El PJ pampeano se mostró unido en el acto por el Día de la Lealtad

17 DE OCTUBRE

El Partido Justicialista pampeano celebró el Día de la Lealtad Peronista y mostró que en un mismo salón pueden juntarse aquellos que hasta hace algunos meses no se hubiesen tomado ni un café, referentes de líneas internas que en el 2015 se disputaban cargos con fiereza y que ayer, necesariamente fueron llamados a la concordia. Marín y Verna (exponentes tradicionales del PJ y únicos oradores del acto de ayer) dejaron de lado las territorialidades de antaño y se elogiaron públicamente en la sede del partido y dieron un mensaje: por sobre todas las cosas debe primar la unidad.
En esa mentada armonía, aparecieron por la sede de la calle Pellegrini algunos funcionarios de la década menemista como Elsa Labegorra y Jorge Matzkin que se mezclaron con jóvenes referentes de La Cámpora como María Luz Alonso y Luciano Di Napoli. Se combinó además el ministro de Seguridad, Juan Carlos Tierno, con decenas de sus detractores, quienes hasta no hace tanto tiempo marcharon por la ciudad pidiendo su renuncia. Los ex ministros de Oscar Mario Jorge que hallaron conchabo dentro de la actual gestión también tuvieron su lugar, agazapados al fondo, pero firmes y saludadores. Seguramente las tres palabras mas pronunciadas de la noche, especie de santo y seña para olvidar viejos rencores, fueron “Felíz Día Compañero”.

Palabra de gobernador.
El primero en hacer uso de la palabra en el escenario fue el gobernador Calor Verna, quién agradeció a la militancia y los compañeros que lo llevaron por segunda vez al ejecutivo provincial. Después de las formalidades comenzó un discurso que tuvo como principal objetivo a la oposición y al gobierno que encabeza Mauricio Macri pero también una reflexión sobre el estado actual del partido fundado por Juan Domingo Perdón.
“No es fácil administrar una provincia de la que se olvidan en el Presupuesto y no ponen una sola obra” (…) con un gobierno nacional “que piensa que la educación y la salud son un gasto”, y que no promulga la creación de los Comités de Cuenca lo que habilita que “abran y cierren los diques sin preguntar nada”.

Prioridad.
“Apoyamos la gobernabilidad pero no vamos a Buenos Aires a aplaudir y soltar globos amarillos. Cuando vamos a Buenos Aires vamos a cobrar lo que nos deben. Tenemos soberanía política”, dijo Verna y agregó: “Debemos ir a rescatar a la gente, la prioridad son los trabajadores”.
“No es fácil la situación del PJ a nivel nacional. En el Congreso no hay un solo bloque que sea del PJ, que responda directamente al presidente del partido. No hay un líder nacional que estè conduciendo al movimiento popular que es el peronismo”, dijo el madatario y se planteó dos preguntas: “¿Cómo nos hacemos fuertes en el territorio y contenemos los votos”.
Más adelante dijo que “si no hacemos una buena elección en la provincia de Buenos Aires no hay victoria posible en el 2019”.

“No nos gana nadie”
“Si encontramos esta unidad, no nos gana nadie”. Con esas palabras comenzó su discurro el ex gobernador Rubén Marín, actual presidente del PJ. Después repasó la gesta histórica que significó el 17 de octubre de 1945 y recalcó que la mayoría de los asistentes “fue a defender su propia dignidad, sin que nadie les prometiera nada”.
“Nos duele ver un peronismo, no voy a decir disgregado, pero casi. Esto ha sido fruto de nuestros propios errores. Dicen que gobernamos la provincia desde hace mucho y que hace falta cambiar, pero si el pueblo de La Pampa nos votó es porque somos mejores, no porque se le ocurrió”, dijo el tres veces gobernador.
“Este es el tiempo (…) hay que ratificar la identidad. Confrontar ideas y volver a enamorar. Usemos la grandeza y lleven a cada uno de los hogares nuestro pensamiento. Vayan a persuadir. Dejémonos de joder, si queremos seguir gobernando la provincia, lo otro es boicotear al peronismo. Una vez que nos roben los sueños y las utopías no somos nada”, concluyó.
El acto en la sede del PJ duró poco más de una hora. Como era de esperar, antes de cerrar el la celebración todos los presentes cantaron la marcha de Hugo del Carril, la mayoría con los dedos en V.

Compartir