Empieza juicio por crimen

MUERTE EN UNA FIESTA FAMILIAR

Gustavo Daniel “Pata” Cabral (28) afrontará hoy la primera audiencia del juicio que se le sigue por haber cometido el primer homicidio del 2016. El domingo 10 de enero a las 4.40 de la madrugada, luego de compartir una fiesta familiar en el Salón de Usos Múltiples (SUM) de Villa Germinal, Cabral discutió con Hugo Cabrera (34) y lo golpeó hasta dejarlo inconsciente. Finalmente el hombre murió al día siguiente en una cama del Hospital Lucio Molas. Según contaron los testigos Cabral “le pateó la cabeza y el rostro y luego escapó”, pero la policía lo encontró el mismo domingo en la casa de su abuela. Hasta ahora solo se sabe que los protagonistas de la pelea se tenían bronca de hace tiempo, pero no se sabe con certeza por qué se originó la riña.
Desde el día del hecho, Gustavo Cabral está detenido bajo prisión preventiva porque existía la posibilidad de que influyera en los testigos en atención a que había un vínculo familiar entre él y la víctima. La preventiva fue ordenada por el juez de audiencia Daniel Sáez Zamora quien ratificó el pedido del fiscal a cargo de la causa, Oscar Cazenave. La audiencia se realizará hoy a las 8.30 en la Sala 7 del Centro Judicial de Santa Rosa.

Fallecido.
Hugo Daniel Cabrera trabajaba en la construcción del complejo habitacional del Programa Procrear que se levanta en los terrenos de la Colonia Penal. Años atrás había vestido los colores del Club Penales, jugando en la primera división de fútbol en el torneo B de la Liga Cultural. Dejó a una mujer con 6 hijos a cargo.

Preso por un robo.
Antes de haber matado a Cabrera, Gustavo Daniel Cabral pasó por las páginas policiales de este diario: en el año pasado fue acusado de haber cometido un violento robo en pleno centro santarroseño: el 7 de septiembre, cerca de las 3 de la madrugada, el muchacho y otras tres personas irrumpieron en la vivienda de Omar Branca (77) mientras este último se encontraba durmiendo. Los acusados lo golpearon salvajemente hasta dejarlo irreconocible. Le robaron 5.000 pesos, un teléfono celular y una chequera y huyeron del lugar. Cabral estuvo un mes preso y finalmente fue liberado.

Los hechos que se le imputan
En la causa iniciada por los trabajadores del Juzgado Federal de Santa Rosa (juicio que comienza el lunes próximo) consta que la denuncia contra Charlín contiene doce testimonios, los de las secretarias Iara Silvestre (penal), Alicia Cánepa (civil) y Daniela Alnocíbar (tributaria), el prosecretario Juan José Zabala (sobrino del juez), una médica y siete empleados de distintas jerarquías.
Entre otras cosas, en la acusación consta que el juez le habría dicho a un comisario de la Policía Federal: “¿Cómo la podemos hacer desaparecer?”, en alusión a Alicia Traverso, prosecretaria administrativa del Juzgado Federal de Primera Instancia de Santa Rosa y que quería “cagarla de un tiro”. También trató de “yegua de mierda” a la esposa de Zabala y refiriéndose a éste prometió que “en un mes y medio va a ser tal la presión que va a presentar la renuncia”.
A su secretaria privada, Adriana Bauman, siempre de acuerdo a los testimonios, la tomó del cuello por la espalda y con el otro brazo le apoyó una trincheta cerrada en el cuello. A una médica quiso forzarla a firmar un certificado médico antes de tiempo. A una secretaria le preguntó “si todo es tuyo o tenés bisturí” y le pidió que lo acompañara a un juicio a General Roca porque allí había un magistrado que estaba “muy caliente” con ella.
En la denuncia también aparece que a una empleada le indicó que, en las elecciones primarias, debía votar al candidato K, Gustavo Fernández Mendía. Que en una causa de trata de personas le sugirió a un imputado, el comisario Carlos Alanís, que no declarara. Que dijo que le avisaría a la vicegobernadora, Norma Durango, que en ese caso iba a indagar al intendente de Lonquimay, Luis Rogers. Que le avisó al intendente de Toay, Ariel Rojas, que había dispuesto el allanamiento de un comercio en esa localidad.

Compartir