“El pedido de Mario es un llamado de atención”

EUTANASIA

Uno de los médicos que asiste al profesor guatrachense dijo que un paciente con ELA puede vivir muchos años. Estimó que expresiones de Mario Higonet podrían ser más que nada un llamado de atención.
“Creo que lo de Mario (Higonet) fue más que nada un llamado de atención”, dijo el médico Federico Promencio, que lo viene asistiendo desde hace poco más de un año y medio. Al referirse a la situación de Mario Higonet, quien planteó en su cuenta de Facebook que ante la enfermedad que sufre -Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA)- pedía la eutanasia, el profesional que lo asiste se mostró convencido que en realidad el docente de Guatraché no quiere llegar a una situación extrema.
“Es muy complejo, y lo hemos hablado con su familia. El tránsito de esta enfermedad no es nuevo; y lo que puedo decir es que él nunca quiso llegar a la situación que plantea ahora. Siempre tomó decisiones totalmente opuestas”, agregó.
El médico señaló que “puntualmente no lo pidió. no lo habló. Estuvo el momento de no querer ventilarse, o no gastrostomizarse, pero no lo planteó. En su momento se empezó a hablar, pero él nunca daba las respuestas concretas, y a medida que pasaban las cosas iba aceptando: alguna vez dijo ‘nunca me voy a sentar en una silla de ruedas’, pero la situación lo llevó a aceptarlo, y así con todas las cosas…”, con lo que quedaba en claro que más allá de lo difícil que le resultaba admitir que necesitaba determinadas prácticas médicas para vivir mejor las terminaba consintiendo. Hoy está con una sonda, una traqueotomía y un aparato que lo asiste.

“No lo pidió”.
Promencio recordó que en un momento Higonet “empezó a deglutir cada vez menos, no comía, estaba con más dificultad y se le planteó” someterlo a aquellas prácticas. “Y ese hubiese sido el momento de no querer ventilarse, o no gastrostomizarse, pero puntualmente no lo pidió”, completó.
El profesional dijo haber leído lo que manifestó el abogado Mario Aguerrido en LA ARENA de ayer, que habla “de una línea muy sutil” que marcaría la relación entre médico y paciente. “En aquel momento podría no haber permitido la traqueotomía, o la práctica de ventilación, y quedar incurso en lo que sería pedir por una muerte digna. Pero ahora no puede pedir que se la retiren porque la ley lo impide”.

“Lo vamos a revaluar”.
Después razonó que “Mario dijo lo que dijo en Facebook, pero lo hizo para todos los pacientes que tengan ELA, no lo decía por él expresamente, porque cuando le planteamos querés o no querés dice que no. Es dispar en sus expresiones, y es natural que así sea. De todos modos vamos a revaluar, a ver qué quiere, y si eventualmente insiste se judicializará. Pero la realidad es que todas las cosas se le consultan y exactamente nunca me dijo que se quería morir. Es difícil llegar a él, o porque no responde, o lo hace a través de alguien, de algún enfermero, o un familiar, pero cuando le consultás te dice no lo dije”. Se mostró comprensivo, y dijo que “resulta entendible porque está en una situación crítica, y si bien plantearía que está cansado no lo dice expresamente; pero lo vamos a volver a hablar. Es un tema muy complejo porque no hay ley que lo acepte”.
Por estos días Mario Higonet recibe asistencia y es ventilado a domicilio. “Es como si tuviera una terapia permanente en la casa”.
Promencio al referirse al ELA señaló que “no es una enfermedad puntualmente terminal”, y consideró que asumirla tiene que ver “con la personalidad de cada uno. Están quienes se aferran a la vida y hacen todo lo posible por oponerse al final; y hay otras situaciones que son distintas y no hay a lo mejor en el paciente la misma voluntad”, cerró.

Mejorar las condiciones de vida.
El célebre científico Stephen Hawking, responsable de las más importantes teorías sobre los agujeros negros y la mecánica cuántica, está afectado de Esclerosis Lateral Amiotrófica desde hace muchos años, y aún así continúa con sus investigaciones. En el mismo sentido el médico Federico Promencio reveló que “una persona en esa condición puede vivir muchos años”, y que él mismo se formó en un centro de pacientes respiratorios con ELA “algunos de los cuales llevan más de 15 años” resistiendo.
Promencio, junto a su colega Juan San Emeterio (terapista) formaron Nefes SRL, una organización que se encarga de servicios de internación domiciliaria, con servicio de enfermería particular. Lo curioso es que lo hicieron a instancias de Julio Trivigno, reconocido docente quien también padece la enfermedad.
En el caso de Trivigno el médico señaló que “está bien, perfecto”, y agregó que “fue precisamente Julio el que nos motivó para empezar con el servicio que prestamos con Nefes (expresión bíblica que quiere decir algo así como ‘insuflar aire en las narices’), y de hecho fue nuestro primer paciente”.
Volviendo a Mario Higonet dijo que próximamente recibirá el sistema de lectura óptica, y se piensa en una silla de ruedas adaptable que “va a mejorar sus condiciones de vida”.
Cabe decir que en Santa Rosa existen siete servicios parecidos que involucran cuidados paliativos, pediatría, alguno que se encarga de la parte clínica y “nosotros estamos más dedicados a la parte respiratoria”, indicó el doctor Promencio.