En La Pampa, por cada familia sin techo hay más de 2 casas vacías

La Pampa es una de las provincias con más viviendas sin utilizar, con el 21 por ciento de las construcciones. En Capital Federal, el 24 por ciento de las casas están vacías. ¿Una puerta para solucionar el déficit habitacional?
La especulación inmobiliaria que existe en todo el país también se trasladó a La Pampa, donde el déficit habitacional es alarmante y no parece tener una solución concreta a corto plazo a pesar de los esfuerzos del gobierno provincial y el nacional. Hay en todo el país casi 2,5 millones de viviendas vacías.
De acuerdo a un relevamiento que se hizo considerando todas las jurisdicciones, en la provincia existen actualmente más de 28 mil viviendas deshabitadas -precisamente, en esas unidades no vive nadie regularmente-, mientras que en un claro contraste el déficit habitacional alcanza a unas 12 mil familias que no tienen casa.
La utilización de las viviendas deshabitadas, que ni siquiera son consideradas para su alquiler, puede significar una medida drástica pero efectiva para aportar una solución a través de una legislación al déficit que se evidencia en todas las provincias, en mayo o menor medida.
Sin embargo, las condiciones de La Pampa son diferentes a las de otras más complicadas como la Ciudad Autónoma de Buenos Aires que tiene un déficit habitacional de 170 mil viviendas que es superado ampliamente por la cantidad de casas deshabitadas (son 340 mil, un 24 por ciento de las que hay en el distrito).
Según el último Censo Nacional 2010, en el país existen alrededor de 14 millones de viviendas donde se distribuyen las 40 millones de personas. Sobre este total, casi 2,5 millones de las casas están deshabitadas. O sea que están construidas pero allí no vive nadie regularmente. Se trata del 18 por ciento del total de las casas.
De esta forma, se evidencia una matriz perversa en el país con casas vacías, y disponibles, que se destacan en un contexto de una importante demanda popular de suelo y vivienda digna. Así, el hacinamiento (más de 2 personas por ambiente) afecta al 15 por ciento de los hogares; y el hacinamiento crítico (más de tres) al 4 por ciento.
Los datos son claros. En La Pampa, el 21 por ciento de las viviendas permanecen sin utilizar, una situación que se repite en Catamarca. En esta provincia hay un total de 133.186 viviendas. 104.797 son utilizadas y 28.389 están deshabitadas. Lo relevante es que en territorio pampeano existe un déficit habitacional de 12 mil viviendas, según los datos informados por el Instituto Provincial Autárquico de la Vivienda (Ipav).
Capital Federal tiene un 24 por ciento de sus casas vacías, mientras que La Rioja, Córdoba y Jujuy se mueven en el 20 por ciento. En tanto, la provincias de Buenos Aires y Santa Fe están por debajo de la media con 17 por ciento. Actualmente, el total de viviendas del país ronda los 13.835.751, con 11.317.507 utilizadas y 2.494.618 deshabitadas.

Boom inmobiliario.
Por otro lado, el informe que presentó la Agencia Paco Urondo no presenta datos específicos de la ciudad de Rosario, donde aparentemente la renta sojera avanzó con un fuerte boom inmobiliario con una lógica similar a la que presenta Capital Federal. O sea, más casas nuevas de fin de semana o destinadas al ahorro en ladrillo. El problema de esta situación es que se encarece el valor del suelo, empeorando aún más una situación habitacional que en casi todas las provincias es crítica.