¿El tren no vuelve? Ferrobaires echa a 25 pampeanos

VIDAL DISOLVIO SU EMPRESA PROVINCIAL Y LOS FERROCARRILES PASAN A NACION

Un total de 25 empleados ferroviarios que se desempeñan en nuestra provincia perderán sus puestos de trabajo en las próximas horas, y es inminente que empiecen a recibir la notificación de que son prescindibles para Ferrobaires.
Pero la cuestión es que en realidad esa empresa dejará de existir, y pasará a ser parte de Trenes Argentinos Operadora Ferroviaria (Sofse), que es propiedad del Estado nacional. Es decir que habrá una sola empresa a nivel nacional, que absorberá a los empleados de Ferrobaires (los trenes de la gobernación de la provincia de Buenos Aires), pero no a los de la provincia de La Pampa.

Empleados antiguos.
Fernando Dotti, administrador de los trenes de la gobernación de María Eugenia Vidal, está tomando decisiones, y una de ellas perjudica directamente a los empleados pampeanos, algunos con una antigüedad que supera los 20 años. Antes de trabajar para Ferrobaires lo hicieron para Ferrocarriles Argentinos, y luego, allá por los años ’90, fueron contratados por la empresa bonaerense.
En las actuales circunstancias, y ante la proximidad de la integración de la empresa bonaerense a la nacional Sofse -bajo la órbita del Ministerio de Transporte, cuyo titular es Guillermo Dietrich-, la disposición es despedir a los 25 trabajadores que se desempeñan en nuestra provincia. Se trata de 19 en General Pico, 3 en Santa Rosa y 2 en Toay.

Réquiem para el tren.
Pero no es sólo el drama que naturalmente supone para los trabajadores ser despedidos, sino además tomar conciencia de que el tren no volverá a correr por nuestra provincia. Sin empleados, con las vías en franco deterioro, con el material ferroviario en estado lamentable, aquello pasa a constituirse en una certeza.

Hubo una esperanza.
Cabe recordar que hace algún tiempo el tren había recomenzado el servicio entre Santa Rosa y Once, y viceversa, y no pocos pampeanos lo habían comenzado a utilizar en razón de que -más allá de la mayor cantidad de horas que demandaba la travesía- resultaba mucho más barato que el servicio de pasajeros terrestre.
Pero el convoy que recorría las vías entre Santa Rosa y Buenos Aires, pasando por Catriló, dejó de correr el 8 de agosto a raíz de la rotura de un puente en cercanías de Luján, en provincia de Buenos Aires. Y en enero pasado también se paró el servicio interno entre la capital provincial y General Pico.

Gestiones infructuosas.
Hubo posteriores gestiones de autoridades de nuestra provincia en Nación, pidiendo por el regreso del tren de pasajeros, y también el de cargas. La respuesta fue que, después de reparado aquel puente en Luján, el servicio se restablecería. Sergio Ziliotto, junto a Martín Maquieyra, el director de Transporte de La Pampa Gustavo Minetto Fernández, y el viceintedente de General Pico, Osmar García, se reunieron con el equipo del ministro de Transporte de la Nación, Guillermo Dietrich.
Se retiraron optimistas: “Nos comunicaron que ya está adjudicada la licitación para la reparación del puente del kilómetro 184, obra que llevaría unos seis meses en concluirse. Con respecto a otro puente, todavía el agua no ha bajado con lo cual no se puede evaluar aún la obra a realizar”, aseguró Minetto.
Y agregó que “una vez que baje el agua se podrá avanzar. Además, hicieron hincapié en el plan para reforzar todo el transporte de cargas del país, que le daría impulso a las económicas regionales, incluyendo a nuestra provincia”, se entusiasmaba.

Noticias alarmantes.
Con respecto al tren de pasajeros señalaba que existe la posibilidad de retomar el servicio pero hasta no concretar las obras no se puede avanzar.
Ahora las noticias que están dando vueltas son francamente alarmantes. Despiden los empleados, y el regreso del servicio parece que no es prioridad para el gobierno nacional.

Compartir