Dramático rescate a un hombre que hacía kayak en la laguna

Una persona casi pierde la vida por hipotermia en el cuenco mayor del Parque Don Tomás. Dos bomberos de la Policía realizaron un dificultoso rescate en cuestión de minutos. Otro kayakista colaboró en las tareas. Ocurrió minutos antes del mediodía del domingo.
Una persona identificada como Jorge Mazaffra, de 45 años, fue rescatada ayer a la mañana de la laguna Don Tomás, luego de permanecer varios minutos en el agua, sujetada a su kayak. La rápida acción de dos efectivos del cuerpo de bomberos de la Unidad Regional I impidió que la víctima sufriera una hipotermia.
El sargento Sergio Aguirre y el cabo primero Federico Aimar estaban de guardia ayer en el cuartel ubicado frente al estadio municipal. A las 11.15 recibieron un llamado de alerta de parte del Comando Radioeléctrico. Tenían que presentarse urgente en el Parque Don Tomás para efectuar el rescate de una persona que había caído al agua.
El frío de la mañana y el fuerte viento no habían impedido que un par de personas se metieran al agua en kayak, mientras otros cientos de personas participaban de un torneo de pesca y eran ocasionales testigos de una situación angustiante.

Cuestión de minutos.
Cuando Aguirre y Aimar llegaron a la laguna, decidieron realizar el rescate en un kayak para dos personas. El primero explicó luego a este diario que traer el gomón hubiera llevado más tiempo y los minutos no les sobraban teniendo en cuenta que, por la baja temperatura del agua, la víctima podía sufrir una hipotermia.
En ese momento el viento estaba del sudoeste, por ese motivo, los rescatistas resolvieron ingresar al cuenco desde un sector cercano a la cruz. La persona estaba a la deriva casi en el centro del espejo de agua. A unos doscientos metros de Mazaffra, se encontraba Fausto Giménez, la otra persona que navegaba en kayak en la laguna.
"Teníamos el kayak y un torpedo (salvavidas de rescate) cada uno. Vimos que el viento estaba muy fuerte y producía grandes olas, entonces elegimos la dirección para que el viento nos lleve hacia la persona. Nos metimos desde el lado de la cruz. Llegamos al lugar junto al otro kayak que estaba más cerca pero avanzaba más lento por el viento", explicó Aguirre.

Ni los pies ni las manos.
La víctima estaba agarrada a su kayak. El viento lo había dado vuelta. Las técnicas de rescate que los bomberos ensayan en la misma laguna sirvieron para cargar a Mazaffra sobre el kayak doble y ponerlo a salvo. "Estaba en un estado casi de hipotermia. No sentía ni los pies ni las manos y tenía un estado de nervios total. Nos pedía por favor que lo sacáramos", recordó Aguirre.
Los rescatistas y el otro kayak salieron del cuenco en la dirección en la que el viento los llevaba. Aguirre, sentado adelante, remó hacia la costa, mientras Aimar sostenía en sus brazos a la víctima. Los rescatistas agradecieron la colaboración de Giménez, quien permitió, apareado a ellos, que el viento no los desestabilizara. "Las olas eran muy altas y se hacía casi insostenible", recordó el sargento.

Primeros auxilios.
El rescate finalizó en la costa, en el tramo de la calle Alfonsín que pasa frente a la Escuela de Canotaje. Allí esperaban efectivos de las Seccionales Segunda y Sexta y un equipo del Servicio de Emergencias Médicas (SEM). De inmediato le pusieron oxígeno y se dispusieron a recuperar la temperatura de su cuerpo. La ambulancia trasladó al kayakista hasta el hospital Lucio Molas, donde los médicos de la guardia resolvieron que quedara internado en observación. El hombre estuvo consciente durante todo el rescate, pero prácticamente no podía mover sus extremidades.
Si bien poseía chaleco salvavidas, no tenía traje de neoprene, indispensable para navegar en jornadas frías como las de esta altura del año. En cambio tenía un wader, el pantalón impermeable que utilizan los pescadores que se introducen unos metros desde la costa para pescar. Aguirre explicó que el wader estaba lleno de agua y los complicó mucho para jalar a Mazaffra.
"Siempre hacemos prácticas en la laguna, porque tiene una profundidad variable, aguas turbias y materiales abajo que hacen difícil los rescates. Además, en esta época se complica todo con la temperatura del agua", dijo Aguirre.