El agua agravó el endeudamiento del campo pampeano

EN LA PAMPA SON 1,3 MILLONES LAS HECTAREAS AFECTADAS POR LAS INUNDACIONES

“El agua pegó muy fuerte. La verdad es que La Pampa, desde el año pasado, viene errando pie en el tema de la producción por el tema de las inclemencias”, sostuvo ayer el titular del Distrito 8 de la FAA, Ariel Toselli.
El dirigente ruralista recordó que el año pasado, en febrero, hubo inundaciones en el norte provincial y luego, en septiembre y octubre, también. Luego, una enorme cantidad de hectáreas que se quemaron en el sur. Y ahora, otra vez, inundaciones pero más grandes, con más departamentos que entraron en emergencia.
“Las pérdidas son cuantiosas en cuanto a producción y también en cuanto a productores, porque no se soporta más, hay desesperación”, explicó. Mencionó especialmente a los productores que perdieron su producción en 2016 y tomaron créditos bancarios para volver a sembrar, con la mala fortuna de que sus tierras volvieron a anegarse. “Hemos hecho la cuenta y tenemos un 70% de los productores que están más endeudados que el año pasado”, afirmó.
Toselli resaltó que el agua que inunda los campos no solo hará perder la cosecha gruesa sino que afectará la fina, puesto que será imposible la siembra, en algunos casos porque el campo está lleno de agua y en otros porque no hay pisos aptos para ingresar con la maquinaria.
El dirigente afirmó que un relevamiento del INTA indica que en La Pampa hay 500 mil hectáreas bajo el agua y 800 mil que no tienen piso para trabajar. “A esto hay que sumar todo lo que se lleva de pastura y de producción de carne. Hay que sacar la hacienda a otro lado y se generan gastos enormes. Hay muchos productores que dicen: ‘Hasta acá llegué'”, sostuvo en diálogo con Radio Noticias 99.5.
-¿Faltan obras para contener el agua?
-Como dirigencia nos corresponde tratar lo coyuntural, pero también reclamar obras de largo plazo. Y no solo lo digo por la provincia de La Pampa. Ahora estoy en Córdoba, donde he recorrido todo el sur y también parte de Buenos Aires. Yo estoy en la Mesa de Emergencia Nacional y la pérdida es muy grande y también la desazón de los productores. Nos estamos apoyando con los técnicos del INTA, que trabajan con el tema de los pronósticos y aseguran que este clima vino para quedarse. Las napas están muy altas y con menos milímetros nos estamos inundando. Acá en La Pampa fue increíble. Hay campos en los que llovieron 800 milímetros en tres días. ¿Quién soporta toda esa agua? Hay masas de agua que corren desprolijamente y faltan obras hidráulicas de manejo del agua.
-Nación asegura que hay mil millones de pesos que se van a destinar a esas obras.
-Hay un presupuesto asignado para este tema y ahora tiene que trabajarse en conjunto entre las provincias de Córdoba, La Pampa y Buenos Aires. Ahí tenemos una participación para aportar como referentes de los productores, pero esto está generando inquietud en los gobiernos provinciales también porque es cuantiosa la pérdida económica que se genera.
-¿Demora mucho en recuperarse un campo inundado?
-La tierra inundada en algunas zonas se recupera fácil, es decir, seis o siete meses. Hay otras que se salinizan y ahí necesitamos 4 ó 5 años para recuperar pero con una inversión muy fuerte. Hay casos y casos. Hasta marzo del año que viene no vamos a tener producción, porque al pasar la parte del invierno sin poder sembrar el trigo, nos pasamos directamente hacia la otra cosecha. Hay productores que vamos a tener dos años improductivos, 2016 y 2017. Un productor no puede soportar tanto tiempo sin producir. No se pueden pagar los créditos ni afrontar el tema impositivo.