El juez se reunió con la mamá de la menor que no tendría cáncer

Marcos Aguerrido, titular del Juzgado del Menor y la Familia, mantuvo ayer una reunión con la madre que fue denunciada hace una semana por el Ministerio de Salud de la provincia, por la presunta falsificación de una receta médica. La mujer llegó a los tribunales acompañada por su patrocinante legal, el abogado Mauricio Moreno, de esta ciudad.
Además, el juez dispuso que un equipo interdisciplinario, compuesto por una psicóloga, un médico y una asistente social, también mantuviera una entrevista con la joven madre para conocer de cerca su historia de vida y su vínculo con la niña, entre otros aspectos.
Aguerrido se reunió ayer por la tarde con la asesora de menores que interviene en el caso y con representantes de la Dirección de Niñez y Adolescencia de la provincia.
Por el momento, la actuación del magistrado ha estado orientada a recabar la información necesaria, de todas las fuentes posibles, que le permita discernir si la denuncia de la cartera de Salud tiene asidero y si efectivamente la pequeña está siendo medicada para atender una serie de afecciones que Salud no ha podido constatar.
"No hay ninguna medida que apunte a restringir derechos de la mamá hacia su hija, sino que nos asegure un diagnóstico definitivo", dijo. Además de las entrevistas personales, el juez está reuniendo documentación que obra en el hospital Lucio Molas y también en el Hospital General de Niños Ricardo Gutiérrez, de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. "Me interesa saber si la medicación que le están dando está bien", insistió.
Los profesionales del centro de salud porteño desmintieron oficialmente que la niña, de 7 años, padezca un tumor e incluso la Unidad Oncológica, a pedido del Ministerio de Salud, dejó constancia por nota que la menor "no se encuentra registrada como paciente, ni posee historia clínica". También negaron que sufra epilepsia y que esté bajo tratamiento oncológico.
Esos datos figuran en la denuncia que Salud presentó ante una fiscalía penal y el Juzgado de la Familia y el Menor. Allí se pide que se investigue una receta trucha firmada por un médico (Ariel Candetti) que no se desempeña en el Gutiérrez, requiriendo un medicamento que costaría alrededor de 50.000 pesos y que no se utiliza para tratar el "astrocitoma recurrente" diagnosticado (un tumor en el sistema nervioso central). En la receta aparece el sello del nosocomio.
Méndez, que ha promocionado peñas benéficas para que la ayuden con los gastos de viajes y estadías en Capital Federal, aseguró que su hija fue operada en el Gutiérrez de un tumor en el cerebelo, en 2009, y que luego de esa intervención comenzó a sufrir "hidrocefalia con presión intercraneana" y epilepsia. También dijo que padece problemas en la vista y en la audición, y que recientemente se le detectó un tumor maligno del que no puede ser operada. Todo eso fue desechado por varios de los profesionales intervinientes, pero ella lo ratificó públicamente luego de conocida la denuncia del Ministerio en su contra.