Dos semanas de conflicto por los contratados

DESPROLIJIDAD E INCOMUNICACION

Sigue sin resolverse el tema de los 31 contratados a los que no se les renovó a fines de diciembre su vinculación mensual con la comuna. Por lo ocurrido hasta el momento, queda en claro que no fue la prolijidad el atributo principal del manejo de cuestión por parte de los funcionarios municipales, encabezados por el intendente Altolaguirre, y también de los gremialistas municipales y de la Intersindical.
Además quedó en evidencia un serio problema de comunicación no sólo entre las partes directamente vinculadas (comuna y gremio-contratados), sino entre las autoridades locales y las provinciales, y entre los funcionarios locales y los ciudadanos santarroseños.
El primero problema surgió cuando LA ARENA dio a conocer que no se renovarían los contratos por Resolución 247 realizados durante 2015. A partir de esa publicación, desde el gremio municipal se habló de 180 cesanteados, luego la cifra se fue reduciendo con el paso de los días hasta que se supo, finalmente, lo que debió saberse desde un comienzo: que eran 31 los que dejaban de ser contratados.
En el medio hubo conversaciones entre las partes, desde el lado de la comuna se insistió en que producto de la crisis económica-financiera debía tomarse tal determinación con aquellos que tenían contratos mensuales para tareas que eran desempeñadas por el personal de planta permanente.
La semana pasada, una delegación santarroseña partió a Buenos Aires para buscar fondos nacionales, lo que no se consiguió. Por esas mismas horas, un secretario municipal (Gabriel Gregoire) recibió de boca del subsecretario de Trabajo, Marcelo Pedehontaá, la oferta provincial de dos meses de pago a los 31 contratados, con el compromiso municipal de que pasado ese plazo mantendrían el vínculo laboral.
La contra-oferta fue que en vez de dos fueran seis meses, lo que no fue aceptado por Provincia, aunque esto se supo después de que el sábado pasado en conferencia de prensa y sin dar argumentos el secretario Román Molín dijera que no se renovaban los contratos.
Mientras todo esto se conocía, desde el SOEM y la Intersindical se planteó algo que, de haber aparecido en un primer momento, a lo mejor hoy sería otra la historia: que el municipio contratara a los 31 por esos dos meses que garantizaba su pago la Provincia y en marzo volver a discutir el tema.
“Es una forma de patear para adelante la pelota, pero descomprimís el clima”, planteó un de los sindicalistas que participó de las muchas reuniones que junto a sus pares municipales y de la Intersindical mantuvo con las autoridades comunales.
“Fue un arrebato”, definió un funcionario comunal a la decisión del “Vasquito” (por el intendente Leandro Altolaguirre) a la actuación “intransigente” del jefe comunal en todo este tema, mientras que desde la vereda de enfrente, la de los gremios, le imputan a los colaboradores del jefe del Departamento Ejecutivo ser los “inútiles” que no sirven para negociar y estar influenciados por la “onda macrista” de los despidos.

Dos meses y después ver
Gustavo Montiel, del SOEM, luego de una nueva reunión ayer por la mañana con funcionarios municipales, aclaró que no había ninguna novedad en torno al tema de los contratados. En diálogo con Radio Noticias y preguntado si la propuesta gremial era que se incorporara por dos meses a los 31 desvinculados y después comenzar a discutir su futuro laboral, respondió: “Sí y ver de qué forma podemos seguir garantizándole el trabajo a los compañeros”.
“No conocemos los pormenores de la reunión del intendente (Altolaguirre) con el subsecretario Pedehontaá, donde se habló de que terminaba un contrato de vigilancia privada y que esa tarea podrían llegar a hacerla los contratados. Esta era una alternativa, pero Altolaguirre se descompensó y no se pudo llegar a un acuerdo con el gobierno provincial”, añadió Montiel.
-Como quedaron las cosas, ¿en febrero qué pasará?
-Es una buena pregunta, no sabemos. Lo que buscamos es destrabar el conflicto cuanto antes y la idea es destrabarlo porque se viene un año difícil. Las autoridades hablan de no poder garantizar el pago de los contratos, por eso hablamos de los dos meses y en el transcurso de ese tiempo ir viendo cómo podemos mejorar la situación.

