.164 hectáreas y entre 2011 y 2013 fueron 1.504 hectáreas. De allí el incremento de los últimos años.
De acuerdo al documento, el ritmo de destrucción de tierras forestales se redujo en más de un 60 por ciento desde la sanción en 2007 de la Ley 26331 de Protección de Bosques Nativos, de acuerdo a los datos del informe presentado por la Secretaría de Ambiente de la Nación.
De 2007 a 2013 se perdieron un promedio anual de 300 mil hectáreas de tierras forestales, mientras que en el período 2013-2014 esa cifra se redujo a 188 mil.
Esa ley le otorgó un plazo de un año a cada provincia para realizar el Ordenamiento Territorial de Bosques Nativos existentes en su territorio. Después de más de siete años la mayoría de las provincias ya elaboró sus relevamientos y sancionó sus leyes provinciales correspondientes, mientras que La Rioja y Buenos Aires se encuentran confeccionando los mismos con distintos grados de avance.
La suma de esos estudios da cuenta de la existencia de cerca de 53 millones de hectáreas de tierras forestales entre el centro y el norte del país, conformadas por las regiones ambientales del Parque Chaqueño, las Yungas, la Selva Paranaense y el Espinal.
Al respecto, la subsecretaria de Planificación y Política Ambiental, Silvia Révora, señaló durante la presentación del estudio que “es un trabajo de excelencia del equipo de técnicos de Bosques”, y de las 53 millones de hectáreas relevadas “el 80 por ciento se ha destinado a la protección y al manejo sostenible”.
El control y monitoreo de esas tierras comienza con el procesamiento de imágenes satelitales a través de las que se detectan cambios como la deforestación, ya que el reemplazo de bosques por tierras agropecuarias es claramente identificable con esa tecnología.
A partir de la información obtenida de las imágenes satelitales, y los demás recursos disponibles para la tarea, el informe de la Dirección de Bosques concluyó que desde el 2013 se detuvo la pérdida de masa forestal en las provincias analizadas.
Lorusso dijo que “la Ley 26331 generó un antes y un después en el cuidado de nuestros bosques nativos, la gran mayoría de nuestras más de cincuenta millones de hectáreas de tierras forestales hoy están bajo un plan de ordenamiento que las controla y protege”.
“El cuidado de los bosques es una herramienta primordial para combatir los trastornos provocados por el cambio climático, que siempre terminan afectando a los más indefensos y son causados en general por las decisiones de los más poderosos”, aseguró.