Dos años en suspenso por lesiones

El juez de audiencia, Carlos Alberto Besi, condenó ayer a Nestor Liris Roseo a la pena de dos de prisión en suspenso y tres de inhabilitación para conducir todo tipo de automotor que requiera habilitación o permiso de autoridad competente, por ser autor material y penalmente responsable del delito de lesiones gravísimas culposas por la conducción imprudente, negligente, inexperta o antirreglamentaria de un vehículo automotor, en perjuicio de Rubén Trotta. La condena se efectuó en el marco de un juicio abreviado acordado entre la fiscala María Cecilia Martiní, la defensora particular Cecilia María Ozino Caligaris y el imputado, un pensionado de 60 años que admitió su culpabilidad.
Además, Roseo tendrá que de fijar residencia y someterse al contralor del Ente de Políticas Socializadoras para personas en conflicto con la ley penal, bajo apercibimiento en caso de incumplimiento de revocársele la condicionalidad de la sanción impuesta.
Quedó probado que el 20 de junio de 2015 a las 12.30, Roseo “colisionó con la parte frontal de su vehículo, un Renault 18, a una bicicleta marca Fuji, en la que circulaba Rubén Trotta” en la avenida Perón.
“Así, al llegar a la altura del 3100, y sin prestar debida atención al tránsito existente, colisionó a Trotta, quien circulaba por la avenida en su mismo sentido”. Como consecuencia del hecho, la víctima fue trasladada al hospital Lucio Molas, donde quedó internada y luego a distintas clínicas e instituciones médicas, permaneciendo a la fecha internado en el Sanatorio Finocchieto, sufriendo hasta el momento riesgo de vida e inutilidad permanente para el trabajo, con secuelas probablemente incurables”.