El río ya llegó a Puelches

POR EL BORDE

La paisanada esperaba con ansiedad, y el día llegó: el miércoles pasado el Salado-Chadileuvú empezó a correr bajo el puente de Puelches. Todavía un hilo de agua que irá increscendo en los próximos días. “Se esperaba con ganas, porque todo estaba muy seco por aquí”, dijeron algunos pobladores.
Puelches, ubicado a pocos kilómetros de las sierras de Lihuel Calel -seguramente muchos no lo deben recordar-, es que es el centro geográfico del país. Así lo reconoció un decreto del gobierno nacional en 1978, y lo testimonia un monolito ubicado en el pueblo.
¿Qué significa la llegada del río? La posibilidad de una reactivación, porque se recuerda que alguna vez Puelches fue escenario de un encuentro nacional de mochileros, y que en las mejores épocas eran muchos los pescadores que llegaban a la zona y se instalaban, en carpas, o utilizando algunos de los hospedajes del lugar.
Hoy hay cuatro lugares donde se puede comer, y otros tantos lugares de alojamiento, pero naturalmente en los tiempos que corren las cosas están difíciles. Porque el río no corría hasta ahora, estaba prácticamente seco, pero además porque la ruta 152, y se ha dicho muchas veces, estaba intransitable.
Los turistas evitan ese camino, y sólo algunos pocos camioneros se animan, lo que obviamente preocupa a los pobladores. Ojalá con el río también llegue la decisión de reparar definitivamente la ruta.

Motochorros y otras yerbas.
Esta misma semana, en Ferrando y Pasteur, un ciclomotor conducido por una chica rubia (teñida, en realidad), acompañada por un sujeto provisto de pasamontañas, guantes y casco, abordó a una adolescente y violentamente le arrebató el celular de sus manos. Su familia hizo la denuncia, y a las pocas horas personal policial recuperó el aparato sustraído. Sucede todo el tiempo, pero generalmente esos hechos suelen no ser denunciados. Más allá del robo en sí, la situación violenta que afronta la víctima hace -como en este caso de la jovencita robada-, que la persona atacada quede con miedo, y temerosa aún de caminar tranquilamente por la calle.
Aunque no se informó del hecho, los padres de la adolescente reconocieron que el personal de la Brigada “se interesó mucho” y finalmente recuperaron el celular, por lo tanto es para destacar.

¿Irá Marín?
Como se informara se aprobó el proyecto para colocar en la Legislatura una placa en homenaje a Alfredo L. Palacios al conmemorarse el 28 de junio el 120º aniversario de la fundación del Partido Socialista en Argentina. Se trata de un reconocimiento por haber sido el primer parlamentario de ese signo político en América Latina.
La idea fue del diputado socialista Luis Solana, acompañado por el radical Martín Berhongaray. Lo cierto es que trascendió que dos invitados especiales al acto que se realizará el 4 de agosto son el ex gobernador Rubén Marín, y también el ex senador Antonio “Pacheco” Berhongaray.
Por eso resultó extraño la virulencia utilizada por Espartaco Marín, quien al momento de considerarse la iniciativa de la placa, no se guardó nada refiriéndose a Palacios: “En el ’45 integró la Unión Democrática, que se opuso a la política de vacaciones, aguinaldo y demás derechos sociales instrumentados; destacó el gran esfuerzo de liberación de la tiranía cuando el golpe de Estado del ’55”.
Muy duro, contra Palacios, y el Socialismo. El joven Marín, no obstante votó a favor de que se haga el homenaje: ¿Y entonces? Irá su padre a la ceremonia del 4 de agosto.
El Gordo Motoneta

Compartir