El Estado aportará 272 millones en 2014 en educación privada

El dato surge del proyecto de presupuesto que está en análisis en la Legislatura. Los establecimientos escolares de ese tipo tienen una matrícula de 15.130 alumnos en toda la provincia.
JUAN JOSE REYES
El análisis del volumen del subsidio estatal a la educación de gestión privada es complejo de discernir en La Pampa, pero ilustra sobre el proceso de elaboración de las políticas públicas. La provincia es la responsable de administrar 692 escuelas públicas con 75.481 alumnos, las cuales están distribuidas en 22 departamentos. A su vez, financia 86 establecimientos educativos particulares, sean confesionales o no.
La enseñanza privada sigue creciendo. Sumando todos sus niveles, la matrícula llega a 15.130 alumnos y el aporte del erario público previsto para 2014 alcanza los 272.022.792 pesos para su sostén, 31,2% más que este año. Todos los pampeanos por igual, indistintamente del nivel de riqueza que posean, subvencionan vía impuestos y gravámenes a un sistema privado de educación, que excluye a los que menos tienen o a los que profesan otra religión.

Pública y privada.
La educación en La Pampa es atendida por el Estado y es totalmente gratuita. En cambio, la enseñanza de gestión privada es paga y recibe subsidios estatales que varían en diferentes grados, según sean confesionales o no. Allí el Estado concurre a financiar parte del costo operativo (excluidos salarios docentes y no docentes) sin dejar de lado el aporte de las cooperadoras, en una dimensión no cuantificada debidamente pero que, a juicio de los actores del sistema, es significativa.
Dentro del universo de 15.130 matriculados en la educación de gestión privada, 1.399 alumnos corresponden al nivel inicial; 3.129, al primario; 123, a la educación especial; 251 a jóvenes y adultos; 7.867, al nivel medio y 2.361, al superior no universitario.
Sin distinción entre establecimientos públicos y de gestión privada, La Pampa cuenta con 90.611 educandos en todos los niveles educativos. De ellos, 75.481 asisten a escuelas y colegios públicos y 15.130 se reparten entre los manejados por fuera del Estado. Las cifras revelan que uno de cada cinco se forma curricularmente en aulas de gestión privada, subsidiadas por el Estado provincial, nacional y de las propias comunas donde se encuentran radicadas.
Este avance del sector privado se registra mayormente en Santa Rosa y General Pico, es decir las ciudades más densamente pobladas. En las áreas rurales y el oeste pobre, la oferta privada sólo llega al 4% de los matriculados. El año pasado la educación privada fue subvencionada con 207,3 millones y en 2014 aumentará un 31,2% con 64,7 millones más, hasta superar los 272 millones de pesos.

Confesionales y de lucro.
Desde hace 66 años, cuando se sancionó la ley nacional por la cual se establecía el subsidio del Estado a las escuelas privadas, en La Pampa se destinan ingentes recursos para subvencionar el 60% de los gastos (salarios y contribuciones patronales) de la educación de gestión privada. La crítica al Estado provincial por esta subvención deja acotado el sostenimiento de la escuela pública, obligatoria, gratuita y laica como lo dispone la Constitución.
Aquí el Departamento de Enseñanza Privada (DEP), dependiente de la Subsecretaría de Educación, es el órgano de contralor administrativo de los Establecimientos Públicos de Gestión Privada que imparten enseñanza oficial en todos los niveles. Su titular es el profesor Lisandro David Hormaeche y, según el presupuesto, administrar la gestión privada genera un gasto de 427.770 pesos más para el erario público.
Según el Ministerio de Educación, la matrícula de los colegios de gestión privada en el año 2014 se elevará a 17 mil alumnos, repartidos en 86 establecimientos educativos, de los cuales 14 son confesionales católicos, 1 confesional no católico y 71 no confesionales. El 51% se encuentran en el interior y 19 de ellos son el único servicio educativo en el medio donde están.