Seis meses de ayuda provincial
Las autoridades santarroseñas quieren que Provincia asista a la comuna capitalina con seis meses de pago de los 31 contratados. En la mayoría de los casos cada trabajador percibía hasta el 31 de diciembre la suma de 6.700 pesos (el mínimo, vital y móvil), otros percibían nueve mil pesos y unos pocos llegaban a 14 mil pesos.
“Son aproximadamente 300 mil pesos por mes, o más de tres millones de pesos al año y no hay plata para pagar”, le dijo a LA ARENA el viceintendente Jorge Domínguez, a cargo interinamente de la comuna por licencia de Leandro Altolaguirre.
“Si aceptábamos la oferta de dos meses de Provincia, el tema es que al tercer mes íbamos a estar con le mismo problema. En el caso de una ayuda de seis meses, hablamos de un plazo en el que ya tendremos en claro dónde estamos parados y sabremos cómo podemos enfrentar este tema de acuerdo a la proyección económica que hoy nos indica que insumirá no menos de dos años estabilizar las cuentas municipales”.
Domínguez aclaró que la situación de los contratados-cesanteados “no me genera placer, al contrario, hasta el 10 de diciembre me desempeñé como sindicalista (en la Anses),pero la cuestión está más que clara: no hay plata”.
Se refirió a algunas situaciones puntuales con los 31 contratados que grafican lo complejo del tema: “A uno de los contratados se le propuso ir a Tránsito y me respondió que no era su trabajo, que él era un artista. Imaginate si le planteamos de ir a trabajar a Hidráulica, donde también necesitamos gente”.
“Hubo otros casos de contratados que aceptaron ir a Tránsito y están agradecidos porque mantienen su vinculación laboral con la comuna”, agregó el viceintendente, quien aguarda que el fin de semana regrese a la ciudad Altolaguirre, para retomar el lunes sus funciones al frente del Departamento Ejecutivo.
Domínguez insistió con la crítica situación económica de la comuna, que es casi seguro que este mes deberán solicitarle nuevamente ayuda a la Provincia para pagar sueldos y que se están pagando “puchitos” a los proveedores, sobre todo a los que asisten a los comedores.

Altolaguirre vuelve el lunes
El joven intendente de la capital pampeana, Leandro Altolaguirre, se encuentra aún en Buenos Aires, debido a chequeos médicos que debió realizarse. Se encuentra con buena salud y el lunes retomará sus funciones.
Así lo confirmaron sus colaboradores, desde el área de Prensa municipal. El titular del Poder Ejecutivo municipal viajó días atrás a la capital argentina a realizarse una serie de estudios, entre ellos, una endoscopía, de la cual aún aguarda los resultados. Se encuentra acompañado por su pareja y una hermana. De salir todo correcto, como es de esperar, en los próximos días Altolaguirre retornará a Santa Rosa, para volver a su cargo como intendente, función que actualmente ejerce el vice intendente, Jorge Domínguez, hasta el próximo lunes 25 de enero.
La noticia de la internación del intendente santarroseño de 44 años, disparó las alarmas de la población, teniendo en cuenta que en el año 2014 enfrentó un cuadro de cáncer de páncreas. El radical logró sobreponerse a la afección, pero la enfermedad dejó secuelas con las que convive desde entonces, como la que lo obliga a estar conectado a una bomba de insulina que monitorea sus niveles de azúcar en sangre.
Sus allegados son muy optimistas, aseguran que sólo resta aguardar los resultados de los estudios que se practicó y afirman que desde el lunes, retomará su tarea y responsabilidad al frente de la comuna capitalina.