“Es una tomada de pelo”

Damián Rodríguez, de 19 años, murió cuando iba como acompañante de Juan Pablo Triputti. Eso ocurrió hace más de cuatro años, pero aún no se hizo el juicio. La mujer pidió garantías y transparencia.
Susana Sánchez usó dos frases para describir lo que siente por el nombramiento de unos de los hijos del camarista José Mario Triputti en la justicia federal: "es una tomada de pelo" y "es una cachetada para todos". Ella es la madre Damián Rodríguez, el joven de 19 años que murió el 25 de enero de 2004, en la avenida Perón, cuando la camioneta Chevrolet Blazer que conducía Juan Pablo Triputti chocó contra una garita.
Triputti hijo está procesado por ese homicidio culposo, pero a casi cuatro años y medio de la tragedia, aún no fue a juicio oral y público porque solicitó la suspensión de juicio a prueba (probation), pese a que ese un beneficio no se aplica en los delitos reprimidos con penas de inhabilitación, como lo es aquél. El Superior Tribunal de Justicia le denegó ese planteo, pero el imputado igual llegó a la Corte y el recurso permanece allí desde octubre.
Lo paradójico es que el presidente de la Corte, Luis Lorenzetti, es quien firmó la resolución por la cual la justicia federal contrató a Juan Pablo Triputti para que se desempeñe, hasta el 30 de noviembre, como oficial en el Tribunal Oral en lo Criminal N° 2 de Córdoba, y también a su hermano Maximiliano Mario para que ocupe la secretaría del Juzgado Federal de Santa Rosa. Ambos nombramientos "a dedo" provocaron un profundo malestar entre los empleados jerárquicos con carrera judicial.
Sánchez, con el respaldo de la Red Nacional de Familias de Víctimas de Tránsito -en representación de la entidad estuvo Silvia González-, brindó ayer una conferencia de prensa y mostró su malestar por ese nombramiento. Contó haberse enterado por la publicación en LA ARENA y, basándose en ella, recordó lo que dijo Triputti padre, integrante del Tribunal Oral Federal de Santa Rosa, días después del accidente. Que su hijo sería "juzgado como cualquier otro" y que la familia es "gente de honor" que "no hace portación de apellido".

Garantías y transparencia.
"Esa resolución (de la Corte) me resultó muy suspicaz. Para mí es una tomada de pelo. Yo pido las máximas garantías y deseo fervientemente que la causa por la muerte de mi hijo se desarrolle con absuelta transparencia, porque pasaron cuatro años y medio y el juicio todavía está trabado", señaló la mujer.
La madre de Damián mostró sorpresa porque el requerimiento de la probation, que calificó de improcedente, llegó a la Corte y reclamó "justicia para todos" porque "me cuesta creer en las palabras del juez sobre que no haría portación de apellido".
Sánchez, al referirse al accidente, indicó que la investigación del juez de primera instancia, Alberto Farías, demostró que Triputti iba a "exceso de velocidad" y remarcó su negativa a realizarse el control de alcoholemia. "Soy una madre con mucho dolor, al igual que mis hijos, y no puedo dejar de insistir con que me llamó la atención esta designación en la justicia. La verdad, fue una cachetada para todos", concluyó.
Si Juan Pablo Triputti llegase a juicio y fuese hallado culpable, recibiría una pena de prisión de seis meses a cinco años y una inhabilitación especial para manejar de entre 5 y 10 años. Su padre tiene su sueldo embargado preventivamente a raíz del hecho. Pero habría pedido el levantamiento con el argumento de que peligraría su condición de juez.