En moto y a mano armada, asaltaron un comercio

EN VILLA TOMAS MASON

Dos personas ingresaron con la cara cubierta y armas cortas a una tienda de ropa, amenazaron a los civiles, robaron dinero en efectivo y un celular. Luego huyeron a bordo de una motocicleta.
Dos personas ingresaron con la cara cubierta y armas cortas a una tienda de ropa, amenazaron a las personas que se encontraban en el interior y se llevaron dinero en efectivo. Una vez cometido el ilícito huyeron a bordo de una motocicleta. “Creí que me iban a pegar un tiro”, dijo una damnificada. La Policía, y el Ministerio de Seguridad, no brindaron información sobre lo sucedido.
El robo ocurrió en horas del mediodía de ayer, en una tienda ubicada en Antártida Argentina al 900. En ese momento había 5 personas dentro del local, de los cuales 2 eran niños menores de edad.
Una de las mujeres que fue testigo del hecho, narró a un cronista de este medio que cerca de la 1 de la tarde se encontraba comprando regalos en “Modas Ludmila”, cuando de repente ingresaron dos personas de sexo masculino, con la mitad del rostro tapado diciendo que era un asalto. La mujer, que pidió no ser identificada por su seguridad, dijo que “creí que era un chiste y no le quería dar la plata, entonces uno sacó un revólver y me apuntó en la cara”. Continuando con su relato, manifestó que “en la tienda estaba la chica que atiende, yo y otra señora con dos nenes chiquitos, a mí me robaron toda la plata que tenía en la billetera, más de mil pesos”. “Creí que me iban a pegar un tiro”, expresó la testigo que continuaba asustada por haber vivido una “situación horrible” y dijo que “la mujer que estaba con los nenes salió arrastrándose del susto”.
Respecto a lo robado no supo dar un monto exacto de lo que los ladrones se podrían haber llevado, aunque aseguró que “uno de los ladrones se estiró sobre el mostrador para sacar la plata. Ahí la chica de la tienda se hizo para atrás y le robaron todo lo que tenía en la caja y el celular. A mí me robaron los regalos que estaba comprando también, después se fueron en una moto”.
Consultada sobre si este tipo de sucesos son comunes en el barrio, la señora dijo que “hace mucho tiempo que vivo acá y es una zona muy tranquila, nunca pasó algo así, pero ahora vamos a trabajar con miedo”.