“Es una reacción demasiado tibia”

RECLAMO DEL GOBIERNO PAMPEANO POR EL DIQUE INAUGURADO EN SAN JUAN

Las provincias arribeñas no piensan en los perjuicios que provocan a las que están ubicadas aguas abajo en ríos interprovinciales. La Pampa corre el riesgo de ver desaparecer definitivamente el Salado.
Martín Berhongaray salió a criticar el anuncio del gobierno pampeano de que está dispuesto a emprender acciones contra San Juan, por los daños que sobre el río Salado produce la inauguración del dique Punta Negra en la provincia de San Juan. El diputado radical dijo que la Fundación Chadileuvú ya viene trabajando en un nuevo juicio.
-¿Qué opina del análisis del gobernador Jorge de reclamar por perjuicios de nuestra provincia por el dique Punta Negra?
-Lo interpreto como una reacción demasiado tibia y poco comprometida frente a un comportamiento que es absolutamente ilegal y que nos ha ocasionado un daño enorme. Hay que tener en cuenta que los perjuicios sociales, productivos y ambientales en el río Salado no comienzan con Punta Negra sino que llevan muchos años.
-¿Qué panorama vislumbra con el río Salado?
-Creo que si no se reacciona con rapidez y firmeza es probable que terminemos perdiendo el Salado. En este tipo de situaciones cuesta mucho volver las cosas para atrás, por eso no hay que dejar que las otras provincias avancen y consoliden situaciones de hecho. La prueba la tenemos con lo que nos pasa con el Atuel.
-¿Cuál sería una reacción adecuada de parte del gobierno pampeano?
-A esta altura la única medida que puede detener estos atropellos es una decisión de la Corte Suprema de Justicia de la Nación que ponga las cosas en su lugar.
-¿La Fuchad está preparando una demanda ante la Corte?
-Si, venimos trabajando desde hace meses en ese asunto.
-Quiénes cree Ud. que deben ser demandados?
-En primer lugar las provincias que están aguas arriba que han hecho obras o asumidos comportamientos que resintieron el escurrimiento del río y también la Nación que permitió esos abusos y no asumió las obligaciones que le asigna la Constitución Nacional y la ley 25688 en lo que refiere al manejo de cuencas compartidas por varias provincias.
-¿Que aspectos deben incluirse en el reclamo?
-Lo urgente es que se garantice un escurrimiento permanente en el límite interprovincial con agua que sea de calidad. Hoy el Salado entra a La Pampa a cuenta gotas y el agua tiene un alto tenor salino. Pero también habrá que pedir que se constituya el comité de cuenca para que el río pueda ser gestionado de manera integral con la participación de La Pampa, y la indemnización que le corresponde a nuestra provincia y a muchas familias afectadas por el despojo.
-¿Será una presentación similar a la que se promovió por el corte del río Atuel?
-Desde luego que va a haber muchos puntos de contacto, sobre todo en lo que refiere al desarrollo de los argumentos jurídicos. Vamos a coincidir en que se está violando la Constitución Nacional, como también un conjunto de Tratados Internacionales y varias leyes nacionales porque cuando se resiente el escurrimiento del río Salado se terminan afectando las posibilidades de desarrollarse y de progresar de muchas comunidades. Se vulneran así un conjunto de derechos humanos y por supuesto que se ha deteriorado el medioambiente a niveles que va a ser muy difícil revertir.