El aceite podría subir 20 o 30% en los próximos meses

LIBERARON EL PRECIO

El gerente de Gente de La Pampa, Tomás Lorda, desmintió ayer que vaya a triplicarse el precio del aceite aunque contó sobre un posible incremento que ahora “se está hablando en el orden de un 20 o 30 por ciento en los próximos dos meses” y planteó serios cuestionamientos contra la política económica que tenía el kirchnerismo con el impulso de un régimen de subsidios, en un fideicomiso, destinado al sector.
“De ninguna manera va a subir tres veces el precio del aceite, sí es cierto que se están empezando a acomodar los precios que estaban distorsionados por este fideicomiso”, aseguró el directivo de la empresa pampeana, ubicada en la localidad de Catriló, al ser entrevistado en Radio Noticias.
Así, el empresario contradijo a las voces de la Federación de Aceiteros y de la Cámara de la Industria del Aceite que advirtieron que el gobierno nacional eliminará un fideicomiso que fue creado para subsidiar el precio interno del aceite, por lo que en el próximo mes habrá un incremento en estos productos.
El precio del aceite está subsidiado desde 2008, cuando la entonces Secretaría de Comercio de la Nación conformó un fideicomiso privado, conformado con el 1,2 por ciento de las exportaciones, para subsidiar el precio en el mercado interno de los aceites de soja, girasol y sus mezclas.
“Se está saliendo del fideicomiso que era una especie de subsidio privado, ese fondo compensaba a las grandes aceiteras que vendían aceite fraccionado en el mercado interno y además, básicamente muchas empresas estaban de ambos lados de la ventanilla porque gran parte de las exportadoras son casi todas las mismas aceiteras del mercado interno”, explicó Lorda.
Agregó que “eso hizo que el precio del aceite llegara a valores ridículos como que era más barato comprar una botella de agua mineral que de aceite, era un juego armado entre y para los grandes. Nosotros fuimos excluidos del esquema, nunca recibimos esa compensación y por eso, el aceite Lágrimas del Sol salía el doble que los otros porque no tenía subsidio, no estaba en el fideicomiso. Con eso se terminó la competencia”.
-¿Cómo los afectó ese fideicomiso en la venta cotidiana de la producción?
-Realmente nos afectó mucho en el crecimiento. Estábamos esperando que suceda esta situación de poder competir libremente para vender localmente donde uno debería tener ventajas por el flete. Es difícil competir contra los grandes. Hubo años en los que fue muy duro y cuando fue posible exportar, cubrimos parte de la venta con exportación o ventas a granel.
-¿Y ahora en cuánto va a aumentar el precio del aceite?
-Ahora se está hablando en el orden de un 20 o 30 por ciento en los próximos dos meses. El aceite es un producto de primera necesidad pero no afecta terriblemente a la economía familiar.
-¿Cuánto se consume de aceite por persona?
-Se consume un litro por persona por mes, pero en todos los estados, no solo el que se consume en el hogar sino además los otros que están en los productos que se compran. Prácticamente, todos los productos en su etapa de elaboración usan aceite. El aumento de precios no es determinante para una familia en la cuestión cotidiana.
-¿El incremento del precio condiciona la venta, el consumo?
-Vamos a ver qué pasa ahora pero sin dudas algo va a afectar en el consumo, sobre todo va a hacer que se emigre a otros tipos aceites que no estaban subsidiados, y entonces antes eran muy caros como el aceite de oliva. Va a quedar la distorsión con el aceite de soja, que es de menor calidad, pero al tener retenciones todavía va a terminar siendo más barato que el aceite de girasol.