Duval, en la espera de la ruta

LA 232, SOLO UNA PROMESA INCUMPLIDA DE MUCHOS AÑOS

Una ruta nacional intransitable hace que un pueblo de posibilidades extraordinarias se vea limitado. Hay quienes consideran que ‘el valle Duval-Casa de Piedra’ podría ser un notable polo de desarrollo.
“Podríamos tener un valle hermoso para La Pampa con la integración de Gobernador Duval y Casa de Piedra”, dijo el intendente Carlos Grazide, al hacer referencia a un sector de la provincia que al final resulta postergado por el notable deterioro de una ruta nacional -la 232, ex 152- que muchos prefieren eludir por su lamentable estado.
Duval es un pueblo ubicado al oeste del territorio pampeano, ribereño del río Colorado, y tiene hoy unos 600 habitantes. Posee la particularidad de ofrecer trabajo genuino a sus habitantes, muchos de ellos ocupados por un notable emprendimiento municipal.

El que quiere, tiene trabajo.
No obstante aquella notoria dificultad Gobernador Duval -la de una ruta nacional que lo incomunica- tiene particularidades que ya quisieran para sí muchos otros pueblos de la provincia, “porque hay trabajo” -cuenta Grazide- y prácticamente no hay desocupación. Según el censo de 2010, tenía 500 habitantes “y hoy está por los 600”, muchos de ellos atareados en diversas actividades. “Muchos trabajan en nuestra chacra; pero también viene gente de Río Negro a hacer 30 ó 40 hectáreas de tomate, de parte de la Campagnola, y producen unos 2 millones de kilos por año”.
La Chacra Experimental del municipio -estatus al que accedió la localidad cuando superó el medio millar de pobladores (antes era comisión de fomento)- dio lugar al nacimiento de la Fabrica Procesadora de alimentos y la Bodega, ésta con grandes reconocimientos a nivel provincial y nacional. Pero así y todo no es posible mostrarlo porque el turismo no pasa por Gobernador Duval.

Pese a la ruta, más producción.
Agregó el jefe comunal que “la idea es extender la energía, poner más bombeo y tener unas ciento y pico de hectáreas para producción, no sólo de tomates, sino también para papas, cebollas, y nuevos viñedos”, se entusiasmó. Amplió diciendo que en el emprendimiento municipal “Ferias Duval”, empezaron con 1.000 litros de vino. “subió a 8 mil, a 20 mil y hoy estamos en 50 mil en lo que va del año. En 2015 fueron 26 mil litros, y en seis meses duplicamos”, dijo entusiasmado.
Grazide explicó que Gobernador Duval tiene a 70 kilómetros la aduana de Río Negro, y que podría ser “la ruta más corta para el norte del país”, pero se sabe la intransitabilidad de la 232 la hace inviable. “Los afectados son 30 y pico de kilómetros” -se extendió-, porque (Carlos) Verna en su anterior gestión, al cumplirse el aniversario de los 101 años de Duval dejó lista por decreto la licitación para hacer la obra de 70 kilómetros, pero cuando entraron las nuevas autoridades se hizo del cruce de Casa de Piedra 40 kilómetros, y los otros 30 y pico hasta Gobernador Duval quedaron colgados”.

Jorge, poco apoyo.
De esa manera, sin plantearlo directamente, quedó explicitado que “con (Oscar Mario) Jorge no tuve el apoyo para lo que se logró en Duval. En cambio el gobernador Carlos Verna tiene un seguimiento total, y sabemos que Duval le gusta mucho. Incluso nos llegó a decir que tenemos bastante por hacer mucho por Casa de Piedra-Duval, que es un valle hermoso que con el tiempo puede ser un lugar frutícola-hortícola muy interesante para la provincia, porque tenemos miles de hectáreas sin trabajar todavía”.

Estación de servicio, en diciembre.
El intendente Grazide contó que por la cuestión de la ruta 232 destrozada “perdimos la estación de servicio que había en Duval, y que estaba cuando éramos 80-100”.
Hoy el combustible lo compran en Puelches y Chimpay, en Río Negro. Razonó que “los últimos fueron cuatro años malos, pero hoy estamos pensando en reabrir la estación de servicio para fin de año, que les hace falta a los productores, y a la gente que hace tomate y viene con sus chulengos desde Río Negro”.

Pedido al gobierno nacional.
Finalmente el jefe comunal, que está en el cargo desde hace 32 años consecutivos -desde fines de 1982-, confesó estar “un poco saturado, algo cansado, pero lo que hice hasta ahora es porque me gustaba: ayudar a la gente, entregar viviendas, crear empleo. Estoy para irme, pero quiero terminar el mandato haciendo cosas para la gente”, aseguró.
En el final exigió “que se nos tenga en cuenta, queremos que el gobierno nacional se haga cargo de esta situación que está fuera del alcance de la provincia. En tantos años jamás se arregló la ruta, estamos olvidados; podemos y queremos crecer pero si no cumplen la promesa de una ruta nacional nueva es imposible”, concluyó.

Un puente nuevo, sin inaugurar.
En Gobernador Duval hay dos puentes, uno para entrar y otro para salir. El puente viejo es usado para salir hacia El Valle, pero el otro para entrar de Río Negro a La Pampa no está inaugurado “por la falta de ruta” de los pampeanos. “Es vergonzoso -sostiene el intendente-, porque en tanto los rionegrinos tienen una buena ruta nosotros estamos abandonados, y la parte que nos corresponde está intransitable”.
La cuestión resulta insólita, porque limita a un municipio que -como pocos otros-, lleva adelante emprendimientos que le dan trabajo a su gente y que, aún más, tiene posibilidades de seguir creciendo. Está la chacra experimental, “Fincas Duval”, que son 60 hectáreas en producción, “pero además ahora estamos disponiendo de unas 100 hectáreas más, propiedad del municipio, que las vamos a sacar a la venta posiblemente en julio o agosto”. El intendente se extendió señalando que “hay muchos interesados, de nuestra provincia (algunos de Santa Rosa), pero también de Mar del Plata y de provincia de Buenos Aires. Quieren venir a hacer almendros, cerezos y otros, la mayoría, interesados en la cuestión vitivinícola”, precisó.
Grazide le dijo a LA ARENA que “estarían faltando viviendas, pero con el gobierno provincial estamos trabajando muy bien. El gobernador Carlos Verna tiene un seguimiento total, y Duval le gusta mucho, e incluso nos llegó a decir que tenemos que hacer mucho por Casa de PiedraDuval, que es un valle hermoso que con el tiempo puede ser un lugar frutícola-hortícola muy interesante para la provincia, porque tenemos miles de hectáreas sin trabajar todavía”, concluyó.

Compartir